FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | El rostro, la voz de Calabuig | Salvador García Llanos

Pascual Calabuig | Foto: Facebook
Tenía 95 años y seguía yendo al fútbol. Creció profesionalmente en el viejo Estadio Insular, al que vio cómo lo clausuraban, y fue habitual espectador del moderno Estadio de Gran Canaria, donde su Unión Deportiva del alma se debate entre frustraciones y proyectos.
Falleció ayer, el mismo día de cómo afrontar la alarma nacional, Pascual Calabuig, quien tiene su sitio destacado en los registros del periodismo deportivo. Porque sobresalió en todo: escribía con agudeza y sorna, en el desaparecido Eco de Canarias, tras la pérdida de Antonio Ayala. Narraba con sobriedad en Radio Atlántico primero y Radio Nacional de España después. Y se emocionaba en el relato televisivo, contagiado por las vibraciones del Náutico cuando éste luchaba contra gigantes y cabezudos en la vieja y pequeña cazuela de la avenida de Anaga. Célebres también las primeras transmisiones de lucha canaria, en las que siempre inculcó los valores del deporte vernáculo.
Ahí, en Anaga, le conocimos. Luego le tratamos, hasta para sustituirle en la redacción de Tenerife de TVE durante dos veranos consecutivos, para resumir, entre otras cosas, en cuarenta segundos, la vela latina canaria, con las indicaciones que nos había legado.Años después nos reencontraríamos para otros menesteres no vinculados al deporte ni al periodismo activo. Tiempo para las remembranzas, la nostalgia y los proyectos personales.
Calabuig vivió los tiempos gloriosos del equipo amarillo, el estilo Molowny, el subcampeonato de Liga, la alineación memorable (Oregui, Aparicio, Tonono, José Luis, Castellano, Guedes, León, Justo Gilberto, José Juan, Germán y Gilberto I), la llegada de los argentinos, los goles interminables de Morete… Pero también la amargura de un descenso: cuando la Unión Deportiva perdió la categoría, su aparición al día siguiente en la pequeña pantalla, su rostro y su tono eran un canto a la tristeza. Los periodistas tambièn tienen sus corazoncito.
Por eso siguió de cerca los avatares del club amarillo y la trayectoria deportiva. Pero estuvo atento siempre a cualquier manifestación deportiva. En Gáldar le hicieron hijo adoptivo.Fueron más de sesenta años de un ejercicio tenaz, consecuente y responsable de periodismo deportivo, mesurado y sin estridencias, que también desempeñó a escala nacional con crónicas e intervenciones que sirvieron para proyectar el nombre de las islas.
Pascual Calabuig, la voz, el rostro de una larga época de la historia deportiva de las islas, siempre será recordado.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario