FIRMAS

OPINIÓN | La excelencia y la honestidad, binomio de éxito | Valerio Felipe

Cansado de publicidades engañosas, de mercenarios sin clase, y de piratas del Caribe, fauna desgraciadamente muy habitual en la compraventa de vehículos, me traslade a Gran Canaria para probar fortuna en la aventura de comprar un coche y no morir en el intento. De la mano de un gran amigo y tras la recomendación de varios conocidos, nos trasladamos a las instalaciones, en la ilustre ciudad de Telde, de Miguel León Automóviles quien, a pesar de tener
un gran equipo de ventas – joven dinámico y experimentado -, nos atendió personalmente brindándonos una cercanía y un trato exquisito, digno de gourmets de fino y educado paladar.

Desde el primer instante me sentí cómodo y con la certeza de que estaba en muy buenas manos, un hombre sencillo, recto y exigente con una flota de vehículos muy amplia en cualquiera de sus tres instalaciones, cuidadas hasta en el más ínfimo detalle (no confundir con íntimo).

Precios muy competitivos, vehículos  seminuevos que, incluso, para miradas más expertas que la mía en este ecosistema, les sería difícil distinguir de uno del concesionario oficial que no haya sido matriculado.

A muchos advenedizos que buscan la receta mágica del éxito, les convendría, dar un paseo por sus instalaciones y ver trabajar a esta gente, con la finura y amabilidad con la que tratan a sus clientes. Les aseguro que no saldrán decepcionados.

Marcan la diferencia, esa línea sutil que tan pocos consiguen delinear.

Soy consciente de que algunos de mis lectores me van a criticar por este matiz almibarado que le he dado al presente artículo e, incluso, a la dirección del medio pueda resultarle llamativo, acostumbrados como los tengo a mi acidez literaria.

No obstante y sin que sirva de precedente, me atrevo a la redacción del mismo, porque en estos tiempos de aridez desértica tengo a bien aplaudir la excelencia y la honradez.

Casi me olvidó de lo sustantivo: mi compra fantástica y mi experiencia religiosa.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario