FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Agujero en las arcas | Salvador García Llanos

Seguro que este fin de semana se hablará del Impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana (coloquialmente, la plusvalía), en Torremolinos (Málaga), que acoge la jornada ‘40 años de la FEMP, Proximidad y Poder Local’. Ya saben: el Tribunal Constitucional (TC) ha anulado una serie de artículos de la Ley de Haciendas Locales que establecen un método para calcular los porcentajes de dicho Impuesto. El criterio es que el suelo urbano siempre se revaloriza. De hecho, antes de iniciarse la jornada, la junta de gobierno de la Federación Española de Municipios y Provincias aprobó una declaración que es, en sí misma, una reivindicación de forma que “se garantice la seguridad jurídica de los ciudadanos y los gobiernos locales y la correspondiente recaudación para las haciendas locales”.

Escucharemos, por tanto, el lamento y el grito de los municipalistas de todos los colores porque el agujero en las arcas municipales puede ser tremebundo. Se calcula que de unos dos mil quinientos millones de euros anuales. A la espera de la publicación de la Sentencia por parte del Alto Tribunal, la aludida declaración de los rectores de la federación municipalista recoge, en este sentido, la petición de dotar un fondo de compensación a los Ayuntamientos por las cantidades no recaudadas, y añade que “este concepto debe hacerse extensivo a las pérdidas de recaudación originadas por las anteriores Sentencias del Tribunal Constitucional”. Finalmente, la FEMP pide al Parlamento de España que tramite de urgencia las normas que sean precisas para poder hacer efectivas estas demandas.

En ese aspecto, otra carga para el Gobierno en plena fase inicial de aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Desde el ejecutivo, se han escuchado las primeras voces de compromiso: hay que dar respuesta a esa merma, para el Gobierno está muy claro el papel histórico de los ayuntamientos, tenemos con ellos un compromiso absoluto… Es más, la ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, ha anticipado, en medio de la desazón inicial tras conocerse la resolución del TC, que las corporaciones locales “en este ejercicio van a recibir el mayor de los ingresos por el Estado”. Y lo que es más: quiere darse prisa el Gobierno pues la propia ministra afirma disponer de unos borradores de respuesta que habrá de madurar y concretar a la espera de conocer el contenido de la sentencia.

La suerte está echada: auxilio del Gobierno al margen, hay que idear y concretar una nueva fórmula que acabe con esta inestabilidad. Ánimo, munícipes,

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario