FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Deuda bancaria y créditos dudosos | Salvador García Llanos

Seguimos, turísticamente hablando, en una fase de recuperación. Hay movimiento continuo en los destinos, se reabren empresas y negocios, las compañías aéreas recobran una dinámica positiva, hay ofertas por doquier… Pero el “Informe de estabilidad financiera” del Banco de España señala que no es oro todo lo que reluce y advierte sobre la debilidad de la situación financiera de las empresas, especialmente las que operan en los sectores más afectados por la pandemia, la hostelería y el transporte. Alude concretamente a la vulnerabilidad de las familias cuyos ingresos dependen del turismo, a partir de que los citados sectores han acumulado los mayores incrementos de deuda bancaria y también del crédito dudoso.

En el Informe se consigna que, al final del primer semestre del presente año, “la mayoría de sectores de actividad empresarial han recuperado sus niveles de facturación previos a la crisis”. Sin embargo, se considera que ese proceso de recuperación aún es incompleto dado que se proyecta sobre él la alargada sombra de la deuda bancaria y también del crédito dudoso.

Según la definición del Banco de España, créditos dudosos son aquellos préstamos que presenten “dudas razonables sobre su reembolso total (principal más intereses) en los términos establecidos contractualmente”. Apunta el Banco de España en este informe que permite conocer la realidad de la estabilidad financiera que “estos sectores concentran asimismo los mayores deterioros latentes de la cartera de préstamos bancarios«. Añade que, por el momento, “parecen haberse evitado escenarios de aumentos significativos de las quiebras empresariales, pero no debe olvidarse que los apoyos de las medidas extraordinarias todavía son muy importantes«, advierte el informe.

Con respecto a los hogares, “se consolidan las tendencias agregadas de recuperación de renta y empleo, cercano este último a niveles pre-crisis, y de incremento del ahorro», dice el Banco de España, refiriéndose a la población en general. Pero vuelve a pedir cautela cuando señala que los hogares más vinculados al empleo en sectores más afectados por la crisis sanitaria y aquellos otros de menor renta,”se han beneficiado en menor medida de la recuperación y son más vulnerables, observándose también un comportamiento diferenciado en términos de sus decisiones de endeudamiento”.

El Informe es claro y avisa: “Una recuperación de la actividad más lenta de lo esperado o el aumento de los costes de financiación podrían dar lugar a incrementos significativos del crédito dudoso en estos segmentos de hogares y empresas más vulnerables”.

O sea, que los niveles de solvencia y liquidez aún están lejos de ser los idóneos. Hay factores que los condicionan, tal es así un alto porcentaje del tejido empresarial prevé que el nivel de impagos de sus clientes aumente durante los próximos meses.

Atentos, pues.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario