Juan Velarde

DESDE MI ESCAÑO. Ya sacarán de nuevo los trajes. Por Juan Velarde

Ya sacarán a colación los tres trajes, ya lo verán ustedes. Asistimos estos días a una serie de informaciones sobre las malas artes de José María Barreda, ex presidente de la Junta de Castilla La Mancha, y su cohorte de altos cargos que, como temían ser pillados en la innoble tarea de haber repartido prebendas a diestro y siniestro, sobre todo a los amigos de lo último, optaron por hacer una limpieza a conciencia de los equipos informáticos, borrando bases de datos, informaciones vitales sobre las subvenciones y ayudas concedidas y otra serie de chanchullos que costará sacar a la superficie, aunque el ‘crimen’ cometido ya es innegable porque los expertos telemáticos ya han conseguido demostrar que hubo una purga masiva e indiscriminada de archivos (bueno, más bien discriminada porque en todo momento se supo qué datos había que eliminar antes de dejar los mullidos sillones de la Junta).

Lo paradójico de este país llamado España es que somos capaces de asistir al linchamiento mediático del ex presidente Camps, al que empuran por tres trajes, algo que aún está por demostrar en la parcela judicial, y en cambio vemos como ese mismo tribunal informativo es capaz de echar toneladas de arena para tapar las veleidades y los mangoneos diversos de un Barreda que, sin ir más lejos, tiene en su poder no sé cuántos teléfonos móviles de alta gama y que no está dispuesto a devolver, a pesar de que quienes han pagado los terminales son todos los ciudadanos de Castilla-La Mancha. Eso sí, ya sacarán cuando consideren preciso los tres trajes a la escena informativa.

Aquí se le piden responsabilidades a un mandatario por tres prendas, se le fuerza (por la presión de determinados medios) a dimitir, pero nos hacemos los locos con un señor que ha dejado las arcas de su comunidad más tiesas que la mojama. No hay un solo céntimo en la caja, sólo se encuentran facturas de impagos, contratos blindados a gente cuyo único mérito era el de tener en la boca el carné del PSOE y encima se quiere echar la culpa de la huelga de las farmacias manchegas al nuevo gobierno de María Dolores de Cospedal. De verdad, hace falta tener cara y mostrarla tan poco, porque desde luego el señor Barreda está bastante callado en este asunto.

Desde luego, que nadie pretenda ver una defensa encendida del señor Camps al que, si es verdad que esos trajes suponen un cohecho, que pague como debe ser, con una inhabilitación para todo cargo público, pero no obviemos lo evidente, que tres trajes no han supuesto la ruina de los valencianos y sí en cambio las malas praxis de Barreda y asociados han dejado a la Comunidad de Castilla-La Mancha como un verdadero solar, un páramo de desolación económica donde no está asegurado a día de hoy ni el pago a los funcionarios más modestos.

Con todo esto, hace falta una reforma decidida y valiente de nuestro Código Penal para que las acciones de los políticos dejen de quedar impunes y sobre todo dilatadas en el tiempo a la espera de que prescriban. Quien malversa, quien dilapida sin criterio y sin razón, que abone de su bolsillo lo despilfarrado y si no, al talego, pero no es de recibo, por ejemplo, encontrarnos a fecha de hoy que el presidente de los GAL, de los Fondos Reservados y de las corrupciones varias sea uno de los hombres más ricos del planeta y además asesor-consejero de determinadas empresas. Mal ejemplo estamos dando a los buenos principios y a la honradez.

Etiquetas

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario