FIRMAS Joaquín 'Quino' Hernández

OPINIÓN | El bar de Pepe | Huelga de Médicos | Joaquín Hernández

Protesta de médicos

Pues no sé qué decirles, acojonado estoy al leer el preaviso de huelga que nos dan los médicos en la Comunidad Canaria.

En estos momentos de incertidumbre sanitaria, con una pandemia que tenemos encima y el anuncio de un nuevo rebrote, aún más virulento que el primer ataque del virus covid19, la gente del oficio de la salud pública nos dice Stop y como la canción del Fidel, “llego el comandante y mandó parar”.

Claro que no les quito la razón en este asunto a los chavales que están como médicos internos residentes, algunos en fase de ser Facultativos Especialistas de Área (Feas) porque después de pegarse el lote de estudiar y sacar un corte de nota en la selectividad de un mínimo 14,5, pegarse entre pecho y espalda una carrera universitaria de 6 años, más otros 4 de internista, para cobrar un residente de primer año 1.108 euros mes neto y el de cuarto año 1.411 euros, tiene mucha guasa.

Pero cuando llegan a médicos de hospital no crean que varía mucho la cosa, un médico de nivel 1 viene cobrando al mes 2.509 euros netos y el de nivel 4 no pasa de los 3.261 euros netos mes.

El tema es que para llegar a ese nivel 4 te tienes que pegar otros 4 o 6 años con una especialidad médica, ya sea traumatología, ginecología, etc.

Entre algunas reivindicaciones del colectivo sanitario, uno de los representantes de los Médicos Internos Residentes de Canarias, Santiago Bestard Navarro-Rubio, dice en un comunicado que el plazo para llegar a un acuerdo «es amplio, por lo que el colectivo espera no tener que llegar a la convocatoria del paro, teniendo en cuenta la crisis sanitaria en la que estamos inmersos».

Bestard Navarro-Rubio resalta entre las reivindicaciones el tiempo de descanso y formación, «ya que es un derecho que asiste a estos profesionales, y el descanso razonable, fundamental para la seguridad de los pacientes.»

Añade que el colectivo de residentes desempeña un papel «primordial» en la sanidad pública y representa el futuro de la sanidad del país, y asegura que «nadie pone en duda la imperiosa necesidad de disponer de un sistema sanitario público bien dotado y de calidad, para hacer frente a crisis sanitarias como la que estamos padecido con el SARSCov2».

Santiago Bestard Navarro-Rubio también destaca que es «innegociable que se cumpla la normativa vigente en lo referente a la libranza de guardias, es decir que se descanse 24 horas tras una guardia y que las horas de guardia en días festivos se retribuyan de manera diferente a las de un día laboral».

No son nuevas estás reivindicaciones, llevan años haciéndolo sin que el Gobierno de Canarias haga puñetero caso para arreglar el tema de una vez por todas.

Los médicos, una vez pasadas todas estás etapas, se sirven de consultas privadas y trabajos complementarios en la sanidad privada verdadera beneficiada de toda esta martingala invertida, tanto es así que Rodrigo Martín, presidente del Colegio Oficial de Médicos de la provincia de Tenerife, en declaraciones a la prensa, decía:

“La sanidad se está manteniendo gracias al esfuerzo de los profesionales. Sin embargo, lo hace a duras penas porque la infraestructura está mal, la tecnología no está al día y no se han puesto en marcha cosas que de verdad hagan mejorar la sanidad de una manera continuada.

Por esta razón, nos da la impresión de que este Gobierno, y la Consejería de Sanidad concretamente, están centrados en disminuir la lista de espera quirúrgica para presentar datos positivos antes de las elecciones. Para conseguirlo, han inyectado mucho dinero en abrir los hospitales por la tarde, sobrecargando a la gente, y han aumentado las concertaciones con las clínicas privadas. Lógicamente, al invertir tanto dinero en ello, la lista de espera quirúrgica tenderá a disminuir. Pero no todo ha sido inversión, la consejería ha estado haciendo otras trampas.”

No es cierto que las listas de espera disminuyan, muy al contrario, aumentan y como es lógico el tiempo de espera del paciente, que, por poner un ejemplo, actualmente una consulta de oftalmología te puede tardar entre un año o año y medio, el problema tiene difícil solución, un amigo, médico especialista en la comunidad de la Generalitat de Catalunya, que conoce bien la sanidad de las Islas Canarias, me envía un wasap que dice, textualmente:

“Qué vergüenza, acabo de leer que Canarias es la comunidad con mayor grado de privatización de la sanidad pública. Parece ser que, incluso, se derivan pacientes desde los centros de salud a especialistas de la sanidad privada”

Un cirujano o médico especialista suele cobrar en la sanidad pública entre 35 mil a 40 mil euros netos de sueldo al año, trabajando en horario de mañana, de 8  o 9 de la mañana hasta las 2 o 3 de la tarde, o bien de turno de tarde en el caso de las consultas por especialistas, ocurre que las listas de espera se acumulan, sobre todo en operaciones de cirugía donde se ha llegado al extremo de mantener a un enfermo para ser operado de cataratas más de dos años esperando en la lista de “espera”, lo más “cojonudo” del asunto es que este paciente jamás había necesitado una operación de cataratas, simplemente lo mantenía el cirujano en espera para engordar las listas y así enviar pacientes de  cataratas a las privadas donde el propio las operaba cobrando sus honorarios del sector privado.

¿Están mala pagados nuestros médicos en la sanidad pública? No cabe duda de que los jóvenes médicos residentes interinos si lo están, estos no tienen posibilidad de ofrecer sus servicios a las clínicas ni hospitales privados, los otros también.

Si queremos tener una sanidad pública de primer orden deberemos pagar con nuestro dinero el valor de nuestros profesionales de la salud, es lo más importante que tenemos y por lo que no debemos regatear ni un céntimo de nuestro erario, ante todo la salud.

Si tenemos en cuenta que El Parlamento de Canarias gastó en 2018 casi 536.000 euros en el pago de dietas e indemnizaciones por la asistencia de sus 60 diputados a las reuniones de la cámara legislativa, una media de 8.932,60 euros a cada uno, según los datos que publica la propia Cámara.

Da asco, pena, rabia y vergüenza ver como un zoquete “ilustrado” cobra 9.000 euros al mes, mientras que los especialistas en cuidar de nuestra vida apenas llegan a los 3.300 euros mes.

 

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario