Administración local ALIMENTACIÓN Comunicación Cultura Gastronomía POLÍTICA Publicidad Servicios públicos Turismo

PUBLICACIÓN | Santa Úrsula presume de vinos y de locales de gastronomía en una nueva guía

La publicación gratuita se difundirá en restaurantes, guachinches y bodegas, así como en el Ayuntamiento y su página web 

EBFNoticias |

Si de algo puede presumir el municipio de Santa Úrsula es por la cantidad y calidad de sus vinos y establecimientos de restauración. Por ello, el Ayuntamiento de la localidad ha editado la primera guía enogastronómica, con la que pretende promocionar el sector vitícola y de la restauración.

«En líneas generales, los vinos de Santa Úrsula gozan de reconocimiento por su calidad, pero en muchos casos presentan una deficiente proyección comercial», explica el alcalde, Juan Acosta. «Con esta iniciativa se busca dar un nuevo impulso a la comercialización de un producto que tiene todas las cualidades para hacerse un hueco en el competitivo mercado del vino. Para ello, además de la publicación de la guía, se ha realizado un asesoramiento individualizado con el fin de mejorar la imagen y la forma en la que cada productor se presenta en el mercado».

La publicación se distribuye en fichas descriptivas, donde 16 bodegas y 19 locales de restauración hacen un tándem perfecto. En cada apartado se incluye información sobre el productor, las variedades de uva, el grado alcohólico, la temperatura de servicio recomendada y el establecimiento de restauración o guachinche donde se puede probar el vino.

La guía recoge además información general sobre el cultivo de la vid y la producción de vino en la localidad, e incluye amplias reseñas sobre la tradición gastronómica de Santa Úrsula. La publicación -que se difundirá tanto en formato físico como digital- se distribuirá gratuitamente en medios digitales, establecimientos de restauración y bodegas, así como en el propio Ayuntamiento y en la página web municipal. «Cuando la situación pandémica mejore se buscarán otros puntos de distribución, como alojamientos turísticos, oficinas de turismo, etcétera», comenta la concejal de Agricultura, Janira Gutiérrez.

«La intención -añade la edil- es ir incorporando más bodegas en las futuras ediciones de la guía, que, además de favorecer la interacción entre bodegueros y restauradores, supone una herramienta más para la promoción turística de nuestro municipio. Santa Úrsula se presenta hoy como un lugar privilegiado para degustar el mejor vino de la isla y la más variada oferta gastronómica, disfrutando, a su vez, de un paisaje agrícola moldeado durante siglos por los vecinos y vecinas del municipio».

750.000 litros de vino 

Santa Úrsula representa, dentro de la isla de Tenerife, uno de los municipios con mayor producción de uva y vino. La superficie de cultivo en explotación constante y estable se estima en más de 325 hectáreas, entre las que podemos encontrar cepas centenarias. Esto se traduce en más de 1.100 toneladas de uva recogidas cada año y una producción superior a los 750.000 litros de vino, resultado de la modernización productiva que los vitivinicultores han ido adaptando paulatinamente a sus cultivos, incrementando notablemente el rendimiento de las vides.

Con más de 80 pequeñas bodegas, el municipio presenta una amplia oferta para la adquisición directa de vino y, a su vez, la extensión del cultivo permite que una buena parte de la cosecha se destine a la venta de uva de calidad para surtir la demanda de las bodegas con denominación de origen de la comarca Tacoronte Acentejo o Islas Canarias.

Con esta publicación se hace un reconocimiento al buen hacer de los viticultores santaursuleros, cuyo trabajo con mimo y sacrificio lleva de sus tierras a la bodega el mejor fruto posible, con el que elaboran los vinos que tanto nombre dan al municipio. Ese trabajo impagable aporta paisaje, cultura y carácter, pues se trata de una viticultura ‘heroica’ que enfrenta importantes dificultades para su desarrollo, como son la escasa mecanización, la escarpada orografía y las características climáticas que dificultan este cultivo. A pesar de ello, han pasado varios siglos desde que se plantara en este territorio esa primera cepa cuyas raíces llegan hasta nuestros días, gracias a una tradición vitícola que ha pasado de generación en generación.