Administración local ANIMALES Cabildos Canarias Medio Ambiente Plagas POLÍTICA Servicios públicos SOCIEDAD Sostenibilidad

TACORONTE | El Ayuntamiento aprueba una nueva ordenanza para generalizar el acceso a las ayudas para combatir las termitas

Díaz Vilela señala que los afectados podrán solicitar subvenciones durante todo el año desde que detecten la especie invasora y que las deudas con la administración no serán un obstáculo para acceder al apoyo económico

EBFNoticias |

El Ayuntamiento de Tacoronte ha iniciado el proceso inicial de modificación y aprobación de la Ordenanza de la Concesión de Subvención destinada a Controlar y Erradicar la Termita Reticulitermes flavipes, con el objetivo de que “las subvenciones cubran todos aquellos aspectos que no estaban contemplados en las ayudas anteriores”, según ha señalado la concejala de Medio Ambiente, Carmela Díaz Vilela, quien precisó que “lo que vamos a hacer es colaborar con el plan de control y erradicación de las termitas, para poder tratar las viviendas privadas, dado que los fondos del plan se están destinado a frenar su avance desde el exterior”.

Díaz Vilela indicó que “debemos ver hacia el interior, favoreciendo el control y la erradicación, porque, de lo contrario, nos quedarían focos que, a su vez, favorecerían la propagación”. En este sentido, la concejala de Sí se Puede señaló que “esto solo se logra tratando las viviendas de la personas afectadas”, una medida que se ve favorecida tras la declaración de esta termita como especie exótica invasora y conocerse las consecuencias de su presencia en el municipio, “lo que nos permite desarrollar una ordenanza bajo el criterio de interés general y además de tener un marcado carácter social, ya que hay personas que no pueden tratar sus viviendas o, si lo hacen, es con perjuicio para su subsistencia y economía doméstica”.

En este sentido, la responsable del área de Medio Ambiente de Tacoronte aseguró que “hemos promovido la concesión de subvenciones que pueden llegar a todas las personas del municipio, independientemente de su situación administrativa”, pues recordó que la anterior ordenanza, elaborada por CC, tenía una serie de condicionantes para su acceso que nos fue imposible modificar, lo que representó que “se denegaran ayudas a personas que no tenía medios para tratar sus viviendas, algo que iba en detrimento de todo el municipio”. Carmela Díaz Vilela expresó que dicha medida, impedía a algunas personas, con pocos recursos, llevar a cabo el tratamiento por tener deudas con la administración a las que no podían hacer frente, con el perjuicio que ello ocasiona para el resto de las viviendas y propiedades públicas o privadas.

Por ello, aclaró que “el objetivo es erradicar la termita, independientemente de los ingresos de las personas, porque eso no lo puede contemplar un plan de lucha contra esta plaga”, y manifestó que “esta es una realidad cuyo origen está en una cadena de negligencias a lo largo de muchos años y  está claro que si hubiéramos actuado y actuásemos de una forma más responsable, ni esta especie ni otras especies invasoras entrarían en las islas”.

En cuanto a la legalidad de la exención de estar al corriente en el pago a las administraciones que contempla la nueva ordenanza para poder acceder a las ayudas, Díaz Vilela señaló que la legislación contempla dicha situación en un caso de interés público o interés social, a la vez que consideró una contradicción “no intervenir en un espacio donde hay termitas por una cuestión administrativa, permitiendo que las colonias sigan desarrollándose”.

Otra novedad que se incorpora al nuevo texto, que ya fue sometido en su primer trámite al pleno municipal de agosto, “es que la ordenanza estará abierta todo el año”, lo que representa, según la concejala eco-socialista, que en cualquier momento en que se detecte la presencia de termitas y con el pertinente informe técnico, “se puede solicitar directamente la ayuda, que se recibirá con inmediatez y sin periodos de espera”.

Además, esta modificación “tendrá carácter retroactivo para aquellas personas que no pudieron acogerse a la anterior subvención por problemas administrativos y a quienes tuvieron conocimiento de la presencia de termitas en su propiedad tras la subvención anterior”.

La responsable en materia de Medio Ambiente y Agricultura considera que al haberse llevado a cabo un tratamiento intenso en una gran extensión del foco inicial, “la reducción de las termitas ha sido muy importante”, por lo que, indicó, la situación actual en cuanto a la presencia de las termitas, “nos lleva a zonas donde ahora mismo no hay actividad, y al principio eran las zonas muy afectadas”.

Carmela Díaz Vilela explicó, por último, que esta nueva ordenanza “permite, dar garantías a la persona beneficiaria de que la empresa contratada cumpla con todos los requisitos para un tratamiento efectivo, velando además por el dinero público”.

Cuantías

La intención del grupo de Gobierno local es destinar en los presupuestos de este año una nueva partida de 100.000 euros a las subvenciones, aunque precisó que “si aparecieran nuevos focos y necesidades, esa cantidad se ampliaría”, pero señaló que “no creemos que sea necesario destinar más dinero, ya que esa fue la cantidad destinada en la anterior subvención”.

Díaz Vilela dijo que “el máximo de subvención por vivienda es de 3.000 euros”, cifra que se ha planteado porque “sabemos que el coste medio por metro cuadrado de vivienda, que es más caro que en espacios abiertos, es de unos 22 euros el metro cuadrado. Teniendo en cuenta el tamaño medio de las viviendas de la zona, entendíamos que esa era la cifra más adecuada”.

La nueva ordenanza está en periodo de exposición pública, y en caso de que no haya alegaciones, entraría en vigor a mediados de septiembre próximo, o en su caso se retrasaría aproximadamente un mes, momento a partir de cual, y con la puesta en marcha de las ayudas, el Ayuntamiento  realizará una campaña informativa para intentar llegar a toda la vecindad.

La concejala indicó, tras la celebración del pasado pleno municipal en el que la propuesta de esta nueva ordenanza no contó con el apoyo de todos los grupos políticos, que  el voto negativo de Coalición Canaria responde, en su opinión, a que “entendían que esta era una ayuda a las personas y lo veían como un problema privado. Pero el problema es muchísimo mayor. Afecta a toda la ciudadanía. La termita tiene la capacidad de destruir viviendas, edificios patrimoniales, cultivos, negocios y es un problema de interés general que parece que hayan entendido”.

La concejala de Sí se Puede concluyó: “Se trata de erradicar la termita, no de enfrentamientos políticos”.