FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Turismo y cinematografía | Salvador García Llanos

Canarias ha logrado posicionarse en un lugar destacado como escenario o plató de rodajes. Por eso, a partir de hoy reanuda una actividad promocional que se espera proyecte el destino en mercados interesantes al tiempo que da a conocer la industria local.

Se trata de captar nuevos rodajes. En el primer trimestre del presente año, el turismo cinematográfico produjo un impacto de catorce millones de euros, derivados de la realización de treinta y seis proyectos de imagen real en las islas y veintiuno de animación. El interés, por tanto, se comenta por sí solo: Canarias estará presente en festivales y convocatorias específicas promocionales , en Francia y varias capitales peninsulares.

Canary Islands Films es la firma encargada de llevar a cabo esa promoción presencia de la que se esperan resultados rentables. Sus representantes habrán de facilitar información sobre la geografía insular y sobre las condiciones en que podrán desarrollar su trabajo, especialmente en lo que concierne a las subvenciones que se conceden para la producción audiovisual y los incentivos fiscales destinados a a este sector.

El viceconsejero de Cultura del Gobierno de Canatrias, Juan Márquez, ha explicado que “nuestra presencia en estos destacados mercados y festivales nacionales e internacionales se centrará fundamentalmente en promocionar el talento canario así como en la captación de inversiones que supongan una oportunidad real y tangible de diversificación económica de nuestras islas”.

Está claro entonces que esta modalidad de turismo cinematográfico viene a resultar un poderoso incentivo para el ámbito promocional de las islas y, por tanto, de estas como destino turístico.

Si hace unos años era difícil concebir esta iniciativa, más allá de los convencionalismos y fórmulas promocionales, ahora hay que afrontarla con mucha valentía y con mucha imaginación, que es lo que se requiere, a la hora de seleccionar escenario y territorios de rodaje. Poner, además, naturaleza, cuando se han impuesto la tecnología y la inteligencia artificial, será un hecho muy ponderable.

Porque Canarias es eso, precisamente, un archipiélago atlántico donde sus encantos tienen que ser objeto de tratamiento en las producciones audiovisuales. El efecto multiplicador se contrasta con esos datos de un solo trimestre: el impacto económico y el creciente número de proyectos.

Tras la pandemia, las exigencias de competitividad aumentan. Hay que batirse en los mercados con toda la experiencia y también con la apertura de nuevos marcos en los que se pone a prueba el talento y las ganas de incursionar. Parece que hay razones para pensar en que se abre un abanico de opciones. Sobra decir que instituciones y sector privado tienen que entenderse.

Estamos en los principios de un nuevo tiempo en el que turismo y cinematografía se dan la mano. Hay que saber aprovecharlo.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario