CORONAVIRUS | COVID-19 Salud Sanidad SOCIEDAD

COVID | La fatiga es el síntoma persistente más común en diferentes variantes del virus

Un estudio español ha comparado los síntomas durante la fase aguda y a los seis meses de la infección de las variantes Wuhan, alfa y delta del SARS-CoV-2. La primera tuvo más síntomas persistentes, que siguen una potencial tendencia descendente conforme aparecen distintas versiones y la progresiva vacunación.

EBFNoticias | SINC | 

Un grupo de investigación liderado por la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), y en el que participa la Universidad Complutense de Madrid (UCM), ha comparado los síntomas al inicio y seis meses después de tres grupos de pacientes infectados con diferentes variantes (Wuhan, alfa y delta) del SARS-CoV-2 que requirieron hospitalización.

Una de las conclusiones principales del estudio, publicado recientemente en la revista Pathogens, es que la fatiga es un síntoma que afecta en proporción similar a los pacientes independientemente de la versión del virus.

Los pacientes infectados con la variante de Wuhan tuvieron de media más síntomas en la fase aguda de la covid-19 que en el resto de las versiones, siendo fiebre, disnea y síntomas gastrointestinales los más comunes

“Al mantenerse constante a través de las variantes puede ser uno de los criterios clínicos clave para la definición de esta enfermedad”, indica César Fernández de las Peñas, catedrático del departamento de Fisioterapia, Terapia Ocupacional, Rehabilitación y Medicina Física de la URJC. No obstante, la gran cantidad de síntomas “complica establecer un único criterio diagnóstico”, añade.

Según el trabajo, los pacientes infectados con la variante de Wuhan tuvieron de media más síntomas en la fase aguda de la covid-19 que en el resto de las versiones, siendo fiebre, disnea –dificultad para respirar– y síntomas gastrointestinales los más comunes, mientras que con la variante delta había más cefalea y anosmia –pérdida de olfato–.

Según Fernández de las Peñas, “la presencia de anosmia en la variante delta determina que no se debería hablar de una gripalización del SARS-CoV-2. Estas diferencias se han ido observando en la clínica a lo largo de las diferentes olas, pero hemos sido los primeros en compararlos de forma sistemática” en un estudio científico, destaca.

Seguimiento telefónico seis meses después

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores revisaron los datos de 200 pacientes durante su hospitalización. A los 6 meses del cuadro agudo, se realizaron entrevistas telefónicas para conocer la situación y sintomatología de esas personas tras el ingreso.

Parece que la incidencia de covid persistente puede ser menor conforme pasa el tiempo y ante la presencia de nuevas variantes como ómicron, probablemente condicionado por la vacunación. Pero sigue siendo un problema grave dado el gran número de contagios que ocurren | Juan Torres Macho, UCM

La fatiga tuvo una persistencia similar en los tres grupos de pacientes, aunque existieron múltiples síntomas con todas las variantes del virus. Aquellos infectados con la variante de Wuhan, tenían un mayor número de síntomas persistentes (3 frente a 2 del resto de variantes) y la disnea fue el más frecuente. Los pacientes con delta reportaron más alopecia.

“Parece que la incidencia de covid persistente puede ser menor conforme pasa el tiempo y ante la presencia de nuevas variantes como ómicron, probablemente condicionado por la vacunación. Pero sigue siendo un problema grave dado el gran número de contagios que ocurren”, concluye Juan Torres Macho, investigador del departamento de Medicina de la UCM y coautor del trabajo.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario