FIRMAS Francisco Pomares

OPINIÓN | Quedarse sin fondos | Francisco Pomares

Foto: El anillo de Moebius.
Quiero compartirlo en redes

El Gobierno de Las Palmas de Gran Canaria anunció a finales del año 2023 en todos los medios locales que había logrado enganchar 47 millones de euros de fondos europeos Next Generation para financiar con ellos 26 proyectos en desarrollo, nueve de ellos de carácter urbanístico y 15 para impulsar medidas medioambientales y la digitalización de los estacionamientos de la ciudad y de las guaguas municipales. Según se dijo, la partida mayor, financiada con algo más de 36 millones y medio, incluía la construcción de 166 viviendas de protección pública en Tamaraceite Sur, diseñadas para ser energéticamente eficientes y que fueron presentadas por la alcaldesa Carolina Darias –con casco y chaleco de obra-, en el socavón donde se harán los cimientos.

Hace unos días, el 30 de abril, el Gobierno de España envió a la Comisión Europea en Bruselas un listado en el que figuran los cien mayores perceptores de fondos Next Generation, básicamente administraciones públicas y empresas que han logrado colocar sus proyectos en el famoso Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que nos sacó del bolsillo la Unión Europea   para afrontar la catástrofe de la pandemia con una lluvia discrecional de millones. En total, el Plan debería movilizar hasta 163.000 millones de euros en el periodo 2021-2026, más de un 12 por ciento del PIB español, al que se suman 36.700 millones de euros de los Fondos Estructurales del marco financiero plurianual 2021-2027. Si alguien se pregunta por qué este país sigue creciendo, la respuesta está en esos recursos que nos llegan de Europa: la Comisión ha calculado que la transferencia de fondos a nuestro país tiene potencial suficiente para aumentar el PIB de España entre un 2,7 y un 3,5 por ciento hasta 2025. Cuando se empiecen a devolver los fondos -ocurrirá más temprano que tarde, en esta misma década- habrá que ver que impacto tiene el asunto en la economía real de las personas, quizá las cosas se pongan feas.

Pero hoy no toca hablar de eso: lo que toca es mirar cuidadosamente el listado remitido por el Gobierno a Bruselas y ver que Las Palmas de Gran Canaria no aparece por ningún lado, a pesar del anuncio realizado por su Ayuntamiento. Es difícil saber si no aparece porque no se llegó a tiempo, o más sencillamente porque aún no se ha tramitado. Quien sí aparece como uno de los mayores perceptores de los fondos destinados por Europa para paliar el impacto económico de la pandemia, es -¡¡¡sorpresa!!!- Santa Cruz de Tenerife. De hecho, es el único ayuntamiento canario que sale en la lista, con doce millones de euros ya cerrados, para el plan de choque de movilidad sostenible.

Curiosamente, José Manuel Bermúdez hizo el mismo anuncio que la alcaldesa Darias, pero esperó a tener el conejo agarrado por las orejas antes de presumir y sacar pecho. Fue hace apenas un mes cuando el ayuntamiento informó que se habían conseguido cerca de 32 millones de euros para financiar proyectos como la implantación -polémica implantación- de la zona de bajas emisiones, la rehabilitación de edificios –entre ellos el Mercado-, o proyectos de ciberseguridad y energías térmicas. Todos ellos con contratos que deben estar licitados antes de que finalice este año, y ejecutados ante de que acabe 2026. En abril, el grado de ejecución de esas licitaciones era singularmente alto, del 32 por ciento. Si se cumplen los plazos de ejecución, la capital tinerfeña sufrirá un proceso de modernización urbanística y de la movilidad sin precedentes en apenas dos años.

Pero si Santa Cruz ha logrado hacer los deberes antes que otros ayuntamientos y administraciones de las islas es porque a finales de 2020, con la pandemia aún instalada en nuestras vidas, el Ayuntamiento decidió la creación de una oficina técnica para la captación y gestión de fondos europeos, integrada por personal municipal y externo, que ahora ha dado sus frutos.

No ha sido igual para todo el mundo. Conviene recordar que cuando Santa Cruz creó su oficina, eran tiempos en los que el Gobierno de las Flores había anunciado su intención de lograr recaudar, en el marco del Plan para la Reactivación Social y Económica del Archipiélago, casi 6.000 millones de euros de los Fondos Europeos. Después de alardear de los millones que iban a llegar, cuando se supo que no llegarían, porque el Gobierno no hizo bien su trabajo y se perdió en proyectos que no cuajaron, Román Rodríguez dijo que en realidad no importaba, que se había sobrevalorado la importancia de los fondos. Era mentira, claro: en política, la combinación de chulería y propaganda ha dado siempre pésimos resultados.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario

Publicidad

Consejería Bienestar Social

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Gente del Medio

Publicidad

Página Web Corporativa

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Objetivo La Luna (Programa Radio)

Publicidad

EBFNoticias en:

EBFNoticias en:

EBFNoticias en:

Compras

El Mundo que conocimos (Radio)

Donaccion (Programa de Televisión)

Sentir Canario Radio

Webserie Laguneros (Youtube)

Webserie Laguneros Emprendedores

Prensa Digital

Publicidad

Homenaje al Grupo XDC

Publicidad