Escultura Historia Tradiciones

LA OROTAVA | La iglesia de La Luz conmemora sus 400 años de historia

Procesión durante las fiesas

EBFNoticas |

La iglesia de Nuestra Señora de La Luz, situada en el popular barrio de La Orotava que recibe el mismo nombre, se halla inmersa en los actos conmemorativos del 400 aniversario de su creación. La celebración de esta efeméride comenzó el pasado 11 de enero, víspera de la fiesta litúrgica del Bautismo del Señor, con una eucaristía que tuvo como finalidad abrir el año en el que se cumplen los cuatro siglos de historia (1620-2020) de la antigua ermita, que el 14 de mayo de 1963 fue declarada parroquia, segregada de la matriz de Nuestra Señora de la Concepción.

Uno de los aspectos más relevantes de esta conmemoración, que ha sido impulsada por la comisión parroquial del 400 aniversario, es el libro «Speculum Iustitiae es María», obra de Jesús Rodríguez Bravo y Pablo Cristóbal Torres Luis, en el que se recorre en 12 capítulos la historia de este lugar sagrado, desde su origen hasta la actualidad, deteniéndose en su fundación, las vicisitudes que ha atravesado a lo largo del tiempo o los bienes patrimoniales que alberga en su interior. Para la elaboración de este volumen se ha contado, asimismo, con la decisiva participación de vecinos y ciudadanos en general, quienes han aportado a los autores diversos documentos gráficos y sus propios testimonios.

La presentación del libro tendrá lugar en septiembre, coincidiendo con la fecha en celebran las tradicionales fiestas de este barrio en torno al día de Nuestra Señora de la Luz, el 8 de septiembre, y, en esta ocasión, con la conmemoración de la citada efeméride. Aunque con motivo de la actual situación sanitaria generada por la pandemia del covid-19, para este año solo está previsto la presentación del libro y la celebración de una Solemne Eucaristía de acción de gracias. También se llevará a cabo, el domingo 13 de septiembre, el descubrimiento de una placa conmemorativa que se colocará en el lateral de la iglesia.

Historia

El origen de la iglesia de La Luz, situada en la orilla norte del camino homónimo, se sitúa, de acuerdo con la historiografía local, como iniciativa de doña Elvira de Alfaro y Figueroa viuda del capitán Miguel de Franchi y Fonte del Castillo, como según consta en su testamento de 1628, siendo su primer patrono su hijo Francisco Franchi Alfaro, a mediados del siglo XVIII es ampliada inaugurándose el 8 de septiembre de 1765.

El 24 de septiembre de 1617, doña Elvira de Alfaro recibió del entonces obispo de Canarias, Antonio Corrionero, la licencia que había solicitado para levantar una ermita en la cabezada de su hacienda en el pago de La Montañeta, en La Orotava, en el camino real que va al Realejo de Abajo, y que debía «tener treinta pies de largo por quince de ancho, con puerta hacia el dicho camino, para que todos los que quisieran pudiesen hacer oración en ella, además de cumplir con el precepto de las fiestas los pobres, que por su necesidad no puedan asistir a la parroquia del lugar».

La fundación del templo se materializaría en 1620, con la escritura de dotación firmada ante el escribano público del lugar, Francisco Bienvenido, el 8 de agosto de ese año.

El templo

Configurada a partir de una sola nave con presbiterio elevado y cubierta mediante artesonado a la manera tradicional, en la fachada, únicamente una portada de basalto mantiene concomitancias con las de las próximas ermitas de san Sebastián y san Jerónimo, da acceso a su interior. Alberga un único retablo, que se halla presidido por la imagen de Nuestra Señora de La Luz, una singular figura de vestir realizada durante el siglo XVIII, en consonancia con los cánones escultóricos de aquella época.

En la hornacina de la derecha del cuerpo de la iglesia se encuentra una imagen de Nuestra Señora de la Salud, una talla policromada de origen andaluz y de sobresaliente factura ejecutada en el siglo XVI.

En testero del presbiterio, al lado derecho del retablo se expone en una ménsula una imagen policromada de San Pedro, ataviado con vestimenta pontifical y tiara papal, obra anónima del siglo XVIII y que antaño presidia un retablo en el cuerpo de la iglesia. A todo este patrimonio se debe sumar una interesante colección de piezas de orfebrería y ornamentos que, datados entre los siglos XVII, XVIII y XIX, se custodian en este templo.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario