FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Demasiadas adversidades | Salvador García Llanos

De los datos publicados ayer mismo por el Instituto Nacional de Estadística (INE), se desprende que el gasto medio diario de los españoles se ha situado en los cuarenta y cuatro euros para los viajes dentro del territorio, mientras que asciende hasta los sesenta y seis euros en el caso del extranjero. Según el destino, los mayores gastos aparecen en Canarias (setenta y tres euros de media), Baleares (setenta euros) y Navarra cincuenta y dos (cincuenta y dos euros). En cifras generales, el gasto total de los españoles en el tercer trimestre aumenta un 55% hasta los dieciséis mil ciento setenta y ocho millones de euros.

Aparte del llamativo dato referido a Canarias, se pone de manifiesto que los españoles recuperaron parte de la normalidad prepandémica en verano, con cincuenta y siete millones de viajes, un 23,6 % más frente a los mismos meses de 2020. Del total, el 94,4 % de los españoles eligió pasar sus vacaciones dentro del territorio nacional, un 20,6 % más frente al año anterior.

Mucho mayor fue la subida con respecto a los españoles que optaron por salir al extranjero entre julio y septiembre, un 119 % más frente al año anterior, teniendo en cuenta el menor número de restricciones y la mayor movilidad tras la pandemia de coronavirus. Sin embargo, solo el 5,6 % de los españoles viajaron al extranjero.

Lástima que esta evolución positiva que prueba la recuperación del sector turismo y de la productividad económica, se vea truncada por la aparición de la variante ómicron que ha obligado a los gobiernos europeos a la adopción de medidas restrictivas que frenan, sobre todo, la movilidad de los ciudadanos y siembran de incertidumbre sus propósitos de viajar o de disfrutar de un período de vacaciones. Hasta los viajes de negocios, según el INE, mejoraron un 8,2 % y los viajes por otros motivos subieron un 38,6 %. El principal motivo de los viajes en el tercer trimestre fue el ocio, ya sea a destinos internos como a externos.

Ya se pueden palpar los efectos de las cancelaciones de reservas. Se estaba empezando a generar empleo y la reapertura de empresas es un hecho. La multiplicidad de contagios significa un frenazo y otras consecuencias están aún por calibrar en un contexto de replanteamientos y revisiones. Hasta Fitur 2020, prevista para mediados de enero en Madrid, empieza a ser una incógnita que deberá ser despejada en las próximas fechas.

Una lástima. Los datos del INE son francamente alentadores, pero… El sector, que volvía a demostrar su capacidad de superación y empezaba a remontar la crisis, se vuelve a ver condicionado. La cuestión es si será capaz de sobreponerse. Muchas adversidades, acaso demasiadas.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario