Comunicación Cultura Internet Literatura Motor Náutica Patrimonio Periodismo Prensa Redes sociales SOCIEDAD Tradiciones Turismo

VIAJES | Islas y barcos. El Albaycín

Buque Albaycín. FOTOS: Guillermo Ariza

EBFNoticias | Willy Sloe Gin

No versan estas letras sobre esa belleza enfrentada a la Alhambra y rota por una cicatriz natural que es el río Darro. El Albaycín y el Sacromonte, barrios árabes y gitanos. Hermanos en todo y todo vigilado por los Jardines del Generalife.

Que también es el Albaycín un buque. El que me llevó a Canarias luego de no pocos sobresaltos.

Muchos son los años de viajes y en cada uno, he buscado mares, faros, luces y cientos de verdades saladas, las más de las veces. Parece que sin su concurso, viene siendo todo cojo, absurdo.

Fred Olsen.

En Poniente me encontré con Las Berlengas. Islas portuguesas. Mínimas, bellísimas y ciertamente arrogantes. Tierras de mar adentro que duermen sobre una falla difícilmente descriptible; madre de olas gigantescas que mueren o no, en Nazaré.

Recorriendo Levante recalé en Tabarca. Islote mediterráneo que me regaló su misterio.

Poco tengo que decir de Baleares. Todo parece haberse dicho…  En Formentera soñé con Fuerteventura, como en Palma, me vi buscándome en la Palma Canaria.  Muy difícil se hace para el viajero disfrutar el presente y apartarse de añoranzas que nos muestran toros pasados. Difícil aprendizaje. Carpe Diem.

Playa de las Canteras, Gran Canaria.

A la fuerza aprendí a vivir el momento, a exprimir mil luces, a dormir en horizontes próximos. A botar por la borda lastres infectos que ni para guano sirven. Sí, la Mar pone todo en su sitio. Aguas entrópicas que recuerdan a San Agustín, a el de Asís, a Voltaire y a tantos más.

Me topé con el viaje perfecto. Derrota que me llevó a Canarias, a Tierras mágicas de guanches, guachinches y silbidos. Islas nacidas o escupidas por abismos, arenas oscuras que son y serán la envidia de volcanes sumergidos.

Archipiélago cambiante, mecido por mareas llenas o vacías. Gobernado todo por el Mar Océano.

El Hierro. BMW R 1200 GS.

Allá se acabó la búsqueda. No me hizo falta perseguir más Mares, más barcos. Todo lo tuve a la mano, a tiro de verso.

Necesito volver. Como vuelve la Luna, como se torna la bajamar en mareas llenas.

Y es que, algunos faros me esperan.

Y algún que otro guachinche…

Mi eterno agradecimiento a los distintos Cabildos de las Islas, a las Oficinas de Turismo, a Tachi Izquierdo, a Aída Acosta por comprenderme, a BMW España y por supuesto, a Fred Olsen.

Santa Cruz de La Palma.

Willy Sloe Gin

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario