FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Paro en Canarias: datos para la prudencia | Salvador García Llanos

El tratamiento del desempleo, interpretado mensualmente desde la publicación de los datos estadísticos, ha de ser siempre muy equilibrado con tal de evitar instrumentalizaciones y sesgos. Esa línea hemos seguido desde hace décadas: el fenómeno es, en muchos casos, tan dramático y de tan difícil solución, que no hay que dejarse llevar por los peligros de una euforia desmedida, cuando las corrientes son favorables, ni por derrotismos que suelen ser utilizados como agravantes de políticas ineficaces que lastran la productividad económica, pero, sobre todo, se convierten en un instrumento contra las políticas gubernamentales.

Conviene la mesura, por tanto. Así seguiremos. Confiando en que las personas que no tienen trabajo –¿recuerdan ‘Los lunes al sol’– lo encuentren y así puedan salir de una situación atenazante. Los últimos datos, referidos al mes de septiembre pasado, revelan una sensible mejora en varios aspectos pero no es cuestión de campanas al vuelo cuando alguna coyuntura adversa en los sectores productivos puede hacer tambalear la realidad y no digamos las perspectivas más atrayentes.

Es lo que sucede en Canarias, donde el paro, en septiembre, se ha situado en los niveles precrisis con una caída del desempleo del 8,8 %, la mayor del país. En materia de descenso, altas en la Seguridad Social, reducción de las personas en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y crecimiento en la contratación, nuestra Comunidad Autónoma ha registrado unas cifras muy estimables. Es el quinto mes consecutivo de datos positivos. Y hay que congratularse, naturalmente, pero conscientes de que hay que perseverar y queda mucho por hacer. El número de personas incluidas en un ERTE continúa la tendencia descendente iniciada en marzo del presente año, con una caída del -21,39 % y siete mil setecientos ochenta y seis personas menos con respecto a agosto, hasta totalizar veintiocho mil seiscientos diecinueve trabajadores en esta situación en las islas. En cuanto a la contratación, el Archipiélago tiene el segundo mayor crecimiento del país, solo por detrás de Islas Baleares, lo que nos coloca, como señaló este lunes el viceconsejero de Empleo del Gobierno autonómico, Gustavo Santana, “muy cerca de los niveles precrisis, a unas 2.000 personas de los doscientos once mil ciento sesenta y cuatro desempleados y desempleadas de enero de 2020”. En este sentido, recordó que septiembre es un mes que “tradicionalmente no arroja datos positivos”, un hecho que “nos lleva a leer estos números desde la prudencia, pero con mucho optimismo”. “Estamos en el buen camino”, señaló.

Por sectores económicos, septiembre terminó con una disminución del paro en todos ellos: agricultura (-8,65%), hostelería (-11,92%), industria (-5,88%), construcción (-6,09%), comercio (-6,86%) y resto de servicios (-9,56%). Respecto a septiembre de 2020, el desempleo cayó en todos también, aunque destaca hostelería con una bajada del -28,43%.

Por islas, el paro descendió en todas, con Fuerteventura a la cabeza, tanto respecto a agosto como en la variación interanual. En El Hierro cayó un -7,26%; en Fuerteventura, un -13,32%; en Gran Canaria, un -8,21%; en La Gomera, un -11,60%; en La Palma, un -5,53%; en Lanzarote descendió un -10,53% y en Tenerife, un -8,96%.

Si estas mejoras se deben al buen funcionamiento de las herramientas de flexibilidad y acompañamiento a empresas y cuerpo laboral, hay que perseverar en su continuidad y en su madurez. Están dando resultado y por tanto es cuestión de perseverar. Desde la viceconsejería, entienden que es la mejor manera de “encauzar en el último trimestre de este año la reactivación de la economía y del empleo, para comenzar 2022 con una base sólida para la recuperación”.

Los próximos meses, pues, decisivos.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario