FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Prevenir ante el acoso | Salvador García Llanos

Pasó injustamente inadvertida, en el marco de la pasada conmemoración del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, la importancia que hay que conceder a la ratificación del Convenio 190 de la Organización Mundial del Trabajo (OIT) relativo a la violencia y el acoso en el trabajo.

Básicamente, en virtud de su contenido, los empresarios de los medios de comunicación se ven obligados a garantizar la seguridad de los/las periodistas cuando trabajen fuera de la redacción y recoge de forma específica la violencia “online” obligando a los Estados a adoptar legislación que proteja a los/las profesionales de los ataques en redes y a crear mecanismos de denuncia.

Además, incluye protecciones específicas para los colectivos más vulnerables, susceptibles de recibir más mensajes de odio y discriminación en el lugar del trabajo. Es evidente que hay que contar con dispositivos o herramientas de modo que las profesionales se sientan protegidas y se atrevan a denunciar situaciones que menoscaben su integridad.

El Congreso de los Diputados dio su visto bueno al mencionado Convenio la semana pasada. La Federación de Asociaciones de la Prensa de España (FAPE), que preside Nemesio Rodríguez, se congratuló de tal hecho y ahora aguarda a que, una vez lo apruebe el Consejo de Ministros, comience a ser aplicado, “puesto que recoge normas concretas para perseguir el acoso en el mundo laboral y ampara no solo en el centro de trabajo sino en el ejercicio de las tareas profesionales en donde se lleven a cabo, lo que le hace especialmente importante en el caso de los/las periodistas, como destaca la Federación Internacional de Periodistas (FIJ) que ha participado de forma activa en la aprobación de este convenio y está insistiendo en su ratificación.

Desde la Federación se insiste en que el acoso que sufren muchas periodistas a través de las redes sociales, un hecho que preocupa de manera especial porque los ataques personales amparados en el anonimato pueden conducir a acciones posteriores difíciles de prevenir.

Hace escasas fechas, el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, se vio obligado a destituir a su director de gabinete tras un presunto caso de acoso. La FAPE ha hecho un llamamiento a extremar el rigor a la hora de abordar las noticias sobre violencia machista para que se huya del morbo, del sensacionalismo y de las noticias falsas.

La organización que aglutina a los periodistas españoles insta a los periodistas a cumplir los protocolos para el tratamiento de la violencia de género con el fin de informar de la manera más correcta, contrastando siempre la noticia con fuentes autorizadas y expertas y respetando el derecho al honor, a la imagen y a la intimidad de las víctimas.

En el marco de nuestra función informativa, dice un comunicado de la FAPE, los/las periodistas debemos contribuir de forma decidida a erradicar el grave problema social y estructural que supone la violencia de género.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario