Canarias Ciencia Cultura Educación SOCIEDAD TENERIFE UNIVERSIDAD

UNIVERSIDAD | José Carmona se convierte en el primer gitano de Canarias en doctorarse en la ULL

Su tesis se basa en una investigación pionera que analiza la realidad de las familias gitanas y las causas del fracaso escolar de sus hijos

EBFNoticias |

José Carmona Santiago, graduado en Trabajo Social, es la primera persona de etnia gitana de Canarias en doctorarse en Psicología por la Universidad de La Laguna con la investigación desarrollada en su tesis doctoral «Los modelos parentales del Pueblo Gitano en Canarias y su impacto en el éxito educativo», un estudio pionero que ahonda en la realidad de la comunidad caló de las islas.

Este trabajo de investigación de Carmona, que obtuvo la calificación de cum laude de forma unánime por parte del tribunal que evaluó recientemente su tesis, es el primer estudio científico que muestra el contexto social de la comunidad gitana en el archipiélago ‒compuesta por 3.000 personas‒ y saca a la luz las posibles causas del fracaso escolar de los niños y niñas de etnia gitana, que se estima en torno al 95%.

La tesis evidencia que en las familias del Pueblo Gitano en Canarias no existen actualmente indicadores de marginalidad ‒a diferencia de lo que sucede en la península‒ están perfectamente integradas en la sociedad canaria y viven en viviendas de alquiler, de propiedad o protección oficial. El doctor José Carmona apunta que, en general, las familias tienen un buen nivel de vida y son muy escasas las que se encuentran en riesgo de pobreza y exclusión, aunque “la falta de formación es una de las dificultades que hay que vencer”.

El estudio hace un recorrido por la historia del pueblo gitano de Canarias, asentado e integrado socialmente, y muestra la investigación realizada en 95 familias gitanas de Arrecife (Lanzarote), Las Palmas,  San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria) y La Laguna, Arona y Granadilla (Tenerife) desde un punto de vista social y científico, y siempre bajo el enfoque de la parentalidad positiva, indica la catedrática emérita de la ULL y experta en intervención y mediación familiar, María José Rodrigo López, una de las tres directoras de tesis.

La perspectiva basada en los principios de parentalidad positiva radica en encontrar las capacidades y competencias y no en profundizar en los déficits o aspectos negativos. Y lo que se ha observado al respecto es que las familias gitanas que apoyaban más a los niños y niñas en su educación adquirían un nivel de rendimiento escolar igual al de las demás familias.

Estereotipos gitanos en los colegios

Del estudio se desprende que es un hecho objetivo que los padres y madres gitanas quieren que sus hijos estudien y se formen, pero es difícil cuando esos progenitores carecen de los estudios básicos. “Hemos hecho una investigación transversal y podemos determinar ‒explica Carmona‒ que Canarias no ha sufrido los estereotipos exceptuando los colegios, porque hay un claro déficit educativo. Es un problema del sistema. Las familias gitanas pueden llevar a sus hijos al colegio a diario, pero si los profesores no creen en ellos, y los resultados de la tesis así lo dicen, no es cuestión de creer o no creer.”

En ese fracaso escolar, la multiculturalidad tiene un peso importante, tal y como se refleja en la tesis. En los colegios del sur de las islas los niños gitanos tienen menos problemas educativos. “Cuando los espacios son más diversos hay menos fracaso escolar, el profesorado tiene una mirada más abierta. Por eso, lo primero que hay que empezar a aceptar son las diferencias”.

Carmona explica que el archipiélago canario se convirtió en el “espacio idílico” para las familias del pueblo caló que llegaron del sur de España en la década de los 40 y querían trabajar y echar raíces. En las islas pudieron recuperar parte de su identidad porque podían comercializar, comprar y vender ‒algo que se les había prohibido en la península‒ y no recibieron el rechazo de la sociedad canaria, que “no entendía de estereotipos”.

José Carmona, que carecía de los estudios primarios hasta hace tan solo 13 años, estudió el Grado en Trabajo Social en la Universidad de La Laguna. Actualmente colabora con el Aula de Participación Ciudadana de la Universidad de La Laguna y trabaja para la Unidad de Absentismo Escolar de este municipio.

Entre sus logros académicos, además de la publicación de cuatro artículos de su tesis doctoral en revistas de investigación de renombre, como la del Ministerio de Educación y Formación Profesional, figura el reconocimiento de ‘buenas prácticas’ en Europa al proyecto centrado en la población gitana asentada en Ingenio (Gran Canaria), en el que trabajó hasta 2018.

En su tesis doctoral, además de la profesora María José Rodrigo López, figuran otras dos directoras: María Luisa Máiquez Cháves, profesora del Departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad de La Laguna, y Marta García Ruiz, docente del Área de Trabajo Social y Servicios Sociales.