Salud Sanidad Servicios públicos TENERIFE

SANIDAD | El servicio de Nefrología del Hospital de La Candelaria realiza más de 4.400 sesiones de hemodiálisis en los primeros seis meses del año

La coordinación de los profesionales de este departamento ha permitido, además, ofrecer 1.515 sesiones de este tratamiento sustitutivo de la función renal a pacientes externos de otros centros de Tenerife

EBFNoticias |

El servicio de Nefrología del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, en Tenerife, adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, ha realizado un total 4.446 sesiones de hemodiálisis en los seis primeros meses del año, de las que 1.515 se han llevado a cabo en pacientes procedentes de otros centros externos al complejo hospitalario.

La diálisis es un tratamiento de varias horas de duración que consiste en sustituir la función de los riñones cuando éstos no pueden realizarla por sí solos, lo que incluye la filtración de toxinas en la sangre y el exceso de líquido que no se elimina a través de la orina. Para este tratamiento el paciente debe recurrir a un dispositivo periférico que se conecta a través de un acceso vascular que permite limpiar la sangre de impurezas.

El doctor Manuel Macía, jefe del servicio de Nefrología, pone en valor el trabajo del equipo de casi veinte profesionales que desempeñan esta labor en la Unidad de Diálisis, donde se realizan los tratamientos de hemodiálisis.

“Gracias a la coordinación realizada en esta unidad, no solo se ha podido atender a los pacientes propios del complejo hospitalario, sino también a otras personas procedentes de otros centros externos y que han requerido de esta terapia durante su estancia en el Hospital de La Candelaria por motivos diversos, como por ejemplo, ingreso hospitalario o intervenciones quirúrgicas”.

En este sentido, el jefe del servicio de Nefrología resalta la importancia de llevar a cabo este tipo de tratamientos, “especialmente en un una época complicada debido a la pandemia por COVID-19, donde los pacientes de diálisis tienen más riesgo”.

En la actualidad, esta técnica, junto con la diálisis peritoneal, son las principales opciones terapéuticas para las personas que han sido diagnosticadas de Enfermedad Renal Crónica (ERC), hasta que puedan recibir un trasplante.