FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Textos sometidos | Salvador García Llanos

Abilio Martín (foto: Facebook)

“Soy una isla más dentro de la isla”, escribió Agustín Espinosa García (Puerto de la Cruz, 1897-Los Realejos, 1939) a su prima María Teresa -su hijo José Javier, que conserva la carta, estaba entre el auditorio- cuando la enfermedad ya había hecho estragos. La suerte estaba echada y el desespero ganaba cuotas, mientras el expediente de depuración avanzaba sin que el abrazo casi postrero al falangismo, a la desesperada, para sobrevivir, sirviera de mucho.

Aquella confesión de Espinosa le sirvió al realejero licenciado en Historia del Arte, estudioso del escritor, Abilio Martín, para iniciar su intervención en el Instituto de Estudios Hispánicos de Canarias (IEHC) -lleno hasta suplementar las sillas- bajo el título Textos sometidos (1931-36), uno de los últimos actos en este año -llamado por algunos espinosiano- en que el Gobierno autónomo dedicó el Día de las Letras Canarias al insigne escritor. Eso sí: en el IEHC pueden enorgullecerse de ser la entidad que con más profusión y más cariño se tomaron la dimensión de la efeméride.

Martín se encargó de recordar que Espinosa, baluarte de la corriente surrealista, dejó una obra que engloba varios géneros: poesía, relato, cartas, conferencias, diarios, artículos, ensayos, prólogos y una, posiblemente inacabada, pieza teatral. Tanto su personalidad como su escritura son considerados determinantes en el desarrollo de la vanguardia literaria de las islas. Participó activamente en la Exposición Internacional del Surrealismo registrada en 1935 en Santa Cruz de Tenerife.

Para romper los usos habituales, el conferenciante arrancó con una secuencia fotográfica personal de Espinosa, familiares y amistades, a ritmo de charlestón y jazz. Luego introdujo otras gráficas hasta dar paso al profesor Manuel García quien, con enfática dicción pero sin sobreactuar, acentuó el respetuoso silencio del auditorio cuando leyó fragmentos de la obra del escritor, dedicados a Portugal, al paisano caído en el frente y a Unamuno.

Se trataba de conocer y analizar, desde un ángulo objetivo, la colaboración de Espinosa en la prensa a favor del bando sublevado. Los primeros analistas consideran a Espinosa, sin duda para preservarle, plano e inmaculado. Pero de su figura poliédrica y de su lúcida producción se desprende que las circunstancias de su “sometimiento” no impidieron una escritura brillante, atrevida, distinta, acreedora de un exhaustivo análisis literario. Es el trabajo de Abilio Martín, quien seleccionó textos para contrastar aspectos de la evolución ideológica del escritor, desde el artículo dedicado en La Tarde (1929) a Ernesto Giménez Caballero, a otro publicado en el mismo diario en diciembre de 1931, en el que, pensando en Ortega y Unamuno, plantea el dilema de las dos Españas.

Para Martín, el abrazo al surrealismo y la publicación de Crimen colocaron a Espinosa frente a los rebeldes que, en Canarias, fueron represores en grado mayúsculo y mermaron libertades sin miramientos, como no podía ser de otra manera. Pudieron más esos afanes que la ingente creatividad literaria. El escritor ya era isla dentro de la isla y fue desposeído de su cátedra.

Trató de abordar el papel de Espinosa con claridad y honestidad. Se diría que hasta con mucho tacto, dado lo escabroso de ese giro. Además, era la primera vez que se leían en público los textos escogidos. Abilio, de pie, con solemnidad, acabó leyendo el poema que le dedicó el camarada Emeterio Gutiérrez Albelo tras su fallecimiento. Versos plenos de sentimentalidad bien entendida y de figuras poéticas muy llamativas.

El aplauso posterior sonó como una ovación. La que procedía para subrayar el rigor y la dedicación del conferenciante con selección y comentarios de los Textos sometidos, así como los esfuerzos del IEHC para hacer honor a Agustín Espinosa García.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario