Comunicación Cultura Enología Gastronomía Motor Periodismo Prensa Redes sociales Turismo

VIAJES | Tres ángulos que recuerdan otro. BMW R18

Entre Catedrales y Ermitas

EBFNoticias | Willy Sloe Gin |

Recorrida la mitad del Camino, ese que me tiene embadurnado, sigo durmiéndome en mil cosas que me esperan. Las soñadas, las auténticas, las que paradójicamente, hacen que se siga andando.

Quizá algún día sea capaz de poner cada cosa en su sitio, de disfrutarlas  según me vayan llegando. Demasiada, maldita prisa…

Recién llegamos de buscar Catedrales, muchas quedan. Lugares cargados de Historia,  historias y mil leyendas. Esas que hacen que no sepamos distinguir lo real de lo inventado. Al fin y al cabo, todo es cierto. Será porque ha sido vivido intensamente. No es el viajero el que ha de separar el grano de la paja. Seguramente debiéramos comer del primero para descansar, abandonarnos en la segunda.

Nuevamente me enfrento a otra dicotomía. Una contradicción más, que me viene persiguiendo de lejos.

En esta pausa, entre grandezas ciertas, he necesitado atemperar el paso, respirar con calma, saborear lo visto buscando la simpleza que a muchos escapa.

De este modo, entre viaje y viaje, necesito refugiarme en ermitas olvidadas, en el Románico y no tanto, en el Gótico majestuoso. También lo necesito…

Años buscando certezas y, al cabo, me doy de bruces con la realidad que he perseguido siempre. Principios y finales. Son los comienzos más sencillos y no por eso, carentes de la autenticidad de lo que ya ha acabado.

 

Acaba este 2021 vestido en miedo y esperanza. Es por eso que recuerdo estos años pasados, partidos entre inicios y finales recurrentes.

El viajero ha de encontrarse en el referente de sus principios y nunca en lo que pueda deparar el viaje. Siendo de este modo, el viajero se transformaría en un osado turista.

Desde entonces, me he venido buscando en mi Faro. Luz que vio desconsolada la batalla que agarró su nombre. Sí, Trafalgar ha sido siempre el inicio. Pero cambió el viento. El Poniente se tornó en Levante para que descubriera verdades nunca vistas. Apareció Ciudad Rodrigo, de puntillas, silente y cabal. Verdades que jamás serán excluyentes.

No sería completo el relato sin reconocer el lugar que me ha abrigado tantos años. Si cabe, más en silencio, más callado. Pantalán desde el que partido cientos de veces. Por eso, mi agradecimiento y recuerdo a este otro pueblo fronterizo. Me acogió el Álamo y lo sigue haciendo, aunque bien sé, que más temprano que tarde, cada singladura, cada derrota, cada rumbo, partirá y volverá a Ciudad Rodrigo.

Pero, seguramente haya encontrado aquí, la paz que no proporciona el desconcierto disfrazado en aventura.

He querido, necesitado, ¡Quién sabe!, acordarme de la Ermita de Nuestra Señora de la Soledad. Seguramente para poder seguir andando…

Venimos de catedrales y nos sobrecogemos ante una ermita escondida.

Son y serán Trafalgar y Miróbriga lugares de partidas y desasosiegos. También es este pueblo parte del triángulo.

Ya estoy, estamos en capilla.

Serán las Tierras de Zamora, León y Galicia nuestra próxima singladura, nuestro siguiente viaje.

Nueva locura que acabará arribando en La Laguna, allá por Tenerife. Recordaré entonces ratos perdidos mirando esta ermita, cuando por la borda, largaba ilusiones las más de las veces vanas.

Ya es mío el triángulo. Este se convertirá en cuadrángulo cuando entre en escena La Laguna.

¿Puede pedirse más?

No lo creo.

Como siempre, mi agradecimiento a:

BMW Motorrad España, BMW Movilnorte Motorrad, Fred Olsen, Shiro Helmets, EBF, Onda Cero Ciudad Rodrigo y por supuesto a Aída Acosta a Tachi y a Guadalupe.

Bien saben todos que el mejor viaje es que te trae de vuelta a casa…

Desde Entre Mapas y Candiles, en nombre de Aída Acosta y del mío propio, os deseamos Felicidad, Paz, Salud y toda la Luz. FELIZ NAVIDAD

 

Willy Sloe Gin