Salud Sanidad SOCIEDAD

DÍA MUNDIAL | Una de cada ocho mujeres canarias tiene la probabilidad de desarrollar cáncer de mama

EBFNoticias | 

Con motivo del Día mundial del Cáncer de Mama, que se celebra cada 19 de octubre, la Comisión de Uroginecología y Obstetricia del Colegio Oficial de Fisioterapeutas de Canarias (COFC) quiere hace hincapié en la importancia de la rehabilitación del suelo pélvico en pacientes que, tras superar esta enfermedad, se quedan con secuelas a nivel uroginecológico, con el objetivo de mejorar su calidad de vida.  

Según los últimos datos recogidos por el Sistema Europeo de Información del Cáncer (ECIS, por sus siglas en inglés), en 2020 se diagnosticaron un total de 34.088 nuevos casos de cáncer de mama en España, siendo este tipo de tumor el más frecuente entre las mujeres en nuestro país por delante del cáncer colorrectal, de útero, de pulmón y de ovario. En España, aproximadamente el 30% de los cánceres diagnosticados en mujeres se originan en la mama.

En cuanto a la tasa de incidencia, se estiman 132 casos por cada 100.000 habitantes. La probabilidad estimada de desarrollar cáncer de mama siendo mujer es de 1 de cada 8. Este tipo de tumor suele aparecer entre los 35 y los 80 años, aunque la franja de los 45-65 es la de mayor incidencia, al ser el momento en el que se producen los cambios hormonales en los períodos de peri y postmenopausia, una curva de incidencia que continúa aumentando a medida que la mujer envejece.

«Las tasas de supervivencia en cáncer de mama se sitúan hoy por encima del 80% de los casos diagnosticados. El diagnóstico precoz y los avances en investigación e innovación favorecen que esos porcentajes puedan mejorar, pero también hay que avanzar en minimizar las secuelas», subrayan desde la Comisión de Uroginecología y Obstetricia del Colegio Oficial de Fisioterapeutas de Canarias (COFC).

Tras un tratamiento hormonal, las pacientes suelen desarrollar una sintomatología vulvovaginal y urinaria, habitual en mujeres con menopausia, que debe ser tratada por especialistas.

Los procesos oncológicos y sus tratamientos deben ser entendidos de forma integral, tanto durante el tratamiento como una vez superado el cáncer, ya que puede afectar a todas las áreas corporales del paciente. Las pacientes que sufren un cáncer de mama no piensan en las secuelas, su primer objetivo es salvar su vida. Una vez logrado, se dan cuenta de ello y el gran olvidado en la recuperación es el suelo pélvico. Los trastornos en el área pueden ser:

·      Prolapso de órganos pélvicos

·      Incontinencia urinaria (esfuerzo y urgencia)

· Menopausia precoz (síndrome genitourinario, sequedad, disminución de la libido, dispaurenia, vaginismo, etcétera)

·      Incontinencia fecal

·      Disfunción sexual o secuelas sexuales tras cirugías preventivas

·      Infertilidad

·      Linfedema zona abdomino-pélvica o vulvar

·      Dolor pélvico crónico

«Con el avance de los tratamientos contra el cáncer, se hace necesario evaluar los efectos secundarios y posteriores secuelas del tratamiento en estas pacientes tanto a corto como a largo plazo», aseguran desde la Comisión de Uroginecología y Obstetricia del COFC, que subraya, «que lo primero es siempre que las mujeres se centren en luchar por su supervivencia».

Una de las disciplinas terapéuticas para tratarlo es, sin duda, la fisioterapia pelviperineal, que permite evaluar y tratar las disfunciones del suelo pélvico tanto en hombres como en mujeres, a cualquier edad y en cualquier etapa vital.  Abarca el estudio de la anatomía y fisiopatología abdomino pelviperineal en las áreas uroginecológica, coloproctológica, sexual, y de dolor.

La fisioterapia pelviperineal elabora el diagnóstico de fisioterapia a través de procedimientos de valoración basados en la evidencia, empleando de modo preventivo o paliativo un gran abanico de técnicas manuales, instrumentales y comportamentales para el abordaje de dichas secuelas uroginecológicas y pélvicas tras un cáncer.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario