Medio Ambiente

CAMBIO CLÍMATICO | Ben Magec-Ecologistas en Acción denuncia «la incongruencia en las políticas en desarrollo»

EBFNoticias | 

En el día internacional de lucha contra el cambio climático la federación ecologista canaria Ben Magec-Ecologistas en Acción denuncia la incongruencia en las políticas en desarrollo e insta a actuar de manera realista y responsable desde Canarias frente a este desafío global.

Así, esta organización denuncia:

«Hoy 24 de octubre 2022, día internacional de lucha contra el cambio climático, Ben Magec-Ecologistas en Acción hace un llamamiento a abordar en coherencia con la realidad territorial de Canarias la emergencia climática, y denuncia cómo el relato de la urgencia en la descarbonización del archipiélago está sirviendo para que grandes empresas acaparen recursos públicos como el suelo, el sol y el viento, condicionando con soluciones parciales, continuistas y en muchos casos de un impacto medioambiental inasumible, el modelo de desarrollo de nuestro territorio.

“Debemos entender la realidad del problema con una visión amplia: conocer las causas globales del cambio climático y sus principales responsables, y poner en contexto en qué medida y cómo contribuimos desde Canarias para identificar qué debemos hacer desde la especificidad de nuestro archipiélago” afirma Claudia Asensi, investigadora en comunicación del cambio climático y portavoz de la federación ecologista. “Las emisiones de Canarias suponen el 0,02% de las globales por lo que, aún descarbonizando el 100% la economía canaria, nos veríamos igualmente afectados por los impactos del cambio climático” apunta. “Con esto no queremos decir que no sea importante aumentar los esfuerzos en mitigación, reducir radicalmente nuestras emisiones, sino que debemos mantener la visión de conjunto y definir con sensatez nuestras prioridades y estrategias desde la realidad local, lo que en nuestra situación significa focalizarnos en la adaptación y una mitigación que aumente la resiliencia del territorio y nuestra gente, ante todo” matiza Asensi.

Canarias como territorio insular situado en región subtropical al occidente de África es, según el IPCC, especialmente vulnerable a los impactos del cambio climático, sin embargo ha desarrollado un modelo económico muy dependiente del petróleo y del exterior, tanto de la importación de materiales y turistas, como de la absorción de nuestros residuos. “Canarias requiere 27 veces su superficie para mantener el nivel de vida actual, lo que resulta absolutamente desorbitado, insostenible e incoherente con las acciones necesarias frente al cambio climático” afirma Noelia Sánchez, secretaria general de la organización. “Esto sugiere que debemos reorientar nuestro modelo de desarrollo para reducir estas dependencias, minimizar en general el consumo energético para que sea viable apostar por un modelo energético basado en fuentes renovables que garantice el menor impacto medioambiental y la calidad de vida de las personas” añade.   

“No podemos perder la oportunidad histórica de que esta necesaria transición energética sea justa y más allá de hacer una mera sustitución de tecnologías fósiles por renovables, fortalezca la capacidad del territorio y de la ciudadanía para hacer frente a los impactos del cambio climático y la inestabilidad política global, y genere riqueza para el conjunto de la población” reivindica como socióloga especialmente preocupada por la justicia social y climática. “Sin embargo, las políticas en curso continúan perpetuando el viejo modelo de meter dinero en el ladrillo, en infraestructuras faraónicas en manos de grandes empresas, ocupando el escaso suelo disponible e implicando impactos medioambientales significativos” denuncia.

Por otro lado Eugenio Reyes, experto en etnobotánica y biodiversidad cultural de la misma organización afirma, “se nos olvida que un suelo en buen estado de conservación tiene una capacidad de captación de carbono muy elevada, y realiza otras funciones fundamentales para el sostenimiento de la vida como proveer alimentos de calidad y de cercanía que no necesitan de largas cadenas de transporte, mantener la humedad y biodiversidad y reducir el riesgo de grandes incendios y la erosión frente a las escorrentías entre otros”. Por ello reivindican la necesidad de apostar por políticas de protección y conservación del medio natural y el apoyo decidido al sector primario, prioritariamente orientado al consumo local y la mejora de las cuotas de soberanía alimentaria. Sin embargo, a pesar del papel del territorio como sustento de la vida y aliado fundamental frente al cambio climático, en Canarias se continúa con las viejas fórmulas de más cemento y construcción, y la venta del escaso y estratégico suelo y la específica biodiversidad que alberga, al mejor postor, denuncian.

Ben Magec-Ecologistas en Acción señala que las multitudinarias manifestaciones del pasado sábado que tuvieron lugar en las islas capitalinas bajo el lema “Canarias no se vende, se ama y se defiende” evidencian la preocupación de la ciudadanía por estas políticas continuistas y pide se escuche el clamor popular, se haga una moratoria a nuevas construcciones, a más turismo, y se desarrolle sin demora una política basada en el cuidado de la vida, de las personas, de la conservación de la biodiversidad y el territorio y nuestros mares, de cuya salud depende nuestra capacidad de afrontar el cambio climático con mejores cartas.

“Estamos en un momento determinante de la historia en el que cada acción cuenta. Con proyectos como la central de bombeo reversible Chira Soria, la introducción del gas (otro potente causante de calentamiento global), los nuevos y contraproducentes hoteles como Cuna del Alma, el de La Tejita o el mantenimiento de El Oliva Beach, la ocupación de suelo con más y más carreteras, o el desarrollo de grandes proyectos de renovables sin valorar con rigurosidad su impacto ni trabajar sobre la reducción de la demanda ni el modelo energético en su conjunto, o la apuesta por más y más puertos como el de Fonsalía, `nos la jugamos´”, denuncia la secretaria general.

Es ahora el momento de apostar por un modelo de desarrollo basado en la adaptación de la presión humana a los límites de Canarias, a la capacidad de carga que pueden soportar nuestras islas. Porque “Canarias tiene un límite”, y desarrollar políticas sopesadas en base a esta realidad es hacer buena parte de nuestra tarea frente al Cambio Climático. Necesitamos políticos valientes que se desmarquen de las inercias e intereses particulares,  y sean capaces de dar protección y seguridad a nuestro territorio y población. Cualquiera de las políticas que no vaya en esta línea significa hipotecar nuestro presente y el de las generaciones venideras. “Hablemos de las respuestas sociales más coherentes frente al cambio climático desde los barrios, descubriremos que las soluciones en materia de gestión hídrica y energética, movilidad, alimentación, salud, trabajo… aportadas por la gente son asumibles y de menor impacto. Es así como verdaderamente se invierte en un futuro para las islas. Es así como Canarias se ama y se defiende frente al cambio climático».

 

 

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario