FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Martín Rivero | Salvador García Llanos

Foto: Diario de Avisos.

Nos conocimos hace décadas, en la plaza Franchy Alfaro, de La Orotava, que servía para cancha de baloncesto regional como para escenario de actuaciones musicales, cuando colaborábamos en el vespertino ‘La Tarde’, aún dirigido por Víctor Zurita. Allí coincidíamos, él firmando entonces como Grupo Martín Carmelo Zenaido, o sin grupo, como se conocería luego a un trío de audaces reporteros que llevaban el periodismo en las venas y apuntaban alto.

La publicación de amplios reportajes sobre aspectos poco conocidos de la realidad, de la sociedad emergente y de creadores que ya descollaban para cuajar en figuras que caracterizaron el talento insular de una época, reclamaba la atención de lectores que empezaron a entender que había otro periodismo, el que se hacía a pie de calle, el que descubría valores, el que no descartaba la denuncia social y el que nos acercaba a mundos por descubrir.

Martín Rivero estaba allí, con papel y bolígrafo, o con aquellas grabadoras que acreditaban la revolución del casette, útiles para todo, para una entrevista, para una grabación ambiental o la que se hacía directamente desde un aparato de radio. Martín era inquieto y curioso, exigente consigo mismo en búsqueda de ideas y de resultados que llenaran, entrelíneas incluidas, el producto que se ofrecía. A medida que fue creciendo, aquel periodista que se hizo a sí mismo, se vinculó al mundo de la comunicación, en donde multiplicó amigos y contactos, aquí y allá, donde fuera preciso con tal de acceder a una información o construir alguna historia que estuviera plagada de datos o de recursos memorísticos.

Martín es uno de los periodistas canarios de la Transición más destacado. Cubrió acontecimientos de todo tipo, entrevistó a muchos visitantes, se  esmeraba en publicar puntualmente y le imprimió al trabajo periodístico (acaso porque no conocía horarios) el ritmo que ya imponía el vértigo de la información suplementado por la competencia galopante.

Junto a su hermano Carmelo, dirigió La Gaceta de Canarias, y fue orientando personalmente su autonomía, explorando las entretelas de las agencias y de los gabinetes que llevaban a cabo las políticas de comunicación de empresas, entidades e instituciones públicas. Fue un avanzado en ese sentido. Coincidimos en esas tareas en el curso del desaparecido Festival Internacional de Cine Ecológico y de la Naturaleza que tuvo como marco el Puerto de la Cruz. Y en la pasión por el Real Madrid.

Fue corresponsal de El País y de la revista ‘Triunfo’. Es coautor de algunos libros, entre ellos el dedicado a Iñaki Gabilondo, Ciudadano en Gran Vía. También incursionó en la radio hasta que se volcó en su faceta de promotor cultural, principalmente en la vertiente musical. Impulsó la nueva canción popular canaria. Así reafirmó su compromiso con la cultura, muy valorado entre los responsables del ramo en todo el archipiélago. Promotor de festivales que marcaron la dinámica musical de las islas y elevaron su dimensión internacional, en unos de ellos, en Arona, nos presentó a Mario Benedetti. Los tres tuvimos entonces una sustanciosa conversación.  Martín Rivero trabajó denodadamente por el prestigio cultural de Canarias. Miembro de la Asociación de Periodistas de Tenerife, la suya, desde luego, es una trayectoria lucida. Le recordaremos siempre.   

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario