FIRMAS

OPINIÓN | No dones sangre | Pablo Zurita Espinosa

Quiero compartirlo en redes

Si tienes aprensión, ni se te ocurra, no sufras. Aunque con lo de donar sangre pasa igual que con cortarse el pelo, que no duele, como nos decía Coco, donar sangre tampoco duele.

Si tienes aprensión, supérala, déjate de rollos, mira para otro lado, entretente con el móvil mientras el personal amabilísimo del Instituto Canario de Hemodonación y Hemoterapia (ICHH) hace su trabajo. Tus cuatrocientos cincuenta mililitros de sangre salvan vidas y tú los regeneras en nada y sin consecuencias.

El propósito de donar sangre es muy potente. Sin sangre y sin hemoderivados no se puede tratar determinadas afecciones graves, sin reservas suficientes se suspende intervenciones quirúrgicas con riesgo, se retrasan las listas de espera. Además, ninguna persona está exenta de sufrir un accidente que conlleve una pérdida de sangre que deba ser repuesta, ni tú ni yo, al cruzar la calle, al entrar a la ducha, al picar las papas con ese cuchillo tan afilado, si no donas por solidaridad, hazlo por egoísmo.

Lo cierto es que en Canarias la gente dona menos sangre de la que se necesita, trescientas bolsas diarias, cantidad objetivo que da pie al eslogan «únete al club de los 300» y al hashtag y la web «efecto donación» que mola, muy bien traído: sé del club de quienes contribuyen, mensaje entorno al que gira la comunicación que pretende captar adeptos a la causa. A pesar del esfuerzo son frecuentes los avisos en los que el ICHH solicita con urgencia sangre de uno o de otro grupo sanguíneo y poca concurrencia en los puntos habilitados –esta semana estaba yo solo en Santa Cruz–.

Me dedico a la gestión y se me ocurre cómo mejorar esas cifras, cómo llegar a esas trescientas donaciones diarias. Una aportación a los gestores del ICHH que hago gratis, porque me da la gana y libre de derechos de autor, cuestiones sencillas de aplicar, probadas en otros ámbitos y que funcionan. Allá va.

Fijar un objetivo tiene un claro efecto motivacional, alcanzar una meta, por eso el «únete al club de los 300», una estrategia impecable. Para multiplicar eficacia quienes somos del club y aquellos que queremos fichar, debemos/deben saber si se cumple o no se cumple el objetivo. A esta hora del día, ¿cuántas donaciones van hoy?, ¿cuántas faltan para las 300?, ¿cuántas hubo ayer?

Primera propuesta: en la página web, en redes sociales, en grandes carteles por fuera de los puntos de donación, por fuera de los hospitales, por donde pasen muchas personas, un contador en tiempo real, que para eso hay tecnología disponible, «llevamos tantas donaciones hoy, falta tantas donaciones para llegar a las 300, únete al club de los 300» y cuando ocurra, que ocurrirá, ser entusiastas en la celebración, con letras que parpadeen, «llevamos tantas donaciones hoy, hemos superado el objetivo, bravo Canarias, contamos contigo para conseguirlo también mañana».

Nadie hace el esfuerzo de ir a donar por unos Munchitos, un juguito de pera-piña o unos frutos secos, que te los dan si vas a donar para reponer fuerzas. El premio no funciona bien, la motivación extrínseca no va bien para cuestiones trascendentes, como es el caso. Campañas con sorteos de abonos para la ACB o para ir al fútbol, están bien como justificación para hablar de la donación de sangre y que los medios le dediquen espacio, para visibilizar pero no sé hasta qué punto para movilizar. Ir a donar es una decisión propia que apela a nuestra responsabilidad individual, solidaria, sin esperar nada a cambio, se dona sangre «por amor» inconfesable. Quienes donamos, trascurridos unos días, recibimos nuestro análisis de sangre, por correo postal –pocas cosas llegan por correo postal–, información confidencial: estoy bien, estoy sano.

Segunda propuesta: completar las pruebas que se hace a la sangre donada, no solo respecto a su calidad, sino que den más información respecto al estado de salud del donante, añadir el colesterol, por ejemplo, y otros parámetros indicativos de afecciones, con una finalidad doble, como acción eficacísima de medicina preventiva –con recomendación de actuar en caso de resultados anormales– y como refuerzo positivo para los socios del club de los 300, estamos en forma y así queremos seguir.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Consejería Bienestar Social

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Gente del Medio

Publicidad

Página Web Corporativa

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Programa de radio

Objetivo La Luna (Programa Radio)

Publicidad

EBFNoticias en:

EBFNoticias en:

EBFNoticias en:

Compras

El Mundo que conocimos (Radio)

Donaccion (Programa de Televisión)

Sentir Canario Radio

Webserie Laguneros (Youtube)

Webserie Laguneros Emprendedores

Prensa Digital

Publicidad

Homenaje al Grupo XDC

Publicidad