FIRMAS

OPINIÓN | El mapa de flujo de valor (vsm) | Momo Marrero

A Néstor Afonso, por su innata curiosidad por aprender

El Mapa de Flujo de Valor (VSM, por la expresión inglesa Value Stream Map) es una herramienta asociada a la metodología Lean Management, centrada en mejorar la eficiencia y la eficacia en la gestión de las empresas mediante la eliminación del despilfarro (producir más con menos). Se representa con un diagrama de flujo realista que indica los procesos y los flujos de información, de materiales y de la cadena de abastecimiento que se requieren en un proceso productivo o de servicios. Todo ello tiene como objetivo determinar el tiempo requerido en cada acción e identificar cuáles de ellas aportan realmente valor añadido, con el fin de detectar oportunidades de mejora en cada proceso concreto.

En el desarrollo de esta herramienta existen tres conceptos clave que la definen y la determinan:

  • Mapa

Es un diagrama de flujo que representa el proceso y los subprocesos de transmisión de la información, materiales y cadena de abastecimiento, desde el comienzo a su finalización, en el que se utiliza una iconografía específica y se reflejan los datos cuantitativos y una línea de tiempo.

El diagrama se organiza por tanto en función de tres tipos de acciones: flujo de informaciónflujo de materiales y datos cuantitativos.

  •  Proceso

Relación de acciones secuenciadas que se desarrollan en cada proceso desde su estado inicial hasta su finalización en lo que se denomina lead time, el tiempo total acumulado de ejecución de un proceso productivo, de gestión o de soporte.

Existen tres tipos de procesos: procesos piloto (propios de gestión), procesos operativos (desarrollo y producción) y procesos de soporte (RRHH, compras…).

  • Valor

Determinado por la cadena de valor, concepto acuñado por Michael Porter que permite describir los procesos que generan valor al cliente (interno y externo), o sea aquellos que representan una ventaja competitiva y por los que el cliente está dispuesto a pagar porque le aportan un valor agregado.

Las actividades que aportan valor agregado son aquellas que incrementan el valor económico y funcional del producto o servicio.

Las actividades que no aportan valor agregado son aquellas que detraen valor al resultado final y constituyen una fuente de desperdicio (MUDA, terminología Japonesa usada en Lean Management para determinar el despilfarro de un proceso).

La justificación del uso de esta herramienta se basa en la obtención de una mejor calidad, a un menor coste y con un ciclo de producción más corto; se trata por tanto de apostar por una mejora constante. Como indica Johann Dumser en su libro El mapa del flujo de valor, “aunque es importante poder cuestionar nuestro trabajo de forma sistemática y regular, tenemos que darnos cuenta también de que a menudo lo que causa más problemas no es lo que ignoramos, sino lo que equivocadamente creemos que es cierto”.

Ventajas

El desarrollo del VSM ofrece las siguientes ventajas:

  1. Permite disponer de una visión global e integral del proceso, desde el comienzo hasta el final, identificando con facilidad qué acciones aportan valor y cuáles no.
  2. Aporta valores cuantitativos, lo que permite analizarlos para mejorarlos.
  3. Al tratarse de una representación gráfica se facilita su comprensión y la detección de posibles mejoras.
  4. Permite localizar los cuellos de botella del proceso, por lo que resulta sencillo adaptar el flujo hasta determinar las posibles soluciones para agilizarlo.
  5. Permite abordar un trabajo previo sin que se vea afectado el proceso.

Aplicaciones

Las aplicaciones de esta herramienta son múltiples y van más allá de los procesos de fabricación industrial:

  • Manufactura
  • Logística y cadena de suministro
  • Desarrollo de software
  • Administración
  • Servicios
  • Diseño y creación de productos

[continuará …]

Imagen: Momo Marrero

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario