Canarias ECONOMÍA E INDUSTRIA Empleo POLÍTICA Política Económica Protección civil Seguridad y Emergencias Servicios públicos Sucesos

LA PALMA | La comisaria europea se compromete con Torres a movilizar todos los mecanismos posibles para reconstruir La Palma

EBFNoticias |

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, intervino esta mañana (viernes 19 de noviembre), de forma telemática y desde La Palma, en la sesión asociativa y la clausura de la XXVI Conferencia de Presidentes de las Regiones Ultraperiféricas (RUP), que se celebra -bajo la presidencia de la Región Autónoma de Azores- en la ciudad de Punta Delgada, en la isla de San Miguel.

Ante los medios de comunicación, el presidente se refirió a su intervención en la Conferencia y subrayó el apoyo unánime que ha recibido de todos los presidentes de las RUP para exigir ante la UE los máximos recursos para la reconstrucción de la isla de La Palma a través de los fondos de solidaridad, un extremo que también fue apoyado en su intervención por la comisaria europea de Cohesión y Reformas, Elisa Ferreira. La comisaria expuso en alocución que “quisiera asegurar al presidente Torres y al pueblo de La Palma que haremos cuanto esté en nuestra mano para ayudarles. Movilizaremos todos los mecanismos de apoyo posibles para hacer frente a las consecuencias de la catástrofe. Además, podemos ayudar en la preparación de la solicitud para movilizar el Fondo de Solidaridad, y estamos estudiando las posibilidades de apoyo en el marco del Posei y del Fondo de Desarrollo Rural”, detalló Ferreira.

La necesidad de ese apoyo además se traslada en la Declaración Final aprobada en la Conferencia (incluida íntegramente en esta misma nota, al final). Según remarcó Torres, esta apoyo es muy relevante para obtener los máximos fondos desde la UE ante el volcán más grave de los últimos siglos en Europa. Aunque los cálculos actuales, que son provisionales, apuntan a unos daños de entre los 550 y los 700 millones de euros, el presidente recuerda que la emergencia continúa y que seguramente serán más elevados, aunque con esas cifras ya se superan los 440 millones que exige la UE (el 1% del PIB canario) para poder acceder a esas partidas de solidaridad. “Recibiremos, por tanto, un porcentaje de los 500 millones anuales que tiene la UE para emergencias e iremos con el aval de todas las RUP para que la cifra final sea lo más alta posible”, indicó.

Durante su intervención en la Conferencia, el presidente de Canarias también abogó por una nueva Estrategia para las RUP y por una mayor flexibilización de las reglas para que estas comunidades puedan ejecutar los fondos de recuperación de la UE por la pandemia (Next Generation). Torres recordó que, a los dos días de la erupción, ya le vaticinó a la comisaria de Cohesión y Reformas, Elisa Ferreira, que los daños por el volcán superarían los 440 millones.

Según recalcó la integrante de la Comisión Europea, está siguiendo “con horror” el avance de la lava y la devastación, y es consciente de que se producirán nuevos daños diariamente. Por eso, pone a disposición de Canarias los servicios de su área en la Comisión Europea para que, si fuera necesario, ayuden en el proceso de solicitud de apoyo con cargo al Fondo de Solidaridad. Además, dijo que analizan la modificación urgente del Posei, en la línea de lo pedido por el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Planas, y del Gobierno autonómico canario.

En busca de una recuperación económica más acelerada

En la Conferencia, el presidente de Canarias aludió al difícil escenario que sigue enfrentándose la comunidad internacional y, en especial, las regiones remotas y aisladas como las RUP. Aunque se congratula de la por ahora recuperación económica tras los estragos de la pandemia, lamenta que no sea lo rápida que sería deseable y que se vea amenazada por rebrotes del virus en varias partes de Europa y el mundo. Además, factores como el aumento de las materias primas y de los costes energéticos o los fletes marítimos amenazan también ese cambio de tendencia.

No obstante, puso especial énfasis que en Canarias se da un extra catastrófico por dicha erupción volcánica (que cumple hoy dos meses), que ha destruido más de mil hectáreas de terreno y arrasado 2.600 edificaciones, tanto viviendas como otras estructuras. Torres agradeció las muestras de solidaridad de las instituciones europeas, el resto de RUP y los esfuerzos desplegados por el Gobierno de España “para proporcionar una respuesta a las necesidades acuciantes que se están planteando para La Palma”, no solo en ámbito social y habitacional, sino también en el sector primario, fundamental para la economía de la isla.

El jefe del Ejecutivo canario se refirió también a la necesaria renovación de la Estrategia Europea para las RUP, que, a su juicio y entre otras cuestiones, debe ofrecer “una respuesta coherente y ambiciosa, mediante la aplicación exhaustiva del artículo 349 del Tratado, manteniendo el enfoque a medida propugnado por la Comunicación de 2017”. Asimismo, aboga por ofrecer un marco flexible para que se puedan ejecutar los fondos extraordinarios de recuperación (Next Generation). En su opinión, la crisis de la COVID-19 ha demostrado que es posible aplicar “respuestas rápidas y excepcionales cuando es preciso, sin afectar a la integridad y coherencia del ordenamiento jurídico de la Unión, por ejemplo, en materia de ayudas de Estado o gestión de fondos”.

Para Torres, se requiere una “auténtica transformación estructural, económica y social de nuestras regiones para acompañarnos en la transformación verde y digital, pero teniendo en cuenta que lo que es posible en el continente europeo, tal vez no lo sea en la ultraperiferia”. También se debe mantener “el enfoque tradicional de compensación de nuestras limitaciones permanentes y un marco europeo adecuado de ayudas estatales e instrumentos fiscales, fundamentales para relanzar la competitividad de nuestras empresas y fomentar la creación de empleo en nuestras regiones”.

El presidente pidió, asimismo, corregir “algunas omisiones en políticas esenciales para el desarrollo integral de las RUP, como la educación, la formación y las acciones sociales. Las RUP necesitan con urgencia una nueva orientación de la estrategia que incluya una dimensión social reforzada con medidas específicas que desarrollen el pilar europeo de derechos sociales en nuestras regiones para poder hacer frente al contexto actual”.

En el caso de Canarias, Torres considera que estos cambios deben propiciar “una economía más inteligente y diversificada que se apoye en el turismo como sector tractor, pero que apueste también por el desarrollo y la modernización del sector industrial y del primario, así como por otros nichos de actividad de alto valor añadido, logrando una economía con independencia estratégica pero plenamente integrada en la economía mundial”. Además, cree fundamental que se dé “una respuesta adecuada a la realidad absolutamente singular de la ultraperiferia en la UE, profundizando su estatuto específico y proporcionando repuestas concretas”. Unos cambios que, en definitiva, deben asentarse en “la urgencia, ambición, imaginación y flexibilidad”.

En su opinión, y tras una crisis sanitaria y económica y social sin precedentes, y con un fenómeno adverso en Canarias como una erupción, “que nos devasta, debemos aplicar reglas diferentes para obtener resultados distintos”.

Apoyo unánime a que Canarias acoja una futura Agencia Europea de Turismo

Torres se muestra muy satisfecho por el apoyo unánime de la Conferencia a la candidatura propuesta por el Gobierno de Canarias, respaldada por el Gobierno de España, para que las Islas alberguen una futura Agencia Europea del Turismo. La intención pasa por contar con antenas en todas las cuencas geográficas de las RUP, aprovechando así la experiencia y dinamismo del sector en esta región ultraperiférica en beneficio de toda la Unión. Torres confía en que este respaldo del resto de regiones, unido al apoyo del Gobierno de España, sean determinantes para la elección de Canarias. De esa forma, según remarca, no sólo se apostará por la descentralización en la UE, sino por las RUP y por una comunidad como Canarias, cuyo PIB depende tanto (en un 35%) del turismo.

Por último, Ángel Víctor Torres agradeció a José Manuel Bolieiro, presidente de la Región Autónoma de Azores, el apoyo mostrado hoy a la población palmera y le felicitó por su labor al frente de la presidencia de la Conferencia y la excelente organización. De la misma forma, deseó suerte a la Colectividad Territorial de Martinica, que desde hoy asumirá la presidencia durante doce meses, y ante quienes manifestó su “absoluta disponibilidad para impulsar nuestro proyecto común”.

 

Declaración final de la XXVI Conferencia de Presidentes de las RUP

La XXVI Conferencia de Presidentes de las Regiones Ultraperiféricas (RUP), reunida en Punta Delgada, Azores, los días 18 y 19 de noviembre de 2021, bajo presidencia de José Manuel Bolieiro, presidente del Gobierno Regional de Azores, adopta la siguiente declaración:

“La Conferencia recuerda la acumulación de condicionantes estructurales a los que se enfrentan de manera permanente las Regiones Ultraperiféricas (RUP), que se han visto agravados por la pandemia de la COVID-19 y cuyo verdadero impacto económico y social aun no puede valorarse con certeza, habida cuenta de su evolución y de las diferentes medidas de emergencia y de mitigación todavía en vigor.

Las vulnerabilidades de estas regiones se han puesto aun más de manifiesto a causa de las diversas catástrofes naturales cuya frecuencia ha aumentado a causa del cambio climático y cuya dimensión e intensidad crecientes en las RUP son muy preocupantes. Además de los fenómenos meteorológicos extremos que azotan regularmente a las RUP, la isla de La Palma, en Canarias, sufre actualmente una situación dramática debido a la erupción volcánica que se encuentra activa desde hace dos meses y que es ya la erupción más destructiva conocida en la UE desde hace siglos después de la Montagne Pelée en Martinica, por lo que requerirá una rápida movilización de ayudas a todos los niveles.

La nueva estrategia de la Comisión Europea para las RUP debe evolucionar para responder a los grandes retos sociales, económicos y medioambientales a los que se enfrentan estas regiones, mediante un recurso sistemático al artículo 349 del TFUE.

En este contexto, la Conferencia desea subrayar que la toma en consideración por parte de la Unión Europea de los intereses de otras regiones europeas con desventajas naturales y de los Países y Territorios de Ultramar no debe, en ningún caso, conducir a una confusión entre el artículo 174, el artículo 349 y la Cuarta parte del Tratado de Funcionamiento de la UE, ya que tendría consecuencias que perjudicarían el estatuto singular de la ultraperiferia. Tal y como reconocen las instituciones europeas, los retos derivados de la persistencia y combinación de factores como su “gran lejanía, insularidad, reducida superficie, relieve y clima adversos y dependencia económica de un reducido número de productos”, son factores agravantes que configuran una realidad distinta, en ningún caso comparable a la de otras regiones europeas.

En este sentido, la Conferencia reconoce el esfuerzo realizado por las instituciones europeas durante las negociaciones del Marco Financiero Plurianual 2021-2027 para tener en cuenta las especificidades de las RUP y espera que este esfuerzo se mantenga a lo largo de todo el periodo. Solicita, asimismo, que se reafirme el “derecho a la diferencia” a la hora de aplicar las políticas y programas europeos.

Sin embargo, estos esfuerzos no han sido suficientes. El artículo 349 del TFUE debe afirmarse plenamente como instrumento de adaptación de las políticas europeas. La diferenciación a la que aspiramos vivamente, requiere de una toma en consideración al más alto nivel institucional. Si bien la diferenciación a través de la adaptación es un avance, solo supone un verdadero logro cuando se produce en el propio momento de concepción de la norma.

En el caso concreto de Mayotte, la Conferencia apoya la necesidad de prorrogar los regímenes derogatorios en favor de la adecuación a las normas europeas de sus sectores, para poder disfrutar de un periodo transitorio más largo.

Los retos derivados de la crisis sanitaria, así como aquellos inherentes a la transición ecológica y digital, comportan una aceleración de las profundas reformas de los actuales modelos que deberá ir acompañada de mecanismos legislativos y financieros adaptados que permitan una adecuada transición de las RUP hacia estos nuevos paradigmas de la Unión Europea.

La Conferencia alerta particularmente sobre el considerable impacto que tendrá en el paquete legislativo “Objetivo 55” en sus regiones y pide que se tengan en cuenta sus especificidades mediante la adopción de disposiciones reglamentarias coherentes y adaptadas con el fin de lograr un justo equilibrio entre las exigencias medioambientales, la necesidad de accesibilidad y los altos costes sociales que deberán soportar sus ciudadanos, ya de por sí vulnerables.

Llama la atención de la Comisión Europea sobre el hecho de que su compromiso de alinear la estrategia relativa a la ultraperiferia con las grandes prioridades europeas no debe frustrar los procesos de recuperación ni socavar los necesarios esfuerzos realizados para lograr la cohesión económica, social y territorial de las RUP.

La Conferencia está muy preocupada por los cortos plazos de ejecución de “Next Generation EU” y por el solapamiento de los ejercicios que comporta el cierre de la programación 2014-2020 y el lanzamiento del nuevo período 2021-2027. Lamenta la escasa concertación con las regiones en la concepción de los planes nacionales de recuperación y pide que se simplifiquen drásticamente los procedimientos de gestión de los fondos para facilitar su rápido despliegue. A este respecto, la Conferencia recuerda que la Comisión Europea presta una atención particular a las RUP en el seno del Semestre Europeo.

La nueva estrategia debe abarcar todas las políticas de la UE ya que juegan un papel fundamental en el desarrollo de las RUP, y todas sus prioridades, especialmente, el desarrollo de un turismo más sostenible, la autonomía alimentaria, la toma en consideración de los valores ecosistémicos, la independencia energética, la ruptura del aislamiento a través del transporte. La dimensión social debe también reforzarse de acuerdo con los compromisos adoptados por la UE en la Cumbre Social de Oporto, para alcanzar en estas regiones los objetivos propuestos por la Comisión Europea en el Plan de Acción del Pilar Europeo de Derechos Sociales.

Las desigualdades sociales siempre han estado en el centro de los desafíos a los que se enfrentan las RUP. Estas regiones padecen graves situaciones de desempleo (en particular de jóvenes y de personas mayores de 55 años), de abandono escolar y de analfabetismo. La nueva estrategia debe ser la ocasión para lograr avances importantes y concretos, especialmente en términos de la igualdad de oportunidades para los colectivos sociales más vulnerables de las RUP. El año europeo de la juventud en 2022 también debe permitir la puesta en marcha de un enfoque territorializado susceptible de ofrecer apoyo a la juventud de las RUP, especialmente afectada por los efectos de la crisis en el acceso a la formación, la continuidad de los estudios, la movilidad, la incorporación al mercado laboral, la independencia económica y el acceso a la vivienda.

La inserción de las RUP en su entorno regional es un reto decisivo que debe permitir afirmar su posicionamiento geoestratégico a través de una verdadera acción exterior ambiciosa al servicio de su desarrollo económico en sus zonas de influencia en el Atlántico, la Amazonia, el Caribe y el Océano Índico, y valorizar sus potencialidades, por lo que debe ser plenamente tenida en cuenta por las políticas europeas.

La Conferencia llama a una aplicación sistemática del artículo 349 del TFUE en todas las políticas europeas tal y como lo han sugerido diferentes iniciativas de las instituciones y órganos europeos, concretamente el informe del Parlamento Europeo de septiembre de 2021 y el dictamen del Comité Europeo de las Regiones de diciembre de 2020. Asimismo, permanece atenta al próximo dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre las ventajas de las RUP.

Asimismo, pone de manifiesto el interés del trabajo desarrollado por el Consejo, especialmente durante la presidencia portuguesa de 2021, a la que seguirán las presidencias francesa, en 2022, y española, en 2023, lo que representa una oportunidad única para situar la ultraperiferia en el foco de la agenda política.

La Conferencia confía en que todos estos compromisos políticos se traduzcan en medidas concretas que impulsen la diversificación económica y el reconocimiento de sus potencialidades, en particular su papel geoestratégico. En este sentido, la Conferencia muestra su apoyo a la candidatura de Canarias, respaldada por el Gobierno de España, para albergar una futura Agencia Europea del Turismo, con antenas en cada una de las cuencas geográficas de las RUP, aprovechando así la experiencia y dinamismo del sector en esta región ultraperiférica en beneficio de toda la Unión.

En este contexto, la Conferencia de Presidentes de las RUP pide a la Comisión Europea la toma en consideración de sus propuestas de cara a la actualización de la asociación estratégica con sus regiones, tal y como se recogen en el documento adjunto a la presente declaración”.