FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Casero se equivoca de nuevo | Salvador García Llanos

 Un tropezón cualquiera da en la vida, vale. Un error lo cometemos todos, de acuerdo. Pero cuando se incurre en la contumacia parlamentaria, hay que hacérselo mirar. Ya estaba estigmatizado el hombre; ahora, con un segundo error, difícilmente le van a perdonar.

El diputado del PP por Cáceres, Alberto Casero, se ha vuelto a equivocar y ha votado el pasado jueves en el Pleno del Congreso a favor de crear una comisión de investigación sobre las supuestas actuaciones de la conocida como ‘política patriótica’ del Gobierno de Mariano Rajoy contra políticos independentistas catalanes. Casero aparece en el bloque de los diputados que han dado el sí a la creación de dicha comisión, junto al PSOE, Unidas Podemos, ERC, Grupo Plural, PNV,  EH Bildu y varios partidos del Grupo Mixto.

En total, 191 votos, más que suficiente para aprobarla, por lo que el apoyo de Casero no resultaba decisivo para que saliera adelante, como sí ocurrió con la reforma laboral. En contra han votado PP, Vox, Ciudadanos y el resto del Grupo Mixto. Tomás Guitarte, de Teruel Existe, se ha abstenido.

La iniciativa llevaba la firma de ERC, Bildu y Más País y el enunciado pedía en concreto la «creación de una comisión de investigación sobre la presunta intromisión a la soberanía del Principado de Andorra por parte de responsables políticos españoles, así como de entramados parapoliciales en el marco de la denominada Operación Cataluña».

No es infrecuente que de vez en cuando los diputados y senadores se confundan en votaciones en las Cortes. Pero el caso de Casero llama la atención porque fue aquel diputado gracias a cuyo voto favorable el Gobierno sacó adelante el pasado mes de febrero una votación tan decisiva como la reforma laboral. Recordemos que tras el ‘no’ de ERC y las dudas de UPN -que finalmente votó en contra-, los apoyos a aquel proyecto de Ley se preconfiguraban muy ajustados, hasta que el diputado Casero se equivocó: no le dio al botón que debía desde su escaño, lo que permitió que el decreto saliera adelante por solo un voto de diferencia. Ahora, no ha sido tan decisivo (sin el concurso del diputado cacereño, la iniciativa igualmente habría salido adelante) pero las chanzas por la nueva equivocación deben haber abundado.

Estas son las cosas que, además de no contar con las simpatías del personal, en la política quedan señaladas por su fácil memorización. Mala suerte (?) la del diputado Casero. Maldita gracia que les causará a sus jefes.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario