ISLAS

LA PALMA | Pedro Higinio Álvarez denuncia el «silencio cómplice» de los científicos ante el «atropello irreversible» de la Administración en las coladas

EBFNoticias | 

El economista palmero Pedro Higinio Álvarez, en una entrevista concedida recientemente al foro de debate y entrevistas La Palma Opina, se muestra  crítico con la gestión que de la recuperación económica del Valle Aridane, tras la erupción volcánica están llevando a cabo las Administraciones públicas, aunque reconozca que esta situación «es algo nuevo para todos».

«La valoración que haría de esta crisis volcánica no es muy favorable, ya que lo verdaderamente urgente ha sido y tiene que ser la solución habitacional de las personas que han perdido sus viviendas», afirma el economista, quien insiste en que  este problema de la vivienda «no está totalmente solucionado y es el que con más urgencia se debe abordar, ya que para otras cuestiones hay mecanismos para afrontarlas con tranquilidad, serenidad y con intención de consenso».

Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de La Laguna, actualmente es docente en la enseñanza pública. Su trayectoria profesional la inició en el Ayuntamiento de Garafía. Ha asesorado a empresas de la Administración Pública y fue asesor presupuestario en el Parlamento de Canarias, al servicio del grupo Socialista. En el ámbito social, colaboró con el movimiento ecologista en La Palma y Canarias.

Preguntado por el papel de la ciudadanía durante y después de la emergencia volcánica, le «llama la atención que, en la sociedad, en este caso la del Valle de Aridane, haya tantos colectivos de damnificados y afectados», un hecho del que hace una doble lectura: «La proliferación de entidades es positivo en cuanto al nivel de participación, pero negativo por la excesiva fragmentación que hay a la hora de afrontar un problema».

A la hora de aplicar un plan que sea capaz de reactivar la economía de la isla, Álvarez señala como factor novedoso que «las Administraciones públicas, aprovechando la crisis, han puesto sobre la mesa el debate sobre el presente y futuro de la isla», pero critica el modelo de desarrollo económico, que, según observa, se pretende implantar para  impulsar recuperación tras la erupción volcánica.

En este sentido, deja clara su visión en el foro La Palma Opina: «Analizando los proyectos, las iniciativas y las propuestas que se están planteando para el Valle de Aridane y con implicaciones para La Palma, y aprovechando esta crisis, se están desempolvando viejos proyectos como la carretera que une La Zamora y El Remo». Alude así el entrevistado a obras que son piezas de un puzle con objetivos claros y considera un error «convertir al Valle de Aridane, y por supuesto la isla, en un nuevo territorio con la misma actividad turística que en otras islas», un modelo de desarrollo que, según su criterio, «ha fracasado».

En esta línea, expone que «este modelo de turismo hace referencia a un modelo de gestión dependiente del exterior, un modelo en el que las decisiones se toman fuera de Canarias y un modelo que atenta contra los valores naturales donde se desarrolla».

En cuanto a cómo debe llevarse a cabo la protección del nuevo territorio creado por la erupción del pasado año, Álvarez afirma que las coladas y las fajanas deben protegerse «por interés turístico,  cultural y geológico», y a esta reflexión añade que «son recursos de interés turístico de primer orden», por lo que lamenta que esta nueva extensión de terreno esté siendo intervenida «sin planificación y de una manera desordenada». De ahí que crea urgente «otorgarle a las fajanas y a las coladas una mayor protección jurídica».

Al respecto, se muestra sorprendido ante el «silencio« de la comunidad científica: «Yo no he visto, ni he oído, ni he leído a ningún científico desde el ámbito geológico, vulcanológico y natural poner el grito en el cielo por lo que las Administraciones públicas de Canarias y del Estado están haciendo en las coladas». Por esta constatación, insiste en denunciar «el silencio cómplice de los científicos ante el atropello irreversible que la Administración pública está haciendo sobre las coladas».

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario