Sin categorizar

Declarado el estado de emergencia en las ciudades egipcias de Port Said, Ismailia y Suez

AGENCIAS.- El presidente egipcio, Mohamed Mursi, ha declarado el estado de emergencia en tres ciudades de la región del canal de Suez: Suez, Port Said e Ismailia. La orden estará vigente 30 días e incluye un toque de queda entre las 21.00 y las 6.00 horas, con lo que se pretende atajar la violencia que en los tres últimos días se ha cobrado 47 vidas. La medida será efectiva a partir del lunes.

«Siempre he dicho que estoy en contra de las medidas de excepción, pero también he dicho que recurriría a estas medidas si tenía que hacerlo», ha afirmado Mursi, visiblemente abatido. «He ordenado a los responsables del Ministerio del Interior que se ocupen de quienquiera que amenace a la población o a las instituciones públicas o privadas. Todo el mundo debe saber que las instituciones egipcias son capaces de defender el país de cualquier amenaza», ha advertido.

Mursi ha anunciado esta y otras medidas que no ha especificado para poner fin al «caos» en el que se encuentra sumido el país y ha convocado a los partidos políticos a una reunión para mañana mismo en la que se tratarán los temas que serán posteriormente anunciados por la Presidencia, ha explicado el presidente, según recoge el diario estatal ‘Al Ahram’.

«No tenemos otra opción más que la de comprometernos con el diálogo como única vía para superar la actual fase y lograr la estabilidad», ha indicado. La reunión será mañana lunes a las 18.00 horas en el Palacio Presidencial de El Cairo.

Esta es la primera comparecencia pública dirigida a la población egipcia desde que hace cuatro días comenzaran los disturbios durante las manfiestaciones para conmemorar el segundo aniversario de la revolución que culminó con el derrocamiento del presidente Hosni Mubarak y contra el gobierno de los Hermanos Musulmanes, grupo de Mursi.

A las protestas contra Mursi se han sumado los disturbios en Port Said tras conocerse la condena a muerte de 21 implicados en la masacre del Estadio de Port Said, en la que en febrero del año pasado murieron 74 personas en enfrentamientos entre seguidores del club local y un equipo de fútbol cairota.

Precisamente los enfrentamientos se han prolongado en Port Said durante todo el día y hasta bien entrada la noche, incluso después del discurso presidencial y de que se haya desplegado el Ejército para frenar la violencia.

El propio Mursi ha querido desvincular en su intervención del domingo la reciente ola de protestas de la revolución de hace dos años. «Los últimos actos nada tienen que ver con la revolución. Van contra la ley e incitan a la contrarrevolución. El pueblo egipcio rechaza tales acciones, condenadas por los revolucionarios honrados», ha argumentado.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario