Administración local Cultura Espectáculos Servicios públicos

CULTURA | Bloko del Valle: tambores por una cultura segura

Última concentración de Bloko, en la plaza del Cristo en Tacoronte. Foto: Tachi Izquierdo

EBFNoticias | Tachi Izquierdo | Fotos: T. I. | El colectivo Bloko del Valle está protagonizando una serie de protestas, muy singulares, con las que pretende llamar la atención tanto de la ciudadanía, como de las administraciones sobre el papel social que desempeña la cultura y la necesidad de su mantenimiento, a través de un proyecto que se denomina “Cultura segura” y que desde Canarias se ha ido extendiendo por todo el mundo, aglutinado cada día a más miembros del colectivo cultural en esta reivindicación.

A nadie se le escapa, que la actual pandemia está afectando de lleno a un sector que representa el 3% del PIB, y que las medidas restrictivas que están aplicando las distintas administraciones están llevando a la ruina a muchos artistas y sus familias, pues la falta de criterios comunes, tanto de control como de organización para todos los ámbitos que organizan eventos, están duplicando los efectos nocivos para el mundo de la cultura.

Bloko lleva ya seis protestas que han desarrollado por toda la geografía insular, con un exquisito protocolo de protección anticovid que se desarrolla no solo para sus  miembros participantes, sino para el posible público que se encuentre en los espacios abiertos donde lo ponen en práctica.

Cada protesta de Bloko es un llamamiento al mantenimiento de la actividad cultural, pero también se transforma en una reivindicación para que las administraciones den por cumplida las cuantías que adeudan a grupos y artistas, demoras que no hacen más que profundizar en la crisis que padece el sector. Estos actos son también una oportunidad para transmitir, precisamente, la realidad por la que atraviesa el sector.

Hasta el momento, los tambores de Bloko han retumbado en las paredes de las administraciones locales de San Juan de la Rambla, La Victoria, La Laguna, Santa Cruz, El Porís de Abona (Arico) y Tacoronte.

Aunque el cariz de estos actos es “en positivo”, por lo que representa para la difusión de esta realidad, “también buscamos la confrontación a la hora de decir directamente a cada municipio que nos debe dinero a nosotros, cuál es esa realidad”, señala Ubai Cañada, uno de los miembros de esta organización.

Cañada comenta que, “si somos capaces de realizar una cultura segura y en la que el público se encuentra seguro, el algoritmo es evidente: la cultura es segura, puede ser y seguir siendo segura”. Este representante de Bloko, uno de sus más enérgicos impulsores de su filosofía de percusión social, también explicó que en esa conjunción de acciones “falta el programador”, por lo que reclamó que “activar las acciones, echando coraje y valentía, porque es su responsabilidad”.

Cada una de estas manifestaciones públicas, cuentan con un manifiesto específico, que se adapta a la realidad de cada momento en el que se celebra, ya que, señala Ubai, la realidad de la pandemia es muy cambiante y, de igual manera, sus efectos sobre la cultura y en cada sitio en concreto, también es diferente.

Bloko del Valle mantendrá sus acciones reivindicativas vigentes, con una programación que estará conformada por nueve concentraciones en total, de las que esperan que se produzca algún tipo reacción en los responsables públicos a las que van dirigidas. 

La intención del colectivo es que estas acciones tengan un resultado, de manera que se reactiven los recursos y el ámbito de la cultura, pues el responsable del mismo indica que durante el último año, Bloko ha recibido más fondos de las áreas de Servicios Sociales que de cultural, en parte porque el colectivo está enfocado a una filosofía sociocultural, pero también por la paralización que ha sufrido la programación cultural en el sentido más amplio de las medidas adoptadas.

“El coronavirus ha puesto en riesgo la cultura, no así las acciones en materia social, que se han intensificado”, algo que Unai señala “es un gravísimo problema, porque hay muchísimas familias que dependen de la cultura”. Por ello, reclamó una continuidad de estas acciones y solvencia en las administraciones responsables de esta gestión, a la vez que, insistió en que “los artistas también tengamos nuestra participación en la elaboración y redacción de los contratos”, de manera, añadió, “no se deforme la singularidad de quienes nos dedicamos al arte, para adaptarnos a un sistema burocrático que en muchas ocasiones no entendemos”.

En este sentido, dijo que “se trata de que se respete la singularidad de cada expresión”, pues desde Bloko se defiende una figura intermediaria o una reforma dentro de la cultura, que dé más valor y profundidad a los procesos, para que se establezcan los contactos necesarios para que se conozca la trayectoria, capacidad o la realidad de cada formación, y que los argumentos que se expongan de cada experiencia, no sean los meramente superficiales.

Unai Cañada señala que, aunque no exista aún el concepto de empresa social, algo que está bajo estudio por parte de la administración central, “esta sería una definición de lo que representa Bloko después de diez año de actividad cultural y sociocultural, lo que puede representar una salida para el tejido asociativo, que en nuestro caso representaría seguir ejerciendo la percusión social, facilitando una experiencia vital, a la que luego se uniría un área de formación, otra de inserción y trabajar de manera creativa y de inmersión en el mercado con los procesos formativos necesarios”.

Bloko no quiere adelantar su calendario de reivindicaciones que aún le queda por delante, lo que supone que algunos municipios se verán sorprendidos por el estruendo rítmico de sus reclamaciones y de sus tambores, siempre con el mensaje positivo que hay detrás de la experiencia, pero también con lo representa como una nueva oportunidad para que la administración conozca en profundidad y de manera directa a un sector que no solo “es seguro”, sino que supone el sustento para miles y miles de artistas y sus familias, y que también requiere de cambios significativos en su modelo de gestión.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario