FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Una luz para el edificio Iders | Salvador García Llanos

El malestar se había acentuado durante las últimas semanas, de modo que las quejas, las protestas y las denuncias circulantes en medios de comunicación, redes sociales y de mensajería elevaron el listón hasta urgir una solución a las autoridades municipales. Las imágenes hablaban por sí solas hasta hacer la situación más insostenible. La realidad del edificio Iders, en el Puerto de la Cruz, del que tantas veces nos hemos ocupado, sumida en la impotencia y en un embrollo jurídico de campeo nato, vagando por los alargados e inacabables laberintos de no saber qué hacer, esa realidad, decimos, convertida en un problema social, estaba apremiada y necesitaba de alguna luz., de algo, de una alternativa con tal de salir del marasmo y alumbrar alguna solución a los propietarios, a los afectados, a los colindantes, a una comunidad que es un destino turístico y que lleva años padeciendo un impacto negativo, desde todos los puntos de vista.

Por eso, las informaciones de ayer, relativas a una reunión de responsables del gobierno municipal con los propietarios, tienen su interés y permiten albergar la impresión de que algo se mueve y que existe una salida. Ojalá haya una continuidad en las acciones y no surjan más obstáculos con tal de avanzar en las soluciones que se esbozan.

El gobierno local, en efecto, ha comunicado a los propietarios que la solución técnica y jurídica pasa por la declaración de ruina inminente del inmueble, además de ordenar el desalojo, en este caso de todas las personas que lo vienen ocupando. En el supuesto de que los propietarios, tras la correspondiente notificación, no asuman el tapiado, la limpieza y proyecto para la posterior demolición del edificio, el Ayuntamiento estará habilitado para la ejecución forzosa de las actuaciones ordenadas de forma subsidiaria.

La declaración de ruina y sus consecuencias cuenta, según responsables del Ayuntamiento, cuenta con todos los informes técnicos y jurídicos necesarios. La decisión será notificada a las partes tras la convocatoria de una nueva reunión técnica dentro de dos semanas, en la que se podrán trasladar las dudas y cuestiones técnicas que algunos propietarios puedan tener con respecto a esta declaración de ruina inminente.

Con esta declaración se insta a los propietarios a limpiar y a tapiar un edificio tras el desalojo de las nueve personas que aún ocupan de forma ilegal el inmueble, desalojo que se producirá en las próximas horas.

“Esta declaración supone un antes y un después para ofrecer una solución integral no solo a los propietarios sino también a los vecinos de los edificios colindantes y a la propia imagen de la ciudad, que se ha visto muy afectada en el último cuarto de siglo, y va a contar con todos los recursos municipales que sean necesarios, porque ya contamos con todos los informes que consolidan con todas las garantías jurídicas el compromiso de la administración para afrontar esta situación tan enquistada”, explicó el alcalde Marco González.

Por su parte, el concejal delegado de Ciudad Sostenible, que ostenta las competencias urbanísticas, David Hernández, presente también en el encuentro con los propietarios, detalló todo el proceso que se ha seguido desde el área de la que es responsable para decretar esta ruina inminente que es la solución propuesta que incluye “además del desalojo que llevará a cabo la policía y el que cual ya ha sido informado a las personas que ocupan el edificio, la limpieza y el vallado por parte de los propietarios después de ser notificados, tras lo que se instará a la presentación del proyecto técnico para su posterior demolición”.

Según informó el gobierno local, tras esa reunión técnica y previamente notificados, si los propietarios no ejecutan las actuaciones que se desprenden de esta declaración de ruina inminente en los correspondientes plazos que marca la ley, el Ayuntamiento estará habilitado de forma subsidiaria al desarrollo de estas acciones, repercutiendo con posterioridad el coste de todas las actuaciones a los propietarios, tal y como marca la normativa vigente.

En efecto, en una nota informativa, esta hoja de ruta con los plazos marcados por la ley, es la culminación de todo un proceso en el que ha intervenido el área técnica municipal de Ciudad Sostenible, para alumbrar una solución que da las máximas garantías legales, una solución comprometida en la búsqueda de unas medidas que den respuesta a un problema que se ha venido dando desde que en 1991, se decretara el desalojo del edificio por aluminosis y tras años de vicisitudes jurídicas que han complicado hasta el extremo una controversia, que tiene por fin una respuesta respaldada por todos los informes técnicos y jurídicos necesarios.

En fin, una luz para Iders. A ver si es que la que ilumina la solución.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario