Artes gráficas Cultura Gastronomía Motor Periodismo Prensa Publicidad SOCIEDAD Televisión Turismo

VIAJES | Agaete, Gran Canaria

EBFNoticias | Willy Sloe Gin | 

Seguramente sea este, uno de los nombres menos guanches de estas las Islas. O quizá no, quién sabe… Que por mucho intentar comprender aquello,  más se escapa.

Lugar de lugares. Colocado por los Dioses  al noreste de Gran Canaria, es sin duda, el puerto más desconocido y bello de estas islas. Que me perdonen sus Hermanos…

Pueblo misterioso para los que aspiramos a entenderlo. Como no puede ser de otra forma, los isleños lo pasean sabiéndose conocedores de sus lindes, de su magia. Es para ellos el Puerto de las Nieves algo sabido, natural, ancestral si se quiere. Para el que llega, el fin primero es acabar perplejo, empezar a entender y al cabo, resignarse por no entender nada. Se hace necesaria la charla de algún canario para, por fin, podernos agarrar a lo simple. A lo que siempre ha estado allá.

De la mano de Fred Olsen arribé allí entrada la noche.  No recuerdo mi puerto de partida. Fuera seguramente porque muchos barcos me acompañaron en otras tantas travesías.

Cómo no recordar mi sueño en proa llegando a Gran Canaria. Una azafata marina me despertó suavemente y de una forma menos suave, me mandó a la bodega del barco para que recogiera la moto. De no haber ido velozmente, hubiera dado la vuelta el barco y sin remedio, me hubieran facturado otra vez para Tenerife.

A la caza y captura de aposento entré en esta joya canaria. No resulta fácil relatar lo vivido hace ya algún tiempo. No obstante y a pesar de no pocas lagunas oníricas, recuerdo mi primera noche en aquel puerto.

Pensé entonces en  lo contradictorio de Agaete.

Puerto mínimo aderezado con algunos restaurantes que descansan sobre maderos. Pantalanes  que los sujetan y acarician. Y por otro lado, es Agaete un puerto dotado con un calado capaz de dar abrigo a trimaranes inmensos.

Marineros, marinos, buques y calados escondidos… ¡Cabe mayor contradicción!

Así es Gran Canaria. Son así estas Islas. Todo o más que todo. No cabe la Nada en lo que desprenden… Barquichuelas y Fred Olsen. Naviera arrogante, veloz y bella.

Pero soy uno de esos que aun incomprendido por muchos, no entiende el viaje sin mar y moto. Por eso, mencionar mínimamente las carreteras que dividen y cruzan estas tierras volcánicas. Meridianos y paralelos que lo mismo te acompañan a la vera de la mar, que te suben arriba de las nubes. Todo en poquísimos kilómetros.

Cuarenta kilómetros pueden llevarte dos o tres horas. Más magia…

Es esta la esencia misma de Las Canarias. Islas bendecidas y castigadas por el fuego que duerme en sus entrañas.

Fotografiar sus faros me acercó entonces a  temeridades ajenas a la Península.

Tres noches pasé en Gran Canaria y dos de ellas en Agaete, Imán inmisericorde que me atrajo para poder pasear sus calles de amanecida. Poderoso espectáculo.

Cualquier BMW cumplirá con creces las necesidades que demandan esta Tierras. Entonces las recorrí en una R 1200 GS. Lo mismo da.

En breve vuelvo a estas tierras fértiles, negras y ancestrales.

Dará igual con qué modelo vaya. Todas serían y serán compañeras perfectas. La escogida me esperará amarrada en la bodega del barco. Complejas maniobras de verticalidades y cinchas para un viajero, no para los marineros de Fred Olsen.

Para ellos resulta fácil anclar tanta Belleza…

Desde Entre Mapas y Candiles y en mi nombre, os deseamos una Feliz Navidad y lo mejor para el 2022.

Gracias a BMW Motorrad España, BMW Movilnorte Motorrad, Onda Cero Ciudad Rodrigo, Fred Olsen,  Tachi Izquierdo y tantos más…

 

Willy Sloe Gin