Comunicación Cultura Historia Marketing Motor Ocio Patrimonio Periodismo Prensa Radio Redes sociales SOCIEDAD Televisión Tradiciones Turismo

VIAJES | Nunca la luz fue tan necesaria. BMW R 1200 RT. Portugal, España y Francia. Inicio del confinamiento…

Faro de San Miguel, Oporto. FOTOS: Guillermo Ariza

EBFNoticias | Willy Sloe Gin

Algunas veces se necesita que caiga la noche para que ya de amanecida, podamos decir lo que sentimos. Luego de cientos de kilómetros, después de cada largo, de cada verso.

Ha sido este un viaje distinto.  Que se fue complicando el asunto país a país, frontera tras frontera. (Fronteras imperfectas que me han acompañado siempre. Fronteras que por absurdas he querido y denunciado…) Diferentes en esencia a tanto Faro, a tanta Moto.

Portugal, Francia y España. Todo un mismo lugar, un mismo sentimiento. Y la R 1250 RT esperando cada noche para al día siguiente darnos un mínimo consuelo, para alegrarnos el día. Bien distinto hubiera sido de no contar con su concurso.

En cada parada hemos visto las mismas caras. Ojos empapados en incertidumbre, en pesadumbre y asombro. Aún así, como siempre, he vuelto a encontrar la complicidad del que todo lo da. Parece que cuanto peor parecen ir las cosas más nos arrimamos a lo ciertamente auténtico.

Camino de Portugal.

Partimos buscando faros y nos hemos traído otras luces. Miradas profundas de ancianos, miradas limpias de niños. Serenas las primeras, juguetonas las otras.

Diez días en los que parecía que el drama corría más que nosotros. ¡Qué difícil resulta algunas veces entender este misterio llamado viaje! Actor principal de un teatro que algunos hemos hecho nuestro hace tiempo. Sabiendo que a nosotros nos toca el consuelo de ser actores de reparto, sustituibles, prescindibles, al fin y al cabo.

El Viaje y sus circunstancias, que hubiera dicho Ortega. (Pero el Maestro nunca anduvo embarcado en una BMW).

Por tierras de Salamanca, con la R-18.

Toca ahora arrimar el hombro, hacer más liviana la carga del vecino. Para hacer que todo lo visto en diez días, en tres países, en miles de kilómetros y en infinitas miradas, tenga el mayor de los sentidos.

El mejor viaje es el que nos trae de vuelta a Casa…

Es el momento de tornar riesgos y complicaciones en certezas cotidianas. Es momento para que descanse la moto, para atender a los que tenemos más cerca. Para consolar a mayores, para jugar con nuestros hijos. Para contarles nuestros Sueños, para cantarles las aventuras que vivimos cada vez que partimos, cada vez que les dejamos solos. Y hablarles de Faros y Esperanza, de Luces y Mareas, de atardeceres imposibles, de noches perfectas.

Porque cada vez que nos vamos viven esperándonos… Cómplices de nuestros desvaríos.

Faro de Zumaya, Guipúzcoa.

Ya hemos vuelto. Andamos ahora sin resuello, con el paso cambiado

Recordaremos estos tiempos como la pesadilla que es. La superaremos como se vence al peor de los sueños, como se capea el temporal más tenebroso. Y un Faro desconocido ya nos da tranquilidad y calma para que podamos transmitírsela a los que se quedan, sin remedio, en Tierra…

Hoy da igual la moto, sí la familia. Las dos que tenemos. La de cada cual y BMW. Familias inmensas, solidarias. Vivimos momentos de pena. También de fe y esperanza…

Hossegor, Francia.

Más que nunca mi agradecimiento a los que sabiéndolo o sin saber, han viajado conmigo: BMW Motorrad España, BMW Ibérica, BMW Movilnorte Motorrad, TRImotos, Autoservicio del Motorista, Fred Olsen Express, Pousada de Mafra y Tachi Izquierdo.

Y a quien me acompaña, cómplice de mis Sueños…

Willy Sloe Gin. @entremapasycandiles

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario