Cultura SANTA CRUZ SOCIEDAD

SANTA CRUZ | La ciudad reconoce la obra y el legado de la escultora chicharrera María Belén Morales

EBFNoticias | Santa Cruz de Tenerife rindió esta tarde un homenaje a la escultora María Belén Morales, una de las creadoras plásticas canarias más relevantes de las últimas décadas, dándole su nombre a un pasaje de la ciudad.

El alcalde de la capital tinerfeña, José Manuel Bermúdez, presidió el acto de concesión de honores, que da cumplimiento al acuerdo adoptado en tal sentido por el Pleno de la Corporación el pasado mes de julio.

El acto, celebrado en uno de los pasajes transversales que conecta la Avenida de Madrid con la de Reyes Católicos, reunió a miembros de la Corporación municipal, así como familiares y amigos de la escultora, fallecida en 2016, y finalizó con una pieza musical a cargo de la Banda Sinfónica de Tenerife.

Bermúdez destacó durante su intervención aspectos de la vida y obra de María Belén Morales, que condensó en las tres condiciones que constituyeron, a su juicio, su trayectoria: la condición intelectual, la de género y la política.

En este sentido, el alcalde señaló que  esas tres condiciones confluyeron siempre en una palabra importante, el «compromiso».

«Efectivamente, María Belén Morales fue una artista grande, relevante, influyente- dijo Bermúdez-, pero también una mujer luchadora y  una mujer inquieta y sensible políticamente».

En su opinión, resulta imposible disociar cada uno de esos aspectos «porque no se entiende a la artista sin la mujer, ni a la mujer sin la política, entendida ésta como la concreción de una voluntad inequívoca de transformación social».

El alcalde subrayó igualmente la coherencia personal e intelectual de María Belén Morales y aseguró que «los chicharreros – pero también los tinerfeños y los canarios- nos debemos sentir muy orgullosos de haber compartido con ella paisanaje, pero especialmente de disfrutar de esos paisajes artísticos que renovó con el arte de la verdad».

Bermúdez se refirió también a la «estrecha relación» que la artista mantuvo siempre con Santa Cruz, con sus entidades cívicas, sociales y culturales, y con los propios vecinos, no en vano los representó también como concejala socialista del Ayuntamiento y como miembro especialmente activo del entonces Patronato de Cultura.

«Nos encontramos ante un legado intelectual, artístico y humano extraordinario –prosiguió el alcalde- que estamos obligados a conservar y promover, no solo como tributo o reconocimiento público a su figura, sino como la expresión de profundo agradecimiento de  los chicharreros a una persona que, con su arte, nos ha hecho mejores a todos».

En representación de la familia de la homenajeada, tomó la palabra su nieto, Eduardo Díaz, quien expresó su agradecimiento al pueblo de Santa Cruz  por el reconocimiento y evocó recuerdos de la vida de la escultora. «Crecí en el estudio de mi abuela orgulloso y admirado de su trabajo y tuve la inmensa suerte de ver cómo estuvo trabajando hasta, prácticamente, el día que nos dejó. Fue una mujer comprometida con su arte y que, además, no se aplanaba nunca ante las dificultades técnicas de sus obras pese a que muchas de ellas fueron realizadas con materiales difíciles de tratar».

Intelectual influyente

María Belén Morales Gómez (1928-2016) está considerada como una de las creadoras plásticas canarias más significativas de los últimos 50 años. Su extensa trayectoria artística reúne piezas que van desde esculturas y murales de gran formato a joyas, collages, maquetas y dibujos, fruto del compromiso constante con la renovación de los lenguajes plásticos.

Morales fue una de las creadoras del grupo «Nuestro Arte», que revitalizó e impulsó el arte de vanguardia en el Archipiélago en los años 60.

Algunas de sus esculturas forman parte del paisaje urbano de Santa Cruz, como «Vuelo I» y «Vuelo II», ubicadas en el parque de La Granja en homenaje a Félix Rodríguez de la Fuente, o «Ida», monumento que se encuentra en la Avenida Reyes Católicos a modo de homenaje a los presos de Fyffes.