ECONOMÍA E INDUSTRIA Motor

MOTOR. “Lancia Classic Tour”: el viaje como experiencia y emoción

Elblogoferoz.- Con motivo del próximo lanzamiento europeo del nuevo Lancia Thema, la marca ha organizado el “Lancia Classic Tour”. Este viaje, entre Turín y Mónaco, se ha desarrollado en el marco de la “10º Monaco Classic Week-La Belle Classe”, organizada por el club de yates de Mónaco.

Trece vehículos históricos Lancia y dos novísimos Thema fueron los protagonistas de este exclusivo tour, demostrando que el placer de conducir permanece desde siempre en el  ADN de la marca. Es en el uso cotidiano donde el nuevo y emblemático Lancia transforma el concepto de «medio de transporte» en una emocionante experiencia de viaje: un «gran viaje» no sólo es la consecución de un destino, sino una sucesión de emociones y descubrimientos a lo largo del tiempo.

Los modelos Thema y Aurelia

Desde hace más de un siglo  las grandes berlinas Lancia (como las que han participado en la “Lancia Classic Tour”), han dado vida al “Gran turismo”,  un concepto que significa viajar al volante de un coche potente, confortable, elegante, pero nunca excesivo.

 

Trece vehículos históricos Lancia y dos novísimos Thema fueron los protagonistas de este exclusivo tour, con motivo del próximo lanzamiento europeo  del Lancia Thema

 

Pertenecientes a coleccionistas de coches de época y a la Colección Lancia, entre los ejemplares que realizaron el “Lancia Classic Tour” se encontraban modelos únicos, como el Lancia Alpha (1908) del coleccionista Corrado Lopresto, probablemente el Lancia existente más antiguo, que se envió a América y allí fue carrozado por Miller Bros.

13 coches de época participaron en la caravana de Lancia

También destaca El  Lambda IX serie “Torpedo Lungo” (1931) (que perteneció al Maharajá de Kuala Lumpur a quien le fue entregado personalmente por Vincenzo Lancia) y dos Astura, un Coupé Pininfarina de 1938 (creado especialmente para el conde Galeazzo Ciano y que fue adquirido posteriormente por el músico Eric Clapton), y un Lancia Astura IV Serie berlina de la Planta Farina (1938), que perteneció a la baronesa Kenemy de Bolzano.

También fueron  protagonistas del viaje Turín-Montecarlo dos Dilambda (el automóvil más grande construido por Lancia y dotado de un motor de ocho cilindros en V)  y el Lambda VIII Serie berlina de seis ventanillas con patente Weymann (1928).

La caravana se completó con dos Aurelia B22, uno de 1952 y el otro de 1953, y un Lancia Aurelia B56S Florida (1955), pieza única de extraordinaria belleza construida por Pininfarina sobre un bastidor Flaminia. El prototipo renovó la línea del automóvil pasando de la redondez de los años Cincuenta a las líneas alargadas de los Sesenta, además de introducir la nueva rejilla de desarrollo horizontal. De este automóvil surgió el Flaminia de serie,  que también estuvo presente con tres ejemplares: Flaminia Berlina (1964), Flaminia Berlina (1961) y Flaminia dos puertas Pininfarina (1959).

Los 13 coches de época y los dos  Thema se dieron cita en el reformado Museo Nacional del Automóvil de Turín. De ahí partieron hacia el Principado de Mónaco, , atravesando el Col de Tenda y la fascinante Val Roya.

Este evento Lancia se enmarcó en el exclusivo contexto de la “10 Monaco Classic Week-La Belle Classe”, una de las concentraciones de embarcaciones de época de vela y de motor más prestigiosas del mundo.

Etiquetas

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario