FIRMAS

OPINIÓN | Ucrania | Guillermo Ariza

Todo vira al negro, a lo que nos muestra la Mar cuando adolece de calma.
Es entonces cuando aparece la Luz.
Difícil resulta encontrarla y no será por que venga escondida, que mucho lleva embadurnando la negrura con destellos imposibles…
Desde una atalaya triste, escudriño el desastre, veo la mierda, y no soy capaz de descoserme del pánico.
Miro con pasmo y escucho interpretaciones distintas. Unas de Levante, otras de Poniente.
No hay lugar aquí para mis Vientos.
Vivimos arropados por la mentira. Cubiertos por un paradigma turbio.
Amanecemos a diario con esa facilidad inmensa que nos hace mirar hacia otro lado.
Buscándonos en otro lugar que no lo sabemos nuestro. Sitio cubierto por sábanas limpias, por mantas que lo mismo espantan el frío que echan para atrás el miedo.
Fácil resulta ahuyentar el terror cuando nos cubre la calma.
Entonces…
Se nos viene encima el Infierno, nos atragantamos con la nausea.
Es el momento de comprender la muerte, de dormir con el hambre, de apartar la oscuridad, de intentar compartir el miedo absoluto.
Entre tanto, habrá que seguir viviendo el circo.
Ese en el que ya no quedan trapecistas, domadores.
Ese en el que sólo quedan caricatos.
Es esta la tristeza que envuelve la Carpa.
Es esta la pena que acaricia el Mundo…

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario