Canarias Ciencia INTERNACIONAL Medio Ambiente SOCIEDAD

REPORTAJE. El guardián del cielo. Por Mónica Ledesma

Elblogoferoz/Mónica Ledesma.- La noche luce sus mejores galas. Constelaciones, galaxias y nebulosas aprovechan el ocaso del Sol para comenzar a tejer un manto de brillo y misterio sobre el cielo que las envuelve. Una rutina enigmática y maravillosa que se repite como un ritual, aunque sin saber que a millones de años luz, en el planeta Tierra, alguien las contempla.

Formas caprichosas y explosiones estelares de un universo lejano que, a simple vista, no es captado por el ojo humano, pero que en cambio no puede guardar secretos para su particular guardián terrenal quien, a los pies del Teide, se encarga de vigilar que al cielo de Canarias no le roben ninguna estrella.

Nubes sobre el pico del Teide. /Foto: Daniel López.

 

El astrofotógrafo del IAC, Daniel López, ha sido elegido imagen del día de la NASA con un video sobre el cielo canario, mérito que repite por quinceava vez

Daniel López no podía imaginar que su pasión desde pequeño terminaría convirtiéndose, hace dos años, en su verdadera profesión, la de astrofotógrafo. Y menos aún que sus capturas del cielo canario serían elegidas, no una vez sino hasta en quince ocasiones, como la imagen del día de la NASA, la última de ellas seleccionada hace tan solo dos semanas.

Daniel López estudió Ingeniería y trabajaba para la empresa Endesa Sevilla, en su ciudad natal. No obstante, su afición por la astronomía y la fotografía -la cual practicaba los fines de semana- le hacía tener siempre un ojo puesto en las convocatorias de plazas que ofertaba el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), un empeño que al final dio sus frutos, cuando hace seis años, y tras presentar muchos currículum, pudo entrar a trabajar como técnico de operaciones telescópicas.

Daniel López, durante la entrevista. /Foto: M. Ledesma

“Esos años contratado en el Instituto Astrofísico de Canarias me dieron la oportunidad de poder usar todos los telescopios del Observatorio del Teide para hacer fotografías de galaxias, una de las cuales me publicó la NASA en ese tiempo en su página web. Así fue como comencé a llamar la atención del IAC en el campo de la astrofotografía, hasta que hace dos años decidí hacerme autónomo y trabajar, entre otros clientes, para el Instituto Astrofísico haciendo fotos del cielo con telescopios o timelapse (técnica fotográfica que consiste en la captación de imágenes fijas que luego se reproducen a mayor velocidad)”, explica el astrofotógrafo, Daniel López.

Daniel López lleva sólo dos años dedicado profesionalmente al mundo de la fotografía astronómica, tras dejar su actividad como ingeniero

Paisaje del cielo tinerfeño desde Ucanca./Foto: Daniel López.

Considerado uno de los mejores, y quizás único en el mundo, en el campo de la astrofotografía en todos sus géneros (paisajes, telescopios y timelapse), Daniel señala que “no creo que sea el mejor. Solo hago mi trabajo el cual, además, me apasiona. Si encima tengo la suerte de que lo que hago gusta a los demás, pues esa ya es mi mayor recompensa”.

Un mérito que Daniel López, a sus 34 años, ha logrado con la suma de varios ingredientes: conocimientos de fotografía, de astronomía y astrofísica, “porque tienes que saber a qué objeto apuntar” y algo de ingeniería “si quieres construir algunos de los aparatos para realizar los timelapse”, apunta.

“En los dos vídeos que he realizado sobre El Cielo en Canarias, ambos publicados por la NASA, los aparatos que utilicé han sido construídos por mí, aunque ello no quita que también invierta en otros más específicos que espero poder usar en mi próximo timlapse”, comenta. “Estos sistemas que he fabricado existen en el mercado, pero son muy pesados, sobre los 15 ó 20 kilos cada uno, y necesitaba un equipo de 3 kilos de peso para mis expediciones fotográficas. Pues aparte llevo a la espalda, durante una hora de camino, ocho kilos más por las cámaras”.

López necesita más de 4 horas de grabación y más de 400 imágenes para poder realizar una secuencia de 10 segundos en uno de sus famosos astro-timelapse

Nubes caprichosas. /Foto: Daniel López.

Por norma general indica que suele ir solo a grabar por la noche las caprichosas formas del Universo y, sobre todo, va entre semana, pues “en el Parque Nacional del Teide, los fines de semana, pasan muchos coches de madrugada y las luces afectan a las fotografías que tomo, ya que se ven como flashes ante tanta oscuridad. Para hacer una secuencia de 10 segundos en un timelapse son necesarias 4 horas tomando fotografías, por lo que no puedo permitirme que lo estropee el paso de un coche”, matiza.

Su caza nocturna del firmamento es una verdadera odisea de preparativos y de tiempo, horas de trabajo que luego quedan condensadas en segundos fugaces, cual estrellas que se desprenden de ese cielo que inmortaliza. “Suelo ir con tres equipos, uno que monto sobre una grúa, otro que va en plano fijo y luego una cámara en mano con la que me desplazo para captar una misma imagen desde diferentes puntos. Por ello, aunque vaya solo no tengo tiempo ni para aburrirme, porque además estoy muy concentrado, ya que cada cierto tiempo hay que ir comprobando que todas las cámaras funcionan bien”, resalta Daniel López.

Preparación

En este sentido, explica que para llevar a cabo un timelapse nocturno necesita de una hora para preparar todos los equipos y, una vez instalados, comenzar a tomar imágenes toda la noche –una media de 5 horas- con 30 segundos de exposición mediante objetivos muy luminosos y subiendo la sensibilidad de la cámara para poder captar todo lo que el ojo no ve. Una labor que se va fraguando a la par que una de las cámaras se desplaza muy lentamente sobre un raíl de metro y medio durante el tiempo de grabación.

Transcurrida esa sesión nocturna, Daniel ha captado unas 400 imágenes, las cuales han de ser procesadas posteriormente –“no retocadas ni trucadas”, especifica- para convertirlas de raw (en crudo) a jp. Tras esta acción, las imágenes se pasan a un programa de edición de vídeo para darles esa velocidad de 25 fotos por segundo que resume, en una décima de minuto, lo que ha ocurrido en el cielo en toda una noche. La recompensa de tanto esfuerzo: “llevarte imágenes que son imposibles de conseguir de otra manera”, resalta el astrofotógrafo.

Impresionante imagen del cielo canario desde Las Cañadas./Foto: Daniel López.

Sobre cómo se planifica una sesión de estas características, Daniel López señala que “hay determinadas secuencias que se prevén con meses de antelación, pues ya sabes cuando un determinado fenómeno se producirá”, dice. Por ejemplo, recuerda, “en febrero tiene lugar la luz zodiacal y desde el Llano de Ucanca es todo un espectáculo a contemplar. Si además utilizas los programas astronómicos, que prevén por donde saldrá la Luna esos días, ya puedes realizar un esquema de grabación”.

Cuestionado sobre sus lugares preferidos para captar estas impresionantes imágenes, Daniel indica que “por norma general suelo moverme por las minas de San José o el Llano de Ucanca, aunque si planeo alguna grabación especial pido previa autorización al Parque Nacional para poder acceder a determinadas zonas, como al árbol de piedra (roca que salía en los antiguos billetes de mil pesetas) donde tengo grabada una escena en el último vídeo”.

El mejor cielo

No obstante, aunque defiende que el cielo de Canarias es “el mejor del mundo”, lo más impresionante que ha fotografiado ha sido un eclipse total de sol en China o las auroras boreales en Islandia hace apenas dos meses, cortinas de luces de colores que se desprenden del cielo y con cuyas imágenes realizó otro timelapse que publicó la NASA.

 

Auroras boreales captadas por el astrofotógrafo en Islandia./Foto: Daniel López.

 

El astrofotógrafo dice que el «mejor cielo del planeta» es el del Canarias, aunque también ha grabado fenómenos astronómicos en China o en Islandia

Igualmente, comenta que en varias ocasiones ha ido a grabar con una idea determinada y se ha llevado en su cámara otro fenómeno inesperado. “En un timelapse en el Llano de Ucanca, ya que allí cuando llueve o con el deshielo se forma una especie de lago, quería realizar una secuencia poniendo la cámara cerca del agua para que se reflejaran las estrellas en el cielo y a la vez en el charco. Monté todo el equipo y cuando iba a grabar de repente se formaron unas nubes gigantescas estacionarias sobre el valle que parecían ovnis, moviéndose de un lado a otro, mientras se reflejaban en el agua. Esa noche me traje unas imágenes fantásticas”, afirma emocionado.

Respecto a cómo es el proceso para ser seleccionado por la NASA como imagen del día, Daniel explica que se envía la foto a los editores que son quienes deciden. «A mi me ha pasado de todo, desde enviarles una imagen impresionante y decirme mañana la publico a enviar otras y ni contestarme y, en cambio, a los dos meses publicarla. También, con el vídeo que hice el pasado año, Canarias en el cielo, primero salió en uno de los blog de ciencia más importantes de Estados Unidos, pero cuando la Agencia Espacial lo vio me pidió poder publicarlo en su web que, en definitiva, es un referente mundial de astronomía».

Sus dos timelapses ‘El Cielo en Canarias’, publicados por la Agencia Espacial, han recibido casi 3 millones de visitas de todos los rincones del planeta

 

 

No obstante, puntualiza, «la NASA no paga al autor de la imagen seleccionada. El premio es el reconocimiento y el que miles de personas puedan verlo y enviarte mensajes de felicitación de todas las partes del mundo. Por ejemplo, el último timelapse que me han publicado hace dos semanas, sólo ese día recibió 260.000 visitas, aunque a estas alturas ya ha superado el medio millón. En cambio, mi primer vídeo -también publicado por la NASA- ya ha alcanzado los 2 millones de visitantes. Ese es el premio». Ambas publicaciones, que aquí reproducimos, así como el resto del trabajo de este magnífico profesional pueden verse en su página web cielosdelteide.com

Publicidad añadida

En este sentido, Daniel López especifica que «la NASA publica 365 imágenes al año, una por día, y que tu trabajo salga en esta web es algo muy importante. Lo raro, en mi caso, es que aparte de 15 imágenes, ya me han publicado dos vídeos, cuando sólo la Agencia Espacial publica fotos. Además, de las quince imágenes mías que han sido foto del día de la NASA, salvo la de las auroras boreales, el resto han sido del cielo de Canarias, lo cual es una publicidad añadida para el Archipiélago», dice.

Los colores de la Luna. /Foto: Daniel López.

Sobre si se puede vivir de esta profesión, el astrofotógrafo destaca que «no me haré rico en la vida, pero vivo y además hago lo que me gusta». Asimismo, concreta que al ser autónomo realiza otros trabajos independientes del IAC. «Los timelapse o fotografías que hago sin instumental del Astrofísico puedo venderlo a otras revistas, como al National Geographic donde he publicado. Además, también he realizado secuencias para el tranvía de Tenerife», añade.

En cuanto a su próximo trabajo, señala con cierta incertidumbre que tenía previsto ir a Australia a grabar un timelapse de la transición de Venus por el Sol, pero probablemente no pueda ver cumplido este sueño por los recortes presupuestarios. Pese a ello, y si las condiciones atmosféricas lo permiten, retomará el nuevo proyecto en el que está ahora inmerso: un timelapse para el IAC en 3D (tres dimensiones) que podrá verse con gafas activas. Todo un reto, profesional y personal, para este sevillano afincado en Tenerife que se ha marcado como reto capturar cada año el cielo a través de una lente.

 

1 Comentario

Clic aquí para publicar un comentario