SOCIEDAD

Mikel Erentxun…Cualquier tiempo pasado no fue mejor.

EBFNoticias/Ale Hernández.- En ciertas ocasiones es bueno echar la vista atrás y hacer un repaso de lo que se fue, para poder dislumbrar lo que está por llegar. Eso debió planear Mikel Erentxun, el pasado sábado 9 de abril, presentando su gira al más puro estilo Nueva Orleans en la década de los 70, en el Guimerá.

Con la timidez que le caracteriza ,con el apoyo de una copa de vino y de la mano de su incomparable partener Fernando Macaya, Erentxun comenzó su concierto envuelto en el fulgor característico que proporciona, a los amantes del fútbol, que su equipo gane a uno de los grandes del deporte rey, el Barça.

Sumergido en el calor del público asistente y, sin soltar, ni por un sólo segundo su guitarra, Erentxun mostró que: no sólo de Pop viven los artistas de los años 80, que con la calidad vocal se nace y no se hace y que romanticismo es su segundo apellido.

Alternando exquisitamente los temas que le hicieron tapar el Sol con un dedo, cuando triunfaba como cantautor en Duncan Dhu, con sus canciones más recientes, el artista dio clases de maestría sobre el escenario. Interactuando recurrentemente con su público tinerfeño, Erentxun desmoronó  el tópico que persigue a los vascos acerca de su supuesta frialdad.

El momento más emotivo de la velada fue, sin lugar a dudas, el homenaje que el cantante le quiso obsequiar a su compañero, recientemente desaparecido, Manolo Tena,  entonando uno de los temas más conocidos del mismo «Marilyn Monroe».

Escuchar a Erentxun cantar por Manolo Tena hace que la muerte anatómica se quede simplemente en la pérdida del traje del alma.

Escuchando y observando a Mikel en el Guimerá, pude volver a pasear por «Una calle de París», atravesando por «Un jardín de Rosas», disfrutando de un «Corazón Salvaje» estando a «Un minuto de ti.»

Al concluir su intachable recital brotó de mi intrínseco una  contundente misiva: ¡Aúpa Mikel!

 

Agradecimientos: Makaron Producciones.

 

1 Comentario

Clic aquí para publicar un comentario