FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Combatir la economía sumergida | Salvador García Llanos

Creíamos -¡qué ingenuos!- que la economía sumergida había pasado a mejor vida. Denuncias, inspecciones, comportamientos contables menos viciosos, autoexigencias de honestidad… pero no, la vida debe seguir igual allá donde se meten goles para defraudar. Si no, es difícil explicar que la consejería de Economía, Conocimiento y Empleo del Gobierno de Canarias afronte una nueva campaña para reforzar la Inspección de Trabajo que traerá a las islas a treinta y dos inspectores de otras comunidades autónomas. La iniciativa tendrá un coste aproximado de ciento cincuenta mil euros.

Veamos el por qué. Entre enero y septiembre pasados, han aflorado cuatro mil setecientos cincuenta y seis empleos irregulares en nuestra Comunidad. Los motivos:

-3.269 trabajadores y trabajadoras no estaban dados de alta en la Seguridad Social (SS).

-61 personas estaban trabajando, mientras cobraban una prestación o subsidio de desempleo.

-114 personas extranjeras no comunitarias estaban trabajando sin permiso de trabajo.

-1.312 personas realizaban jornadas laborales con incrementos superiores al 50 % a lo pactado en contrato o se consideró que debían pasar de contratos parciales a tiempo completo.

Además, fueron abiertos expedientes por 44 obstrucciones por no identificar a personas de las que se tenía indicios de que estaban realizando una actividad laboral, en condiciones irregulares.

Con estas cifras, se trata de combatir la economía sumergida. Durante un mes y medio, la inspección se fija claramente como objetivo acabar con estas prácticas  y con los incumplimientos en empresas y personas trabajadoras que infringen la normativa laboral.

La consejera de Empleo del Gobierno de Canarias, Elena Máñez, explicó cómo la economía sumergida es una cuestión “que preocupa a los gobiernos de Canarias y de España y la lucha contra el fraude laboral es también un compromiso de las patronales y las organizaciones sindicales”. La aportación de ciento cincuenta mil euros del Gobierno de Canarias sirve para afrontar los gastos de traslado y estancia de las treinta y dos personas de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITTS) que se desplazarán hasta las islas, para intensificar la presión sobre las contrataciones irregulares “porque de lo que estamos hablando es de una competencia completamente desleal con las empresas que sí cumplen y que además deja a las personas trabajadoras fuera de cualquier ámbito de protección en materias laborales y les sustrae sus derechos.”

Por su parte, el director territorial de la Inspección de Trabajo y la Seguridad Social en Canarias, Francisco Guindín, destacó que, desde enero, el trabajo de la ITSS ya ha aflorado casi cinco mil empleos irregulares en Canarias, “de los que el 26 % correspondían a Hostelería, el 19 % al sector Servicios y el 12 % al de Comercio, por lo que serán los sectores donde más reforcemos el control.” Guindín continuó explicando que, además, “el refuerzo permitirá realizar un mayor número estos controles en horarios poco habituales, como el nocturno y los días festivos, en unas mil trescientas empresas”.

Guindín concluyó que el objeto de su servicio es siempre aflorar las conductas irregulares en el trabajo y no el hecho de sancionar, “por lo que si ahora, al saber de esta campaña, hay empresas que van directas a sus asesorías, para regularizar situaciones, tanto nosotros, como el Gobierno de Canarias estaremos encantados, porque ya habrán comenzado a conseguirse los objetivos del refuerzo.

Para concienciar de la importancia de que toda la sociedad denuncie los casos que conozca y para demostrar que la Inspección está alcanzando un importante índice de efectividad en la detección de conductas infractoras, la ITSS aportó los resultados globales alcanzados en lo que va de año y a los que anteriormente nos hemos referido.

De manera que hay que hacer un frente amplio, activo y participativo, para combatir la economía sumergida que tanto daño ha hecho en el pasado y que tanto ha perjudicado al conjunto de la productividad.  A estas alturas, basta con decir ya está bien.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario