FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Dos caras del derecho a la información | Salvador García Llanos

Naciones Unidas ha declarado el 2 de noviembre como el Día Internacional para poner fin a la impunidad de los crímenes contra periodistas. En los últimos catorce años, mil doscientos periodistas han sido asesinados por cumplir con su trabajo de informar. Nueve de cada diez de esos asesinatos han quedado impunes. Si bien la tasa de crímenes ha disminuido en los cinco años más recientes, una buena noticia, la impunidad promedio se mantiene.

Para la UNESCO, “en todo el mundo los periodistas son víctimas del acoso, el encarcelamiento, la violencia, o la muerte, simplemente por hacer su trabajo”. De 2016 a 2020 estima esa organización internacional del sistema de Naciones Unidas, hubo cuatrocientos asesinatos de periodistas. La cifra significa, sin embargo, “un descenso con relación al quinquenio anterior”.

Distintas organizaciones profesionales publican anualmente sus informes en los que exponen la inseguridad a que están sometidos los profesionales de la información, principalmente en algunos países donde su integridad física, literalmente, corre peligro.

El caso de México, por ejemplo, el número de periodistas asesinados desde 2006 conmueve al más indiferente. Ha ocurrido bajo las presidencias de Calderón, Peña Nieto y López Obrador. Tanto llama la atención internacional el caso que la UNESCO, junto con las autoridades de ese país hermano, organizaron un seminario internacional con este motivo en 2019. Informa Reporteros sin Fronteras (RsF) que desde 2018 van treinta y seis. Pero la cosa no mejora. En 2022 hasta agosto iban catorce periodistas muertos violentamente, diez de ellos por motivos directamente relacionados con su trabajo, más que en Ucrania y que en Yemen. De esos diez, ocho habían recibido amenazas.

A ver si entendemos que la vida de los periodistas cuenta. No solo para ellos y sus familias, sino para todos. Nadie duda a estas alturas que estar bien informados es de primera necesidad. Por eso, este Día Internacional recién declarado por la ONU, debe ser una alerta constante a nuestras conciencias, para nunca olvidar esos hechos trágicos, para nunca acostumbrarnos a ellos como humanidad.

El periodista venezolano Ramón Guillermo Abeledo ha sido categórico al respecto: interpreta que la información tiene dos caras: una, que los periodistas puedan informar; y otra, estar informados. Reconoce que informar es un oficio de alto riesgo. Y concluye que “todos necesitamos medios que nos informen y periodistas que busquen esa información, la procesen y nos la presenten”. Esto, que suena a obviedad aplastante, entraña una reflexión muy seria en la medida que aspiremos a un periodismo riguroso y serio que nada tenga que ver con los bulos, la superficialidad y la carencia de verificación, en definitiva, con la desinformación contra la que hay que luchar sin reserva, como una máxima del quehacer profesional.

Todos tenemos derecho a saber lo que nos pasa y lo que ocurre en nuestras respectivas comunidades. Si queremos enterarnos de los acontecimientos, aquí y en todas partes, hemos de contar con fuentes, periodistas y medios solventes. Abeledo resuelve de forma tajante: “No es cuestión de tendencias políticas o ideológicas, cada uno tiene derecho a la suya. La credibilidad de cada medio o cada comunicador la marca la verdad. Quien nos miente, tarde o temprano es descubierto. Y ya no le creemos más”.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario