FIRMAS Marisol Ayala

Ha fallecido Félix de Granada. Por Marisol Ayala

Hoy ha muerto en Gran Canaria el artista Félix de Granada. Tenía 85 años y permanecía ingresado en una residencia desde hacía 4. Un accidente cerebral del que no se recuperó le ha costado la vida a uno de los artistas más queridos y respetados.

El barrio de Arenales, en el qué vivió hasta que enfermó, hoy lamenta de manera especial su muerte, dolor extensible a quienes tanto le admiramos y a la sociedad que valoró su trayectoria no exenta de adversidades. Parte de nuestra memoria urbana se marcha con el querido Félix.

Miki Ayala le dedicó el texto que pueden leer a continuación:

Coincidiendo con su 80 cumpleaños el cantante y transformista canario presentó el martes su biografía. La Provincia cubrió el acto y esta fue la crónica  que realizó Miguel F. Ayala que les invito a leer porque Felix de Granada forma parte de la historia de esta ciudad y merece ser homenajeado. Lean.

Félix Cabrera ... Félix de Granada

Félix Cabrera … Félix de Granada

“A mí me parece fabuloso que ahora los homosexuales se puedan casar, que exista el día del Orgullo Gay y hasta la Gala Drag Queen del Carnaval, pero lo que yo me llevaré a la tumba de recuerdo es ver a la inmensa Celia Gámez bajar unas escaleras en el teatro Maravillas de Madrid, con un traje de lentejuelas y un báculo de pedrería, cantando Millones. Eso sí que me ha marcado”, cuenta, muy serio, el artista canario Félix de Granada, que este martes presenta sus memorias en el Círculo Mercantil de Las Palmas de Gran Canaria. Cumple 80 años, nunca ha vivido dentro de ningún armario y ha accedido en esta entrevista a hablar no sólo como el popular Félix de Granada, sino como el ciudadano Félix Cabrera, el chico “mariquita“, como él dice, al que la dictadura le arrebató la libertad de ser y vivir como quería pero que con el tiempo hizo un corte de mangas a su destino y se convirtió en uno de los transformistas más populares del país.

Su vida, como cantaba La Lupe, es puro teatro. Un melodrama de ocho décadas que le arrastró a las cárceles franquistas, por su condición sexual, y al éxito en los escenarios de numerosos países: desde España a Líbano, de Grecia a Egipto, de Chipre a Italia. Su vida (y esta entrevista) es una montaña rusa, que pasa del drama a la carcajada en cuestión de segundos, una característica que refleja a la perfección la personalidad de este personaje irrepetible.

Félix de Granada

Félix de Granada

“Una de las tantas veces que fui al Valle de los Caídos, en mi época en Madrid, cuando llenaba en los años 70 el Molino Rojo con mi espectáculo”, recuerda, “yo como cristiano pensaba en Franco, enterrado debajo de aquella enorme losa de piedra, y quería creer que, probablemente, no era él quien había ordenado esa persecución contra los homosexuales, sino las personas que le rodeaban. Sin embargo, no podía olvidar ni perdonar la cantidad de cachetones, humillaciones, agarradas, tonterías e insultos que sufrí durante tantos años. Todavía hoy recuerdo con pena que me robaron la juventud”.

“Yo sufrí bastante”, confiesa recordando que “con 15, 18 y 20 años ya me perseguían, a mí y a otros”. Un documento del Ministerio del Interior, que guarda como un tesoro y se reproduce en sus memorias, escritas por el profesor e investigador Victoriano Santana Sanjurjo, detalla la retahíla de entradas y salidas de comisarías.

– ¿Qué había hecho usted? ¿Por qué esas detenciones y por qué su entrada en prisión el 14 de octubre de 1950? ¿Qué le cogieron haciendo?

– Pues a lo mejor me cogieron en la calle cantando María de la O. No tenía que pasar nada: ya te conocían. No di una puñalada, ni atraqué la caja de un banco pero aquella vez estuve 30 días en prisión, después de pasar por la comisaría de Ciudad Jardín, que era por donde los guardias nos llevaban a todos los que éramos homosexuales.

En mayo de 1951 “por escándalo e inmoralidad” le vuelven a internar ocho días. Y en junio de ese mismo año, quince días más. Unos meses antes, en Tenerife, también detenido, le dan una buena somanta de palos en un sótano, “donde me tuvieron veintitantos días, solito, porque alguien detectó una carta de amor que me enviaba un chico a la pensión. Era una situación horrible”, asegura, “aunque los muchachos que estaban presos en esas cárceles se portaban muy bien, compartiendo conmigo la comida que les llevaban sus madres. Eso sí, no nos dejaban salir al patio con los demás, ni utilizar las mismas duchas”, matiza.

PRESENTACIÓN DE LA BOGRAFÍA

El martes por unas horas, el reloj del tiempo se paró en el salón de actos del Círculo Mercantil de Las Palmas de Gran Canaria, con motivo de la presentación de las memorias del artista canario Félix de Granada, coincidiendo con su 80º cumpleaños.

Un centenar de fans, muchos de más de setenta años y, en algunos casos, con sus singles de vinilo en las manos, guardaron fila para que el cantante de Colorines les autografiara libros o esas piezas, casi de anticuario, grabadas por él cuando Félix Cabrera, en la década de los setenta, “era la estrella más importante del Molino Rojo de Madrid; aunque algún disco fue incluso grabado tiempo antes”, apuntó él con sentido del humor, una tónica que se mantuvo durante todo este acto y que acabó con Félix de Granada y muchos de sus amigos y amigas, subidos al escenario cantando temas de revista o recitando poesía.

Félix en una actuación en la feria de Abril que se recrea en Las Palmas de GC

Félix en una actuación en la feria de Abril 
que se recrea en Las Palmas de GC

El marco no podría haber sido otro para la presentación de Simplemente Félix, la obra de Victoriano Santana Sanjurjo, filólogo, profesor de la ULPGC y autor de, entre otros, Cervantes y la búsqueda de la esperada luz tras las tinieblas o Ninfas y pastores de Henares.

El profesor e investigador reconoció su “sorpresa” al enfrentarse a la vida de Félix de Granada, “a quien no conocía de nada”, dijo. Fue un encargo de la editorial Anroart “lo que me llevó a acercarme al vecino Félix, no al artista”, y ayer no dudó en reconocer que, “finalmente, el personaje le había cautivado porque refleja en su vida el éxito absoluto en los escenarios y la amargura más grande en las cárceles franquistas, por no haber hecho nada”, aseguró Santana Sanjurjo.

De Granada contó también en su presentación de ayer con uno de sus “grandes amigos”, el artista Paco Mario, quien recordó los años de éxito del transformista en Madrid, “cuando iba a tomar café a casa de Marujita Díaz, Antonio Amaya o Estrellita Castro”.

Mario, que demostró un cariño a prueba de balas por el artista y transformista, relató una anécdota que refleja el grado de popularidad de Félix de Granada en aquellos años. “Yo estaba rodando una serie con el director Pedro Mario López, en un bar de Madrid, y de repente, cuando Félix estaba en el momento de mayor popularidad, entró por la sala para dentro y se quedó puesto, quieto, en un rincón. López lo vio y le dijo que para seguir allí debía maquillarse, pero Félix le dijo que él no se maquillaba. El director”, contaba ayer Paco Mario, “le repitió de malos modos que estaba dentro de plano y que debía maquillarse, pero Félix le repetía que no lo iba a hacer. Así fue la discusión hasta que el López lo reconoció. ¿Usted es Félix de Granada?”, le preguntó. “Y entonces Félix, caliente, le respondió que sí, momento en el cual el director trató de ser amable con él”. Ya era tarde, según el relato de Paco Mario. “Félix le dio la espalda, me miró a mi y delante de todo el mundo que estaba en aquella sala me dijo: me voy. Y tú, no tardes, que tengo hecho un potaje”.

El momento de emoción de la noche llegó cuando Félix habló de una hermana que murió de leucemia a los nueva años, lo que provocó las lágrimas del artista.

1 Comentario

Clic aquí para publicar un comentario

  • Félix siempre estará en mi corazón fue un gran amigo
    Pasamos muchos ratos maravilloso estando en ka murga los Totoró tas que fue su murga
    Cuando uno estaba de primo te levantaba el animo te sacaba una sonrisa era como un padre para mi
    Un abrazo felix donde este te llevare en mi cirazon