FIRMAS Francisco Pomares

OPINIÓN | Restricciones por doquier | Salvador García Llanos

Veintiocho países de la Unión Europea/Espacio Económico Europeo (UE/EEE), son considerados territorios de riesgo. Reino Unido, de alto riesgo entre los terceros países. Además, siete naciones del sur de África. Así lo ha decidido España tras la aparición de una nueva variante de la COVID-19, Ómicron, cuyos peligros de contagio, a la vista de la reacción de autoridades, gobiernos y organizaciones de salud, son evidentes. El listado de países está vigente desde el pasado 29 de noviembre hasta las cero horas del próximo domingo 5 de diciembre. Es un listado que se revisa cada siete días en función de cómo evolucione la situación. Su actualización es publicada en el sitio digital del Ministerio de Sanidad.

Los criterios de inclusión que se siguen para determinar las zonas de riesgo de color rojo oscuro, rojo naranja o gris, están basados en los indicadores combinados de las autoridades del bloque europeo y del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades. La situación, sencillamente, es delicada: Europa está nuevamente en el epicentro de la emergencia sanitaria, agravado por la aparición de nueva derivada del virus, de la que aún se conoce muy poco. Las vacaciones invierno están encima y ha sido necesario reactivar dispositivos de vacunación. Para la designación de las zonas o países de riesgo de la Unión Europea y del Espacio Económico Europeo, se toma como referencia los criterios contemplados en la Recomendación (UE) 2020/1475 y la Recomendación (UE) 2021/119.

España ha advertido de riesgo de contagio para los que viajen a Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, República Checa, Chipre, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Grecia, Hungría, Irlanda, Islandia, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal, Rumania y Suecia.

En cuanto a los terceros países, todos se consideran de riesgo. Destaca el Reino Unido que, recordemos, es el primer mercado emisor de pasajeros que escogen España y se desplazan por vía aérea. Los ingleses han endurecido las restricciones de entrada para sus ciudadanos. Los visitantes británicos, así como los del resto de terceros países clasificados de riesgo, ya no podrán ingresar al territorio español sin un certificado de vacunación COVID-19 con pauta completa, después que el Gobierno español endureciera las restricciones de viaje ante la aparición de la nueva mutación del virus Ómicron, una decisión que entró en vigor ayer miércoles. La decisión del Ministerio de Interiores prohíbe a los ciudadanos británicos ingresar al país con solo presentar un Certificado COVID-19 o una prueba de PCR negativa tomada tres días antes de la llegada, como lo hacían hasta ahora.

Adicionalmente, en la presente lista actualizada fueron incluidos siete países del sur de África a causa de la aparición de la nueva variante de coronavirus, “potencialmente de riesgo para la salud pública”: Botsuana, Esuatini/Suazilandia, Lesoto, Mozambique, Namibia, Sudáfrica y Zimbabue. A los pasajeros procedentes de estas naciones, se les requerirá a su llegada a España, la presentación de un certificado de prueba diagnóstica de infección activa (PDIA) con resultado negativo, realizada en las setenta y dos horas anteriores a su llegada a España para NAAT (pruebas de amplificación de ácido nucleico, p.ej.: RT-PCR, RT-LAMP, TMA) / 48h para RAT (test rápido de antígenos).

En definitiva, con los británicos advertidos, o lo que es igual, el Reino Unido considerado territorio de alto riesgo, el revés para el receptivo canario y español no lo quita nadie. Habrá que estar atentos a la evolución de los mercados. Las primeras impresiones convergen en que las reservas ya notaban desde el lunes un índice de cancelaciones bastante alto.

La recuperación tendrá que esperar. De momento, restricciones por doquier.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario