FIRMAS Juan Miguel Munguía Torres

OPINIÓN | Consejos para reducir el IRPF | Juan Miguel Munguía

A pesar de que quedan más de 8 meses para que venza el plazo para presentar la declaración de la Renta del ejercicio 2020, todavía se está a tiempo de cambiar las condiciones fiscales y aprovechar alguna de las deducciones fiscales de la renta.

Este año, esas acciones pueden tener si cabe mayor relevancia, por cuanto el Proyecto de Presupuestos Generales del Estado plantea cambios importantes en materia tributaria, que tendrán impacto a partir de enero de 2021. Actuar con previsión también es una buena opción para los contribuyentes del IRPF, por los cambios previstos a partir del 1 de enero de 2021.

Un ejemplo de ello serían las aportaciones a planes de pensiones,que reducen la base imponible general del IRPF con el límite de la menor de las siguientes cuantías: 8.000 euros o el 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas percibidos en el ejercicio. También se reducen hasta 2.500 euros las aportaciones al plan del cónyuge que no tenga rendimientos del trabajo superiores a ciertos importes. Así, si no se han realizado aportaciones a lo largo del año, es posible efectuarlas antes de que finalice el ejercicio para ajustarlas a esos máximos.

En materia de pérdidas y ganancias patrimonialesderivadas de transmisiones conviene valorar distintas posibilidades. Si se arrastran pérdidas patrimoniales de ejercicios anteriores, la posibilidad de compensarlas se pierde al cabo de cuatro ejercicios. Así, 2020 es el último año para ello respecto a las pérdidas del ejercicio 2016, y sería positivo valorar la realización de alguna transmisión con ganancia para compensar dichas pérdidas antes de perder ese derecho, optimizando así la tributación.

De igual modo, si se han tenido ganancias patrimoniales durante este ejercicio 2020, se puede plantear antes de final de año la transmisión de otros elementos en los que haya pérdidas latentes, para compensar dicha ganancia.  En cualquier caso, a partir del ejercicio 2021 el Proyecto de Presupuestos propone aumentar el tipo de gravamen del ahorro del 23% al 26% para bases liquidables del ahorro superiores a 200.000,00€. Si se prevé obtener ganancias o percibir dividendos que excedan el citado importe, conviene considerar la viabilidad de adelantar dichas operaciones.

Contribuyentes con rentas altas deben tener en cuenta que se prevé el incremento en un 2% del tipo de gravamen para bases liquidables generales superiores a 300.000€. Por tanto, si en esos casos está previsto recibir algún tipo de bonus, variable u otros ingresos, percibirlos antes de final de año podría suponer una tributación más ventajosa.

Las deducciones por donativos y por inversión en empresas de nueva creación siguen vigentes y nos pueden ayudar a reducir el importe a pagar, Uno de los ahorros fiscales más comunes es el que se refiere a los gastos filantrópicos, asociativos o de participación política. Así, es posible desgravar las donaciones a ONG, concretamente un 75% de los primeros 150 euros donados y un 30% de las cantidades que sobrepasen esta cifra, aunque a partir del tercer año de donaciones este porcentaje se eleva al 35%.

Quienes hayan vendido o estén pensando en vender su casa antes de que acabe 2020, deben tener en cuenta que las ganancias obtenidas en esa transacción tributarán entre el 19 y el 23%. Además si se reinvierte todo o parte del pago recibido por la venta de la vivienda habitual en otra casa que cumpla la misma función, se puede neutralizar el pago de impuestos por las plusvalías de la venta.

En definitiva, contamos con varias posibilidades a realizar hasta el 31 de diciembre que nos pueden ayudar a planificar y reducir los impuestos a pagar. Este año conviene que los valoremos con especial atención, ante la entrada en vigor de cambios normativos que nos afectarán a partir del próximo enero.

munguia@munguiaabogados.com

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario