Protección civil Seguridad y Emergencias SOCIEDAD Sucesos

LA PALMA | El rey asegura que no faltarán las ayudas para que las familias recuperen sus vidas

La lava, mucho más lenta, y con un avance de 4 metros por hora, no llegará tampoco este viernes a la costa

EBFNoticias |

En la jornada de este jueves, los reyes de España han compartido con los afectados de la erupción del volcán de Cumbre Vieja sus inquietudes y escucharon sus necesidades. El Rey, Felipe VI, expresó su solidaridad y la de la reina con los damnificados, a los que les transmitió el calor y cariño de todos los españoles con los palmeros en estos momento.

El rey confió en la recuperación y reconstrucción de una isla que, aseguró, «seguirá siendo la Isla Bonita». A las familias les dijo que para la recuperación de sus vidas, actividad y futuro, «no faltarán ayudas», haciendo referencia a la presencia de todas las administraciones que, dijo, «ese compromiso es muy claro. Va a hacer todo lo que está en su mano, también las entidades privadas y muchos ciudadanos que, de forma altruista quieren arrimar el hombro. hay muchos canarios y peninsulares que están haciendo lo posible para echar una mano».

Vídeo de la llegada de los reyes (Televisión La Palma)

Aseguró que lo que han visto estos días, «atónitos, no lo vamos a poder olvidar», y aunque reconoció que costará mucho volver a la normalidad, «La Palma saldrá adelante. A pesar del desastre que ha golpeado a estas familias, van a tener un futuro, porque entre todos vamos a ayudar a recomponer sus vidas. Les tenemos que ayudar».

Añadió que, tanto él como la reina no se olvidan del trabajo incansable de las Fuerzas de Seguridad, Protección Civil, Bomberos, Cruz Rojas, Científicos o especialistas y tantos voluntarios que están ayudando, pues dijo que «lo que están haciendo estos días es una lección de capacidad y de humanidad».

Felipe VI remarcó que «sentimos un particular orgullo por la ciencia canaria, por todos sus científicos que aquí desarrollan un trabajo importantísimo que, en esta trágica circunstancia, ha puesto de manifiesto lo necesario de su trabajo y de su valía». Por ello, afirmó, «debemos seguir apoyándolos, apoyando a la ciencia».

Momentos de la visita

Reconoció que después de tantos días de angustias para las familias, «hoy no es fácil dar consuelo», aunque expresó su deseo de «dar esperanzas con cariño, en que paso a paso con la ayuda de todos van a poder reconstruir sus vidas». En ese trayecto de futuro, el rey expresó su deseo que centrar los esfuerzos en recuperar la educación «para los chicos y chicas de La Palma, porque serán ellos los que construyan y vivan el mejor futuro para esta isla».

La reina Letizia reconoció que le ha impactado que los escolares estén sin su actividad habitual, pero también la tristeza y dolor de ,los afectados, con el llamamiento de los palmeros para que no se les olvide tras esta tragedia.

El lento avance de la colada de lava

La disminución de la velocidad del flujo de lava, al llegar a zonas menos escarpadas que en los primeros días de la erupción, sigue demorando la llegada de este río denso y a más de mil grados de temperatura al litoral de la isla.

Esa circunstancia, no hace más que demorar y ampliar la angustia de los afectados, que se suma a la de los que ya han perdido sus casas y tierras de cultivo.

María José Blanco, directora del IGN en Canarias, aseguró a los medios de comunicación que «en 24 horas no llegará la lava al mar», pues según señaló, la baja velocidad que muestra ahora la colada, depende de la geografía por la que pasa.

Este frente de lava, que alcanza ya más de 1,5 kilómetros metros de ancho, y apenas se mueve a escasos metros por hora, alrededor de 4, ha afectado ya a más de 350 viviendas, a las que hay que sumar cerca de 30 parcialmente afectadas. El Gobierno regional ya ha estimado un cálculo de daños que rondaría los 400 millones de euros.

Mientras que el volcán sigue a su ritmo, algo más pausado, un pasillo solidario está ofreciendo a otros afectados que están en la zona donde previsiblemente pasará la colada, que permite a muchas familias retirar parte de sus enseres aunque sea por un escaso espacio de tiempo, algo imposible en los primeros instantes de la erupción donde la densidad y velocidad de río de lava eran muy superiores.

El frente de Todoque sigue siendo uno de los puntos donde se centra toda la atención, un enclave donde ya hay edificaciones afectadas, y donde los servicios de emergencia intentan, como última esperanza, realizar todo tipo de trabajos para desviar la trayectoria de la colada. Con esta maniobra, siempre compleja ante un fenómeno tan complejo de combatir, pretende salvar la gran mayoría de edificios de la zona y también la iglesia del pueblo.

Paralelamente a esta tragedia que padece la isla, se ha generado una inmensa cadena de apoyo a los afectados, que están llegando a los damnificados en forma de alimentación, ropas o enseres necesarios, aunque las instituciones insisten en que la forma más idónea de hacerlo es a través de aportaciones económicas, por medio de una serie de cuentas que se ha puesto en marcha, ya que las aportaciones materiales implican dificultades de manipulación o almacenamiento.