FIRMAS Francisco Pomares

A babor | Bienvenidos al «Club Fenicio» | Francisco Pomares

Está todo el mundo muy contento de que Pedro Quevedo vaya a apoyar el día 1 de junio los Presupuestos del Estado, y que a cambio consiga tantas cosas buenas para Canarias. Los más contentos son los de Nueva Canarias, tras anunciar Román el acuerdo que permitirá a los residentes canarios beneficiarse de otro descuento indefinido para viajar entre las Islas. Se trata de una magnífica noticia… Comprometiendo su apoyo al Presupuesto del PP, el diputado Quevedo ha logrado que la subvención a los residentes para el tráfico interinsular suba del 50 al 75 por ciento. Hay que aclarar si queda fuera de este incremento el tráfico entre Canarias y la Península, subvencionado hoy al 50 por ciento, y también cómo se va a articular la subida al transporte marítimo, porque -al contrario de lo que ocurre con el aéreo- no es sólo competencia del Gobierno de Rajoy. Hoy, la subvención es de la mitad del billete: una mitad de esa mitad la paga Madrid y la otra se paga con dinero de aquí, vía convenio entre Madrid y Canarias. Si aumenta la subvención, habrá que saber qué parte pagará Madrid y qué parte Canarias. De momento, no se ha aclarado… Tampoco cómo se materializará que Madrid bonifique el coste total de transportar mercancías por mar entre las Islas y Cádiz (es de suponer que también viceversa), que Román dice que entrará en vigor verano. No conozco ni un solo caso de servicio de transporte en el que se subvencione el cien por cien del coste. Ni creo que sea razonable. Se trata de evitar que los fletes disparen el coste de la vida, pero me parece inviable técnica y económicamente que el Gobierno de España pueda pagar el transporte de toda la mercancía que llega o sale de Canarias por mar… Seguro que no lo han explicado bien.

Tampoco han explicado muy bien qué pasa con los 500 millones de sus enmiendas. Una cifra cuyo valor propagandístico consistía en ser ligeramente superior a la que lograron entre Ana Oramas y el Gobierno de Canarias. Román dice ahora que «han replanteado» las peticiones, tras descubrir que Canarias no puede ejecutarlas. Por ejemplo, los 15 millones para la TF-5: suponiendo que Montoro los soltara, entre julio y diciembre es imposible licitar. Cuando se pide hay que saber qué se pide, y no tirar a boleo, porque luego los 500 millones se quedan en menos, y hay entonces que hablar de bonitas generalidades, como la reforma del Estatuto (en trámite), la modificación del sistema electoral (depende del Estatuto y el Parlamento regional), el REF (ya negociado por Canarias) o la financiación general (que es un acuerdo con todas las regiones). Si Quevedo se hubiera incorporado a la negociación antes, habría podido ajustarla más. Pero prefirió votar simbólicamente en contra para ceder ahora a cambio de más pasta para la residencia, que el Posei lo pague todo Madrid, más cuota de atún rojo, meter la extracción de agua para uso agrícola de los pozos en el régimen de ayudas agrarias y otras cosas así. Ojo: todo lo que se consiga es muy muy de aplaudir. Sobre todo, teniendo que dar Quevedo la cara ante un PSOE en cuyas listas fue, y en el que no se entiende este cambio de criterio, este votar «no» a la totalidad del Presupuesto y luego salvarlo por unos millones. Por 68 millones de julio a diciembre de 2017, para ser exactos. Algo menos que los 500 que iban a ser.

Román Rodríguez lo ha dejado claro: no se puede perder la oportunidad de sacar esta pasta para Canarias. Y tiene razón. Aunque se contradice: hace no mucho puso a caldo pota a sus hermanos nacionalistas por venderse a las derechas a cambio de unos millones. Rectificar es de sabios, en fin. Bienvenido sean Quevedo y Román al «Club Fenicio».