FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Con el hambre hemos topado | Salvador García Llanos

 Con el hambre hemos topado. La frase es dura y más de uno la considerará exagerada pero desde la Federación Española de Bancos de Alimentos han señalado que se están registrando tres problemas concretos de cierta envergadura: uno, ha aumentado el número de personas que acuden a las organizaciones benéficas a pedir comida; en segundo lugar, han disminuido los montantes de donaciones, tanto de particulares como por parte de las empresas. Y finalmente, los precios de los alimenntos han subido lo suyo, por lo que con los donativos que reciben, los bancos de alimentos pueden comprar cada vez menos comida para donar.

Está claro, pues, que la crisis económica en España comienza a causar estragos en los sectores más vulnerables de la sociedad. Y en los bancos de alimentos han levantado la mano para advertir que cada vez hay más personas, pero que hay menos comida para darles.

El subdirector de la citada Federación, Pedro Castaños, ha asegurado que desde antes de que comenzara la guerra en Ucrania, la situación económica en el país comenzaba a causar estragos en estos organismos encargados de recolectar alimentos para poder donar a personas necesitadas en todo el país.

“Nuestra labor siempre es tratar de conseguir cada vez más alimentos, pero estamos viendo que la situación actual comienza a verse reflejada en esto. Hay fondos que siguen llegando, que son los que aporta el Gobierno y la Unión Europea, pero en las empresas, que tampoco atraviesan una buena situación, ya se comienza a ver en los donativos, así como en las recolectas de particulares», manifestó Castaños en el digital moncloa.com

El directivo del organismo dijo que para junio de este año se había repartido un 10 % menos cantidad de alimentos que para la misma fecha del año pasado y que entonces habían sido alcanzadas siete mil cuatrocientas noventa y siete organizaciones benéficas, para distribuir alimentos a 1.3 millones de personas, pero que las estimaciones de este año implican la distribución de menos kilos de comida por persona, cuando en 2021 fueron entregados en total, 128 kilos de alimentos para cada uno de los beneficiarios, en promedio, en todo el país. Castaños precisó que tan solo en Madrid, atienden al menos ciento treinta mil personas. Una comida al día. Castaños advirtió que por parte de las organizaciones benéficas que se encargan de hacer la distribución de los alimentos han recibido también la información de que hay cada vez más personas solicitando donativos porque no les alcanza el dinero para comprar comida y acuden a estos lugares para recibir ayudas.

Por lo general, la Federación Española de Bancos de Alimentos hace una gran recogida de alimentos anual, que este año se celebrará entre el 25 y el 27 de noviembre, por lo que esperan poder contar con la solidaridad de más personas, que puedan aportar paquetes de comida en los más de once mil supermercados que participarán del evento, sobre todo después de conocer los antecedentes.

En 2021 el Banco de Alimentos de Madrid logró repartir 151,7 kilos de alimentos por personas, por año, pero todo parece indicar, según informaciones periodísticas, que este año no será posible llegar a esa cifra, por la disminución de las ayudas, tanto de particulares, como de las empresas privadas. Para la gran jornada de recolección que se harán en noviembre en el país se necesitan 120 mil voluntarios para que apoyen con el tema logístico y de recogida, de los cuales diez mil quinientos son para Madrid.  

Hay que recordar que en España este año se han alcanzado cifras de inflación que no se alcanzaban desde hace más de treinta anualidades, al llegar a más de 10 % en el verano, y que aunque el Gobierno ha pretendido justificarlo con la guerra de Ucrania, la realidad es que ya antes de que Rusia invadiera y comenzara el conflicto, estas organizaciones ya comenzaban a ver una merma en la cantidad de donativos que recibían y un aumento en la cantidad de personas que se acercaban a pedir ayuda. En una entrada anterior, comentamos la crítica situación que se padece en Canarias en esta materia. Remontarla será difícil.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario