Comunicación Cultura Enología FIRMAS Gastronomía Historia Internet Literatura Motor Periodismo Redes sociales Turismo

VIAJES | Baelo Claudia y la Almadraba de Zahara

EBFNoticias | Willy Sloe Gin

Ha sido este último, un Viaje pintado en dicotomías. Lo anterior y lo presente, lo fenicio y lo romano, en cualquier caso cabal. Todo salpicado por mis recuerdos de niño en Zahara de los Atunes.

Parece estar desapareciendo la esencia, queriendo dejar un espacio falso a nuevos hábitos y costumbres discutibles, sin recalar en las tradiciones que nos han alumbrado desde siempre. Pocos las recuerdan, casi nadie las conoce ya. Sí al atún que nace de ellas y, que las más de las veces, se prostituye en tabernas carísimas de hoy día…

Aída Acosta en Bolonia

Pero, Zahara es Bolonia, el Estrecho de Gibraltar y sus Almadrabas. Arte de pesca inventado por los fenicios y perfeccionado por Roma para mayor gloria de su Imperio y su cultura gastronómica.

¡Cómo entender estas costas sin los vaivenes de los atunes!

Allá por mayo, de a miles, costean nuestras orillas para desovar en la tranquilidad del Mediterráneo. Vienen gordos, arrogantes y asustados, oxímoron sin duda. Será porque Orcas, aquí llamadas Esparteles, los persiguen sin descanso día sí y día también.

BMW K 1600 Bagger.

Atunes y Almadrabas “de Derecho”. Ya volverán a finales de septiembre flacos y agotados.  Atunes “de Revés”.  Aquí, en este triángulo mágico delimitado por Trafalgar, Torregracia y Espartel, esperamos año tras año para capturarlos de a miles cuando vienen costeando. Y se hace de una forma extremadamente sostenible, cuidando a la especie con mimo e infinito cariño…

Así desde tiempo fenicio. Almadrabas de derecho y de revés. Dicotomía en estado puro.

En uno de estos ángulos místicos nació Baelo Claudia, Bolonia, para crecer a base de tanta migración bendita y su posterior comercio con Roma y Tangis. (Capital del norte de Mauritania, provincia romana en aquellos días y hoy llamada Tánger…) Ocho millas náuticas nos separan a unos y  otros.

Ni eran tontos ni andaban locos estos romanos. Eso, lo dejo para algunos comics de galos heroicos. (Obra de arte prohibida hoy día junto a la de Hergé en distintos países avanzadísimos. Risas ciertas que nacen del desconocimiento y falta de respeto por nuestra historia y costumbres. Mediocridad imposible…)

Creció Bolonia.

Willy en Baelo Claudia

Y al albur de esta ciudad romana, de sus termas, teatro, templos, nació poco más a poniente una aldea levantisca, Zahara. En esta ocasión sin atender su crecimiento urbanístico a Cardus y Decumanus. Es Zahara un espejismo para Berbería. Deseosos andaban los bereberes por poseer nuestras  costas y a nosotros mismos.

Cambiaron las civilizaciones y sobrevivieron las Almadrabas. Parece que sólo nos quedan los atunes. Esos que van y vuelven desde siempre. Que sean de derecho o revés, poco importa. No deja de ser el asunto cosa nuestra.

La Boca de la Barra. Salida del puerto de Barbate.

Basta pasear las ruinas de Baelo Claudia para transportarse al pasado. Para entender de templos, de atunes y de Garum. Esto último, salsa por llamarla algo, hecha a base de vísceras, recortes y sobrantes de los peces. Macerada luego al efecto y utilizada como sustituto de la sal en salazones imposibles. Gran predicamento tuvo la receta. En Roma, Pompeya o Capri, pongo por caso, se daban de bofetadas por agarrar semejante aderezo.

Mucho más en Bolonia. Uno de esos ángulos de este triángulo perfecto.

El que une Cádiz con Sevilla y Mérida. Baelo Claudia, Itálica y Emérita Augusta.

Todas bellísimas. Aunque en las dos últimas no hubiera atunes…

En el Catillo de las Almadrabas. Zahara. BMW K 1600 Bagger

Willy Sloe Gin

Gracias a BMW Motorrad España, Movilnorte Motorrad y a Aída Acosta…