FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Aparcamientos | Salvador García llanos

Se estrena el nuevo presidente del Centro de Iniciativas y Turismo (CIT) del Puerto de la Cruz, Juan José Hernández Melián, con una reivindicación, la dotación de aparcamientos públicos, un asunto que se ha ido paliando con los recintos actuales (Martiánez y Plaza de Europa) y el espacio planificado y reservado a un pretendido parque marítimo entre el refugio pesquero y las proximidades del campo El Peñón. La insuficiencia despertó cierta controversia hace algunos años pero se ha ido apagando. Varios gobiernos han planificado dotacionales específicos en distintos puntos (paseo Las Damas, plaza de la Constitución…) pero la lentitud en el desarrollo del planeamiento y las dificultades inherentes a la realización de este tipo de infraestructuras han frenado los propósitos.

Ahora que se aprecian brotes verdes en la reactivación del turismo en la ciudad norteña, es positivo que se refresque el asunto con ganas de impulsar soluciones. El gobierno local tiene mucho que decir al respecto, una vez constatadas las necesidades y pensando en el futuro, sin perder la vocación o las esencias de un modelo de ciudad donde deben primar las facilidades de movilidad y las prestaciones de servicios, tratando de evitar las concentraciones y la densidad, hecho que, dadas las características del territorio, no es fácil, desde luego.

El CIT, según se informa, ha encontrado un aliado en la organización patronal, Ashotel. Siempre se ha querido más de los empresarios a la hora de empujar e involucrarse en el desarrollo del municipio, de manera que si ambas entidades han empezado a entenderse y a trabajar conjuntamente, lo importante es que se haga con vocación de continuidad y coordinación con el Ayuntamiento, sin olvidar, naturalmente, el Consorcio de Rehabilitación Turística, concebido precisamente para intentar ser muy operativos con la ejecución de las actuaciones programadas. Tiene que haber en el Consorcio, por cierto, algún material aprovechable.

Las partes, pues, deben poner manos a la obra, para corresponder a las exigencias o las demandas sociales. Esta es una de ellas y las respuestas deben ser fehacientes. La pandemia ha sido un punto de inflexión para todos: ahora se trata de iniciar una nueva etapa en la que, por fortuna, hay campos para trabajar, desde el mantenimiento y la conservación de recursos (incluidos los patrimoniales) a la dotación de aquellos servicios que cualifiquen la oferta y el destino turístico como tal, además de mejorar las condiciones de vida de los portuenses, nativos y residentes.

En ese trabajo, todos son necesarios y todas las aportaciones son válidas. Que no caigan en saco roto. Ahora son aparcamientos pero también hay otras necesidades.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario