FIRMAS

OPINIÓN | Lean manufacturing | Momo Marrero

En esta serie de artículos dedicados a la metodología y la filosofía lean no podía faltar uno dedicado a la gestión de la producción, el lean manufacturing (también denominado lean production). Posiblemente sea el concepto más extendido y el que constituye la base misma del método lean.

Siguiendo con el relato expuesto en anteriores artículos, el lean manufacturing trata de optimizar el sistema de producción desde la excelencia, con eficiencia y eficacia, haciéndolo bien desde la primera vez (evitando el costoso reprocesamiento), reduciendo los desperdicios (mudas), agregando valor en cada proceso y produciendo únicamente aquello que se demanda, aplicando el  sistema pull.

Cabe insistir en la importancia de trazar el mapa del flujo del valor para la implantación y el desarrollo de la metodología lean, pues proporciona una visión global e integral del proceso, aporta valores cuantitativos, facilita su comprensión y permite la identificación de posibles mejoras, así como la localización de posibles cuellos de botella en el proceso.

La metodología lean production, tal como ocurre con la filosofía lean por definición, pone el foco en el capital humano, en el equipo y en la inteligencia colectiva, y las pone al servicio de la empresa, con el objeto de promover la contribución individual en la búsqueda de soluciones a problemas identificados y en la aportación de propuestas para su resolución.

Paralelamente, la filosofía lean se basa en la gestión visual de la información, que propicia la estandarización y la toma de decisiones.

La metodología lean dispone de múltiples herramientas en función de las necesidades y objetivos que se persigan. Estas son algunas de ellas:

  • Kaizen

Herramienta que facilita la mejora continuada: “aunque algo funcione, siempre se puede hacer mejor”.

  • Poka-yoke

Herramienta que permite la detección temprana de los errores en el proceso productivo.

  • Gemba

Herramienta destinada a observar dónde suceden las cosas, partiendo de la premisa de que los problemas se solucionan allá donde se producen.

  • Pull

Herramienta que determina los flujos de los procesos en función de la demanda del cliente.

  • JIT. Just in time

Herramienta centrada en la producción de la cantidad justa de productos en función de la demanda.

Herramienta de gestión de la información que documenta los flujos de trabajo y las tareas.

A estas herramientas debemos sumar aquella que siempre aparece sistemáticamente en mis artículos: la 5S, herramienta clave para gestionar el orden y la limpieza en el entorno laboral.

Para finalizar cabe detallar los beneficios que aporta la metodología lean manufacturing a corto plazo:

  1. Mejora de la eficiencia (se trabaja mejor)
  2. Mejora de la eficacia (se trabaja menos)
  3. Reducción de costes
  4. Aumento de la competitividad
  5. Mejora de la calidad
  6. Eliminación de los desperdicios
  7. Optimización de los recursos
  8. Optimización de la gestión del tiempo

Imagen: Momo Marrero

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario