Jesús Pedreira Calamita

La Historia y… la Geografía. Por Jesús Pedreira Calamita

Geografía e Historia ha sido tradicionalmente una carrera universitaria que ligaba estas dos ramas del saber. Sin embargo, es curioso que durante algunos años al haberse desgajado en tres licenciaturas esta rama de las Ciencias Sociales: Geografía, Historia e Historia del Arte, se haya dado la paradoja en algunas Universidades españoles (entre ellas, la de La Laguna), que un futuro historiador pudiese terminar sus estudios sin haber tenido una sola asignatura de Geografía.

Actualmente, con la implantación del Grado de Historia esa paradoja ya no ocurre, puesto que la Geografía es asignatura obligatoria; antes era optativa.

Y es que la Historia no puede entenderse sin la Geografía.

Hay además, lugares, ciudades que han entrado en la Historia por diversos motivos, no siempre la grandiosidad de su territorio, o la preciosidad o importancia de su Patrimonio Histórico-Artístico.

Así, hay ciudades que deben su Historia a un hecho determinado, Lepanto o Trafalgar, por ejemplo.

En otros casos, han sido circunstancias políticas: bien que en una ciudad determinada se ha firmado un importante Tratado: el caso más llamativo de ciudad beneficiada para conocimiento de todos ha sido la holandesa Maastricht. El Tratado de la Unión Europea firmado en dicha ciudad de los Países Bajos puso en el conocimiento colectivo europeo una ciudad, por otro lado, bella y atractiva, pero que hasta ese momento no alcanzaba en relevancia a Amsterdam, Rotterdam, Leiden, Haarlem o Utrecht (por cierto, otra ciudad famosa por un Tratado, no ventajoso, por cierto, para España).

Si hemos de citar a una ciudad desconocida y actualmente “en boca de todos” esa es la de Schengen. Todo el mundo habla del Tratado de Schengen. Que si hay que cerrar las fronteras de Europa, que si Francia como consecuencia del número de inmigrantes en la isla italiana de Lampedusa, iba a suspender temporalmente el Tratado de Schengen…Pero, ¿dónde está Schengen? ¿En Alemania? ¿En Austria? Pues no, se encuentra en Luxemburgo.

Otras ciudades se nombran cuando alguna gran reunión está en torno a ella. Por ejemplo, Doha y las sucesivas Rondas de la Organización Mundial del Comercio.

Hay otras ciudades más conocidas, desde el punto de vista sectorial. Por ejemplo, los Acuerdos de Aarhus –Dinamarca- relacionados con el Medio Ambiente.

Geografía e historia. Durante la Segunda Guerra Mundial era habitual tener en casas particulares un mapa mundial, donde se iban poniendo banderas del bando aliado según se iban conquistando territorios. Claro, que en esa época no existían las potentes comunicaciones actuales, y podían llegar los periódicos – a Canarias concretamente – con quince días de retraso con respecto a los acontecimientos militares.

Durante la guerra civil de la ex Yugoslavia se pusieron trágicamente de moda, las ciudades de Bosnia Herzegovina, Sarajevo y Mostar –cuyo puente de la Edad Media, que unía las dos partes del pueblo fue destruido- y en Croacia, la bella Dubrovnik.

Hay, por otro lado, ciudades que nunca antes habíamos oído –el que suscribe al menos- y debido a conflictos pasan a primer plano. Es actualmente, el caso de Sirte. Libia, tras meses de guerra ha pasado a manos de los rebeldes anti-Gaddafi, pero, sin embargo, la ciudad donde nació el dictador libio, Sirte, todos los días salta a la actualidad informativa, por intentos de conquista, rechazo, francotiradores, Puerto, éxodo masivo, falta de agua…Sirte, Libia, único reducto de conquista italiana en África.

Ciudades, geografía, historia. Hechos puntuales que rescatan a ciudades, lugares que no conocíamos. Tratados que ponen para siempre una ciudad en la memoria colectiva.

Política, Historia…y Geografía.

Jesús Pedreira Calamita

Etiquetas

1 Comentario

Clic aquí para publicar un comentario

  • Schengen en Luxemburgo, es verdad, con tanta información diaria, no nos informamos a que se debe el nombre por ejemplo de este tratado, o no lo recordaba (el pais) o no lo sabia,
    Gracias Chus, por tus escritos, sigue haciendolo, siempre aprendemos algo,
    Saludos Juana María